Coulthard "El inmortal" gana en Francia

Después de sobrevivir ileso a un accidente de avión hace un par de meses, Coulthard se mueve por las pistas de la Fórmula 1 envuelto en un halo de inmortalidad. Viendo sus adelantamientos más allá de los límites, cualquiera diría que él mismo se considera sobrehumano. En Magny Cours dio una espectacular lección de coraje y audacia. Le salió bien: su victoria fue inapelable
-
Coulthard "El inmortal" gana en Francia
Coulthard "El inmortal" gana en Francia

Fue en la vuelta 40, a mitad de carrera, cuando el escocés de McLaren lanzó su hachazo. Partió en dos la estrategia de Ferrari y dejó a Schumacher enfrascado en una desesperada lucha que acabaría por llevarle a forzar el coche y quedarse fuera de liza.
Segurísimo de si mismo, arriesgado, impulsivo, Coulthard se ganó por derecho propio la victoria y transmitió la sensación de estar en condiciones de ganar el Mundial. Ya lo había demostrado en los entrenamientos del viernes y el sábado, pero en la tarde del domingo fue intratable. Y eso que al principio parecía que no podría con Schumacher.
La carrera había empezado con un guión conocido. Los dos Ferrari se apoderaron de las dos primeras plazas bajo el semáforo verde. Cumpliendo cada uno con su cometido, Schumacher se lanzó hacia delante y abrió una brecha importante. Barrichello, fiel guardaespaldas, cubría las espaldas de su compañero y hacía de tapón para los enfurecidos McLaren, que sufrieron esa situación durante las primeras 21 vueltas. Parecía que se preparaba otro paseo militar para el alemán de Ferrari, pero David Coulthard no estaba dispuesto a permitirlo.
A la altura de la vuelta 22 se abalanzó sobre Barrichello en la horquilla de Adelaida, único punto del circuito favorable a los adelantamientos. La pasada fue espectacular, de las que ponen en pie a las tribunas. Ese acceso racial del escocés volteó por completo la carrera. La táctica de los italianos se desplomaba y en el retrovisor de Schumacher aparecía feroz el morro del McLaren de Coulthard.
Por detrás de los cuatro de cabeza, la carrera seguía un curso muy diferente. Fue llamativa la lucha cerrada entre los dos pilotos de Jordan, Frentzen y Trully, que protagonizaron un adelantamiento en el que llegaron a tocarse. Pero, con ser emocionante, la lucha en el pelotón no era nada comparada con la pelea despiadada que se producía en carrera.
En la vuelta 24 Schumacher entró a repostar y fue el fin de la primera parte del Gran Premio. Repostó mucho el alemán y pareció salir un tanto atolondrado a pista. Aguantó unas vueltas en cabeza, pero Coulthard marcaba giros dos segundos más rápidos que él y muy pronto se le pegó al alerón trasero. En uno de los impresionantes pasos por Adelaida, el escocés intentó pasar por fuera a Schumacher, que le cerró. Enrabietado, Coulthard dedicó a su adversario un obsceno gesto de amenaza con su índice apuntando al cielo de Magny Cours. Fue el definitivo punto de inflexión. Unos pocos pasos por meta después, Schumacher cometía su único error en toda la carrera y descubría su flanco de nuevo en Adelaida. Por el hueco entró en tromba Coulthard y ya no paró hasta la bandera de cuadros. Era la vuelta 40.
Aún hubo tiempo para que entraran de nuevo en boxes todos, entre la vuelta 42 y 43. Después, Schumacher, con su Ferrari muy por debajo de sus prestaciones normales, se tuvo que olvidar del escocés y se concentró en mantener alejado a Hakkinen. El finlandés, sacando provecho de la batalla que tenía por delante, fue tomando posiciones. Y le salió bien. En la 59 el motor del monoplaza rojo de Schumy se rompió y tuvo que abandonar. Es la primera vez que le pasa este año, una temporada en la que la escudería italiana ha logrado una gran fiabilidad en sus motores y una extraordinario rendimiento.
Con la retirada del alemán, el camino quedó franco para los dos McLaren, que se pasearon hasta la meta. Tras ellos se desató entonces una complicada lucha por el tercer escalón del podio entre Barrichello, Villeneuve y Ralf Schumacher. Al final, entrarían en ese orden, con Trully sexto.

Los españoles, cal y arena
Unos minutos antes de que se retirara Schumacher lo hizo Pedro Martínez de la Rosa. Había cubierto una gran carrera hasta ese momento y marchaba cómodamente instalado en la duodécima posición. Pero no pudo seguir: un problema con la presión de su caja de cambios dejó al coche tirado y fuera de competición. Afortunadamente para él, su compañero de equipo, Verstappen, había tirado la toalla mucho antes.
También abandonó el Mazzacane, el hombre que comparte escudería con Gené en Minardi. Esto benefició en cierta medida al catalán, pues siempre es bueno hacerlo mejor que los compañeros-rivales. Aún así, eso fue todo lo positivo que sacó Gené de Francia. Eso y terminar, que, aunque fuera en último lugar, constituye un verdadero logro, vistas las mínimas prestaciones del Minardi. Era desalentador ver cómo los coches de cabeza doblaban despiadadamente al monoplaza amarillo. Y emocionante admirar el tesón de Gené, luchando contra los gigantes con toda su fe. Se está ganando a pulso el salto a un equipo mejor o, al menos, que sus patrocinadores apuesten más por él y le permitan acceder a un motor más poderoso.
Tras el Gran Premio de Francia, el Mundial vuelve a ponerse al rojo vivo. Si hubiera ganado Schumacher, lo habría sentenciado, pero como no llegó ni siquiera a puntuar, ahora tiene a David Coulthar a 12 puntos. El alemán tiene 56 y el escocés, 44. Tercero es Hakkinen, con 38 puntos, 10 más que Barrichello. Las espadas quedan en todo lo alto, pendientes ya del próximo asalto, donde habrá que contar con las ansias de venganza de Schumacher. Será en Austria dentro de dos semanas.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...