El aumento de la producción de la Opep no será suficiente para calmar los mercados

A falta de que se confirme hoy la noticia, la Opep hizo saber ayer que aprobará un aumento de las extracciones de petróleo de 800.000 barriles diarios. La medida, acogida con cierta alegría, no ha satisfecho las demandas de los expertos y los gobiernos occidentales, que querían un millón y medio.
-
El aumento de la producción de la Opep no será suficiente para calmar los mercados
El aumento de la producción de la Opep no será suficiente para calmar los mercados

Los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo han dejado claro que este aumento no es más que una señal de calma a los mercados. "Creemos que es más que suficiente", indica Alí Rodríguez, presidente de turno del cartel, "pero ahora corresponde a los gobiernos occidentales bajar los impuestos, causa real de la carestía".
Lo que quiere decir Rodríguez es que ellos han hecho más de lo que se les pedía y que nadie les pida más esfuerzos. Seguramente, porque no pueden afrontarlos.
En realidad, el aumento, que se materializará a partir del uno de octubre, no es tan grande como lo pintan. Arabia Saudí ya había incrementado 600.000 barriles más diarios superando las cuotas marcadas en julio, cuando la Opep puso en marcha su segundo aumento del año.
Ahora, con el incremento que se apruebe hoy, la producción total del grupo se situará en 26,2 millones de barriles cada día (156 litros cada barril). En julio habían dejado el tope en 25,4, pero con los excesos de Arabia y algún otro país, están extrayendo unos 26,11 millones, con lo que el incremento real será sólo de 90.000 barriles diarios.
En definitiva, que la medida sirve para blanquear los excesos y para transmitir calma al mercado. Quizá por eso se ha tomado con relativa facilidad. Los países duros del cartel anunciaban férrea oposición al incremento de cuotas y, sin embargo, han cedido con facilidad. Da la impresión de que no les preocupa demasiado este leve aumento. En realidad, 90.000 barriles tampoco es tanto, aunque están todos al límite de su capacidad productiva.
Su mecanismo de control, de dudosa eficacia, prevé un aumento si pasan 21 días hábiles con los precios por encima de los 28 dólares. Ese periodo se cumplió el pasado jueves, con lo que la Opep tenía otro motivo para forzar este aumento que tiene mucho de maniobra para la galería. El 12 de noviembre se reunirán otra vez para revisar la marcha del mercado. Quizá entonces sean más generoso.

Los países consumidores han saludado con tibio optimismo la decisión del grupo petrolero. Estados Unidos ha señalado que la Opep toma el buen camino. Desde el Gobierno español también se ha mostrado satisfacción, aunque se desea más.
La verdad la darán esta tarde los mercados, cuando empiecen a cerrar en Londres y Nueva York. De momento, en las bolsas asiáticas han empezado con bajadas de hasta un dólar por barril, pero todo el mundo espera la apertura de Londres, donde el viernes se cerró a 32,70 dólares, dos por debajo del récord del jueves.
Esto se debe a que muchas compañías petroleras aprovecharán la bajada para lanzarse a comprar y rellenar sus depósitos, muy por debajo de lo normal. Apenas el mercado se dé cuenta de que no hay suficiente crudo para afrontar esta subida de la demanda, arrastrará de nuevo al alza los precios.
La cercanía del invierno y las escasas reservas estadounidenses hacen fácil el pronóstico: hasta la primavera no habrá calma en los precios. Por si fuera poco, para el primero de octubre falta muy poco y no hay barcos suficientes para transportar todo el petróleo.

España y la UE no bajan los impuestos
Observando de cerca la crisis, el consejo de ministros de Economía de la Unión Europea, se reunió el pasado viernes. Los responsables de las finanzas de la Unión decidieron no aprobar ninguna rebaja en los impuestos para no dar a la Opep la impresión de que pueden hacer lo que quieran con los precios, porque el mercado los absorberá.
En esta misma línea dura se manifestó el Gobierno español que, aunque no está dispuesto a reducir la presión fiscal de los combustibles, sí la congelará. El año que viene la Administración no subirá el impuesto sobre los carburantes, que iba a incrementarse en un dos por ciento, acorde con la inflación. También se mantendrá estable el IVA que se aplica a estos productos. Esta solución proporcionará a los conductores un ahorro de 1,34 pesetas por litro. El Estado ingresará 30.000 millones menos de lo previsto.
En los próximos días también se ha previsto aprobar una reducción del dinero que los agricultores pagan en concepto de IRPF.

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...