Los expertos se decantan por un error humano en el accidente de Soria

Las causas del accidente entre el autobús y el camión que el pasado jueves sesgó la vida de 28 personas en las cercanías de Soria todavía no se han resuelto. Además, ha estallado la polémica acerca de la seguridad en el sector de los transportes de viajeros.
-
Los expertos se decantan por un error humano en el accidente de Soria

El juez que se encarga del caso ha decretado como primera medida el secreto de sumario ante la lluvia de hipótesis que han proliferado sobre las causas. Tres organismos han abierto sendas investigaciones para aclarar realmente lo que pasó. A la abierta por la Guardia Civil de Tráfico se han unido la del Instituto de Investigación del Automóvil de la Politécnica de Madrid y la del Centro de Investigación de Accidentes de Zaragoza.
Las cuatro causas principales que se barajan son la somnolencia del conductor del camión, el desplazamiento de la carga, la velocidad excesiva de este vehículo o el error humano.
La teoría de la somnolencia es defendida por Luis Montoro, catedrático de Seguridad Vial de la Universidad de Valencia, que ha señalado que "en esa hora es habitual que un conductor esté en estado de somnolencia, y cuando hay adormecimiento lo normal es que no haya marcas de frenada debido al factor sorpresa". Sin embargo, los expertos señalan que tanto el recorrido como el hecho de que solo se llevaran 10 kilómetros recorridos desde la última parada parecen invalidar esta suposición.
El desplazamiento de la carga parece casi descartado por los analistas, ya que en el camión existían jaulas que impedían el movimiento libre de los animales transportados. Para el secretario general de Fenadismer, una de las patronales del sector del transporte, esta hipótesis es posible y debe tenerse en cuenta.
La tesis de la velocidad excesiva ha sido defendida por las autoridades públicas. Tanto el ministro de Interior, Jaime Mayor Oreja, como el director general de la DGT, manifestaron su convencimiento de que el siniestro se había producido a causa de "una velocidad inadecuada" del camión.
En contra de esta opinión hay varios factores. La primera y más importante es la existencia de limitadores de velocidad en ambos vehículos. Estos no deberían estar trucados, por lo que cómo máximo el autobús iría a 100 kilómetros por hora y el camión a 90, en una zona donde se puede transitar a una velocidad entre 80 y 100 kilómetros por hora. No es muy probable tampoco que el camión superase la velocidad permitida, ya que se circulaba por una zona en cuesta, el vehículo llevaba una carga que rondaba las 23 toneladas y tenía más de nueve años de antigüedad.
El error humano traducido en forma de distracción del conductor es una de las tesis que tiene más peso. Así lo defiende el director del Instituto de Investigación del Automóvil (Insia), Francisco Aparicio, que ha afirmado que "tratándose de una invasión de carril, es muy probable que se trate de un fallo humano".
Las medidas de seguridad en los autobuses son, en este momento, uno de los grandes debates nacionales. El autobús siniestrado, matriculado en el año 1999, contaba con los sistemas de seguridad más avanzados como arcos de seguridad, limitador de velocidad, frenos ABS, anclajes del asiento a la estructura del vehículo o control de tracción (sistema que carga la potencia de una rueda hacia otra cuando la primera patina).
Para Joan Vilá, directivo de la empresa de construcción de autocares Carrosseries Ayats, "en un choque así, ninguna medida de seguridad es suficiente". Una opinión contraria tiene el citado Francisco Aparicio, que afirmó "que está claro que aún debemos hacer un mayor esfuerzo por mejorar la seguridad de los autocares".
El tema de la obligatoriedad o no de incluir cinturones de seguridad en los autobuses ha pasado a primer plano. Desde 1996 la existencia de estos en todos los autobuses interurbanos es obligatoria, aunque no se exige que se lleven abrochados. Esta normativa no se cumple. Para paliarlo, la Unión Europea está poniendo en marcha una nueva legislación para que sea obligatorio el uso de estos cinturones, no sólo su instalación. Esta propuesta se encuentra en fase embrionaria y será efectiva, como mínimo, en 2002.
Contrario a esta postura se ha mostrado el director de la Confederación de Transporte por Carretera (CTC), José Manuel Pardo, que fue bastante tajante al afirmar que "el uso de los cinturones de seguridad no habría podido evitar accidentes como el de Soria ni hubiera podido paliar sus consecuencia" y añadió que en casos como éste "es contraproducente su uso". Sin embargo, concluyó que "con carácter general, su uso puede ser útil en muchos accidentes".

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...