En España la gasolina sube más que en Europa

"Mietras en otros países de Europa los precios suben y bajan , en España la tendencia sólo es alcista". Con esta aseveración explica Natividad Cifuentes, portavoz de la Unión de Consumidores de España, UCE, el comportamiento del mercado español de combustibles
Autopista -
En España la gasolina sube más que en Europa

La UCE acaba de presentar un estudio en el que demuestra cómo España es el país de Europa donde más ha subido el precio de la gasolina súper desde enero, un 10,56 por ciento. Cifuentes, que es responsable del área de Energía de la UCE, señala que el gasóleo español es el segundo que más se ha encarecido dentro del continente, mientras que la gasolina sin plomo se sitúa en el tercer peldaño de este desafortunado podio.
Desde la UCE se denuncia lo que ellos consideran un oligopolio, el control del mercado por sólo tres grandes empresas: Repsol, Cepsa y BP.
Precisamente Repsol, que domina el 45 por ciento del mercado, canceló el sábado una nueva subida de dos pesetas en sus tarifas. Habría sido el sexto aumento en un mes y llevaría a la gasolina súper a un valor por encima de las 150 pesetas. Según parece, una llamada de última hora desde el Gobierno hizo que Repsol paralizara la subida. Esta operación permitió que las cifras de la inflación de mayo, que se contabilizaban hasta el domingo, hayan sido menos negativas de lo esperado si se hubiera producido la subida.
Fuentes de Repsol aseguran que pronto habrá nuevas subidas y, según algunos observadores, en los próximos días habrá alzas casi diariamente. Por supuesto, el resto de operadoras seguirían sus pasos, como ya ha hecho Cepsa esta semana.
La petrolera, que está cargando con toda la culpa por ser la más grande, asegura que la gasolina debería ser aún nueve pesetas más cara de lo que es en estos momentos. Con una subida de este calibre se contrarrestaría la mala situación de los precios del crudo en los mercados internacionales. En estos momentos, el barril está entre los 28 y los 29 dólares, cifras que, de continuar, llevarán a los países productores a extraer más crudo para estabilizar el mercado. Repsol dice que la gasolina en los mercados internacionales ha pasado de 30 pesetas por litro en enero a 50 hoy. A esto hay que sumar la mala situación del euro y la peseta frente al dólar, moneda en la que cotizan los hidrocarburos en el orden mundial.
Curiosamente, la Agencia Internacional de la Energía, AIE, ha emitido un comunicado en el que considera que hay suficiente petróleo en los mercados y que todo se debe a la especulación de los grandes intermediarios. Según la AIE, estos agentes están reorganizando sus márgenes comerciales para tiempos futuros, con lo que las tensiones actuales tienen el aspecto típico de un control de la oferta, es decir, acumulación de stocks y puesta en circulación de poco producto, para que los precios fluctúen al alza de modo más o menos constante y no bajen tanto como para amenazar sus amplias ganancias.
Ante esta situación, los portavoces sociales de España se desgañitan pidiendo un aumento en la liberalización de los combustibles. La UCE acompaña su demoledor informe con una represalia bastante original. Pide a los consumidores que no compren gasolina los últimos domingos de cada mes.
Otras organizaciones, entre ellas el Tribunal de Defensa de la Competencia, piden que se abran más gasolineras y se amplíe el número de entidades capacitadas para suministrar al por menor: cooperativas de transportistas, agricultores, etc. Esta solución podría contribuir a bajar mínimamente los precios, pero está por ver cómo se solucionarían los problemas de seguridad que conlleva una instalación de este tipo. Para abastecer a unos cuantos tractores, puede servir, pero para un alto número de coches no está claro si estos mecanismos reunirían condiciones de seguridad medioambiental y física.
Desde luego, las asociaciones de empresarios de estaciones de servicio ya se han apresurado a decir que no hacen falta más gasolineras. Aseguran, como Repsol, que en los últimos diez años el parque de estaciones se ha incrementado en más de 2.000 puntos de venta y aun así no han bajado los precios.
El Partido Socialista, por su parte, ya prepara una proposición de ley para liberalizar la distribución mayorista de gasolinas y gasóleos, de forma que puedan entrar nuevos operadores en el mercado y bajen las tarifas. El Gobierno, a través del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha dejado entrever que tiene intención de abrir más el mercado, aunque no ha querido explicar claramente de qué forma va a hacerlo. Montoro también señaló soluciones alternativas, como rebajar la presión fiscal de agricultores y transportistas a modo de contraprestación.
Lo cierto es que, mientras pueda salvar la inflación, el Ejecutivo no parece muy preocupado por la situación. No hay que olvidar que los ingresos del Estado por los impuestos de los carburantes crecen de forma exponencial cada vez que aumentan las tarifas en los surtidores. Y los impuestos de las petroleras: Repsol ha ganado más de 100.000 millones de pesetas en los tres primeros meses del año, lo que ha supuesto un incremento de sus beneficios del 136 por ciento.

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

El concurso de customización que BMW Motorrad y la Revista Fuel realizan durante los ...

Contar con un neumático todo tiempo como el Bridgestone Weather Control A005 te garan...

SYM se ha consolidado como una de las referencias en el mundo del scooter en nuestro ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...