Hakkinen arrasa en Austria sin despeinarse

La carrera no tuvo historia. No se habían cubierto ni 200 metros cuando Schumacher se quedaba fuera de carrera tras una arriesgada maniobra en la que chocó con Zonta y Trully. Desde ahí, los McLaren, que salieron muy fuerte, no tuvieron oposición e hicieron buenos los pronósticos. Cabalgaron solos hasta la bandera de cuadros y a otra cosa.
-
Hakkinen  arrasa  en Austria sin despeinarse
Hakkinen arrasa en Austria sin despeinarse

Varios pilotos, entre ellos Coulthard y Villeneuve, habían recriminado a Schumacher lo arriesgado de sus movimientos en los primeros metros de cada carrera. El alemán, que no les hizo ningún caso, tiene la costumbre empezar dando bandazos para abrirse camino. Hoy también lo hizo, pero su compañero de equipo Barrichello, llegó por delante a la primera curva. Allí se cerró y Schumacher tuvo que frenar. Zonta le embistió por detrás y ambos se salieron de la pista llevándose con ellos el Jordan de Trully. Zonta pudo seguir, pero los demás no. Schumacher diría después, con poca convicción, que no culpaba a nadie y que la carrera debería haberse parado.
Desde ese momento, los McLaren clavaron el acelerador a fondo y pusieron mucho camino de por medio. Hakkinen abría la marcha seguido por Coulthard. Así acabaría la prueba para ellos, logrando un doblete que sabe a gloria en la escudería inglesa. Tercero se colocó Mika Salo y cuarto, un habilísimo Pedro Martínez de la Rosa, que había partido desde la duodécima posición. Todavía lo hizo mejor: en la tercera vuelta adelantó a Salo y colocó su Arrows en un rutilante tercera posición.
El español resistió en esa plaza con todas sus fuerzas. Por delante, los McLaren abrieron un hueco insalvable, con lo que la batalla estaba detrás. Barrichello, que era quinto, superó pronto a Salo y, enrabietado, se fue a por De la Rosa. Logró recortarle varios segundos, pero tuvo que esperar a la vuelta 33 para superarle. Y no lo hizo por ser mejor o más rápido, sino porque el Arrows volvió a fallar y abandonó la pista envuelto en humo blanco. La primera explicación apunta a una avería en el sistema hidráulico del cambio. Otra vez Pedro Martínez de la Rosa tiene que abandonar por errores mecánicos y pocas veces como hoy tendrá tan cerca un podio. Durante media carrera soñó con ser el primer español que sube a un podio de la Fórmula 1. Al final tuvo que despertarse rodeado de una fatídica humareda. Nos queda la ilusión de pensar qué podría hacer si llevase un coche fiable y potente.
Por su parte, Marc Gené no lo hizo tampoco nada mal. Se aprovechó de los errores y los accidentes y se fue decidido hacia delante. Llegó a situarse séptimo, un lugar inusual en él. Lo mantuvo un tiempo, hasta que tuvo que repostar y volvió a la pista octavo, situación en la que se sostuvo hasta el final de la carrera. Pese a quedarse no poder llegar a los puntos, Gené ha completado una de sus mejores carreras y, sobre todo, ha demostrado que es infinitamente mejor que su compañero de equipo Mazzacane. El argentino acabó último, superado incluso por el debutante Burti, de Jaguar.
Otro novato, aunque más rodado que Burti, es Button. Lo había hecho de pena en los entrenamientos, pero en la carrera fue otra cosa. Era la primera vez que competía en el A1-Ring de Austria y no las tenía todas consigo. Aún así, logró situarse cuarto y, al final, tuvo que ceder su lugar a un poderoso Villeneuve, que con ese cuarto puesto corona un magnífico fin de semana para el equipo BAR.
Las escuderías que preferirán olvidar este Gran Premio son, principalmente, Arrows, Jordan y Prost, que no colocaron ningún coche en la meta. Pero sobre todo Prost, porque sus dos pilotos, Heinfield y Alesi, abandonaron tras tocarse mutuamente en una curva y cubrir de ridículo el box del Profesor Alain Prost. El tantas veces campeón del Mundo tiene su equipo en ruinas: pilotos enfrentados y coches poco potentes. Por si fuera poco, para el año que viene no tendrá el motor Peugeot y, seguramente, tampoco contará con su principal patrocinador.

Vuelve la emoción a la cabeza
Con esta victoria, la decimosexta de su carrera y segunda del año, Hakkinen deja claro que ha vuelto por sus fueros y que no está dispuesto a ser el ayudante de nadie. Schumacher ha quedado muy desacreditado tras dos fracasos consecutivos y, lo que es peor para él, ha perdido su cómoda ventaja al frente de la clasificación. El Mundial vuelve a ponerse muy emocionante, porque el alemán sólo tiene seis puntos sobre Coulthard, quien suma ya 50, dos más que Hakkinen. Las próximas carreras prometen ser electrizantes.
Además, Ferrari ha perdido el liderato de Constructores. La casa italiana tiene 92 puntos, por 98 de McLaren. Fin de semana aciago para los de Maranello. Ahora, habrá que esperar al Gran Premio de Alemania, que disputará en Hockenheim dentro de dos semanas.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...