Occidente no sabe reaccionar ante la crisis del petróleo

¿Hemos hecho todo lo que hemos podido¿. Con esta resignada aseveración respondía Bill Clinton a la prensa hace unos días después de que le preguntasen qué estaba haciendo su gobierno para frenar la carestía del petróleo. Tras la respuesta de Clinton se esconde una oscura realidad: Occidente no tiene armas para que baje el precio, pero la Opep tampoco está segura de poder hacerlo.
-
Occidente no sabe reaccionar ante la crisis del petróleo

Clinton asegura que seguirá presionando a los países productores para que aumenten las extracciones, pero sabe que todo depende de la Opep. El precio ideal, según el presidente de Estados Unidos, se situaría en torno a los 24 ó 25 dólares. Para lograrlo sólo hay un camino: que la Opep abra el grifo sustancialmente.
Sin embargo, los miembros del cartel no están muy dispuestos a hacerlo y, lo que es peor, nueve de los once socios no tienen capacidad para extraer más crudo a corto plazo. Ésta es la verdadera razón de que la Opep mantenga el mercado en esta tensión.
Además, varios de los países, entre ellos Venezuela, Libia e Irán, consideran que los precios actuales son justos y no ven motivos para hacer que bajen.
Si a esto se suma el fuerte crecimiento de la demanda de petróleo en todo el mundo, la crisis tiene una solución muy difícil.
La Opep se reúne dentro de dos semanas en Viena. Lógicamente se debatirá la conveniencia del aumento de las extracciones, pero lo más probable es que no se aprueben, ya que la Opep toma las decisiones por unanimidad y hay países que se oponen. Aun así, la presión diplomática occidental podría hacer que cambiase la opinión del cartel. Desde Venezuela, Hugo Chávez ya ha dicho que no admitirá presiones.

Confusión en España
Las economías nacionales son las que están soportando el peso de esta crisis. En España, el fin de semana ha sido prolijo en quejas y protestas por parte de todos los sectores sociales y económicos que utilizan el petróleo en sus actividades.
Además, por si fuera poco, la Unión Europea informa en su último boletín sobre el petróleo de que España es el tercer país donde más ha subido el precio de los carburantes durante este año. La gasolina se encareció un 10 por ciento. Sólo se ha incrementado más en Grecia (14,3 por ciento) y en Irlanda, un 12,1 por ciento. Por su parte, el gasóleo ha subido un 10, 8 por ciento, ascenso sólo superado por el 12 por ciento de Portugal.
Como contrapeso a estos datos, cabe decir que los precios españoles están entre los tres más bajos de la Unión. Además, la presión fiscal soportada por los combustibles se sitúa cinco puntos por debajo de la media comunitaria. Este último dato resulta especialmente llamativo porque Bruselas obligará tarde o temprano a igualar los impuestos de todos los países, con lo que los precios tendrán que subir. De momento, España veta esta armonización.
A las reivindicaciones de estos últimos días se ha unido el Partido Socialista. Isabel Pozuelo, responsable del área de Consumo de la Ejecutiva del PSOE, asegura que la política liberalizadora del Gobierno es la causante del actual descontrol de los precios y de los constantes aumentos.
Pozuelo acusó al Ejecutivo de cruzarse de brazos ante las subidas y pidió al ministro de Economía, Rodrigo Rato, que ¿dé la cara, explique lo que está pasando y tome medidas¿. Desde el Gobierno se culpa del problema al mercado internacional del petróleo. Lo mismo que hacen las petroleras.

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...