CarOrder.com, la primera tienda virtual de coches que cierra

En línea desde 1999, CarOrder.com compraba coches en los concesionarios oficiales de las marcas y los revendía en Internet con importantes descuentos. Ahora se ha visto forzada a cerrar.
Autopista -
CarOrder.com, la  primera tienda virtual de coches que cierra
CarOrder.com, la primera tienda virtual de coches que cierra

Es la primera tienda de coches en Internet que tiene que echar el cierre. La culpa ha sido de las multinacionales del motor, que amenazaron a sus concesionarios por vender coches a CarOrder.com y otras empresas .com. Al Al parecer, los constructores están diseñando sus servicios de venta en la Red y no quieren que nadie se interponga.
Estas amenazas hicieron que la principal red de concesionarios estadounidense, AntoNation, recomendase a sus socios la suspensión de sus relaciones con las empresas de Internet. Rápidamente han llegado las quiebras: CarOrder.com es la primera, aunque sus directivos todavía confían en poder relanzarla.
Se han gastado unos 18.000 millones de pesetas en poner en marcha la compañía y ahora han pedido a Trilogy Development, matriz de CarOrder.com, un nuevo desembolso de 45.000 millones de pesetas para comprar concesionarios. Esperan que, una vez en posesión de concesionarios propios, nadie les impida vender en la Red. También estudian la posibilidad de vender su software de gestión y venta a otras empresas que quieran distribuir coches por Internet.

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

El concurso de customización que BMW Motorrad y la Revista Fuel realizan durante los ...

Contar con un neumático todo tiempo como el Bridgestone Weather Control A005 te garan...

SYM se ha consolidado como una de las referencias en el mundo del scooter en nuestro ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...