El petróleo amenaza la prosperidad de Occidente

Los analistas ya lo han dejado claro: si esto sigue así, la crisis será un hecho. La continua escalada de precios que lleva el petróleo amenaza seriamente con arruinar las industrias occidentales. Ahora, un informe asegura que el barril se situará en 50 dólares durante el año 2001.
-
El petróleo amenaza la prosperidad de Occidente
El petróleo amenaza la prosperidad de Occidente

El estudio, elaborado por la prestigiosa consultora Goldman Sachs, tiene tintes catastrofistas. Asegura que, de mantenerse esta evolución, hay un 10 por ciento de posibilidades de que el precio del barril alcance los 50 dólares a mediados del año próximo. El viernes, cerró a 31,5 en Nueva York y a 30,4 en Londres. Una subida tan brutal llevaría las tarifas de la gasolina a precios imposibles.
Otras consultoras hacen pronósticos menos alarmantes pero igualmente pesimistas. Para Global Energy Studies, el barril alcanzará los 35 dólares, pero no irá más arriba. Aun así, estaría muy lejos de los 25-26 dólares que los expertos dan como precio ideal.
La semana pasada resultó una locura para los operadores petrolíferos. Con el presidente venezolano Hugo Chávez en gira por los países de la Opep, cundió el pánico en los mercados. Chávez se opone frontalmente a las presiones diplomáticas de Estados Unidos. Y no sólo eso. Aglutina a su alrededor las fuerzas de países tradicionalmente opuestos a Washington, como Libia e Irak. Esa imagen de fortaleza y rebeldía que emana la Opep hace pensar en una postura de fuerza contraria al aumento de las extracciones que Occidente reclama a estas naciones productoras. Chávez quiere un precio alto y sólido para que la renta se distribuya mejor entre los países consumidores y los exportadores de crudo. Estados Unidos ha montado en cólera y sus diplomáticos presionan con toda su fuerza, aunque su éxito es ciertamente escaso.
La Opep se reúne en septiembre en Caracas y será la segunda vez que se sientan juntos sus jefes de estado. Los analistas no confían en que aumenten la producción o, al menos, en que sea un aumento suficiente. Por eso, los precios se han disparado.
Por eso y por la escasez actual. Ante la carestía, las petroleras no han podido reponer sus reservas de crudo y la inminente llegada del frío las ha sorprendido sin gasóleo para las calefacciones. Estados Unidos, principal consumidor del mundo, sólo tiene almacenado petróleo para una veintena de días. Ese vacío en los depósitos es el que más tira estos días de los precios.
Gasóleo profesional paneuropeo
En Europa la situación se agrava si se tiene en cuenta la debilidad del euro frente al dólar, divisa en la que se paga el crudo. Si los precios no bajan, y no parece que vayan a hacerlo, la factura del combustible ascenderá al billón de pesetas sólo en España, un uno por ciento del PIB. Un precio demasiado alto para las economías individuales.
Por si la tensión fuera poca, Repsol-YPF aumentó dos pesetas el litro del gasóleo agrícola durante la semana pasada. Cepsa ha anunciado también su intención de subir los precios y British Petroleum (BP) elevó el sábado una peseta el carburante.
Los agricultores han perdido ya 200.000 pesetas por cabeza en lo que va de año sólo con el combustible y se han cansado. El sábado invadieron las carreteras del país, sobre todo en Cataluña. Las movilizaciones fueron convocadas por la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG). Los sindicatos agrarios denuncian que la subida del gasóleo ha provocado unas pérdidas de 100.000 millones de pesetas a los agricultores. El conseller de Agricultura, Josep Grau, apoyó las tractoradas convocadas en Cataluña y afirmó que el precio del carburante "es desorbitado y está perjudicando las rentas agrarias".
Los transportistas también empiezan a reaccionar tras el parón estival. La Confederación Española del Transporte de Mercancías, CEMT, ha vuelto a reclamar la implantación de un gasóleo profesional y un mayor control de los precios por parte de los servicios de defensa de la competencia. Fenadismer, la mayor agrupación de transportistas autónomos de España, ya ha hecho pública su intención de convocar movilizaciones en septiembre.
Las patronales europeas del transporte también quieren que la Unión Europea imponga un gasóleo profesional. Para ello, han presentado una reclamación ante el Gobierno francés, que ejerce la presidencia de turno en la Unión durante este semestre.
De todos modos, si la Opep sigue firme y Estados Unidos no repone sus reservas rápidamente, la crisis no habrá hecho más que empezar. Y eso que ya dura más de un año.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...