Renault firma el acuerdo definitivo con los acreedores de Samsung

Tras el acuerdo anunciado a principios de semana, ambas compañías ultiman los detalles de la compra de la coreana por parte de la francesa. El reparto de la deuda era uno de los más delicados
-
Renault firma el acuerdo definitivo con los acreedores de Samsung

Tras llegar a un acuerdo con los acreedores de Samsung, sobre todo el banco coreano Hanvit, se creará una sociedad conjunta de riesgos compartidos entre Renault y el Grupo Samsung que se hará cargo de la división automovilística. Esta sociedad comprará los activos de la marca asiática por más de 100.000 millones de pesetas y tendrá un capital de 72.000 millones de pesetas. Este dinero será aportado en un 70,1 por ciento por Renault, en un 19,9 por ciento por Samsung y en un 10 por ciento por los acreedores. Este reparto aún debe ser ratificado por el comité de bancos con los que la empresa había contraído deudas.
El dinero será desembolsado por partes. 10.800 millones de pesetas se pagarán al contado, 7.200 millones saldrán del canje de deuda por capital, 37.800 millones se abonarán en pagos fijos escalonados en diez años a partir del 2004. La misma cantidad se irá pagando en plazos anuales que dependerán de los beneficios de la empresa. Los activos que asume la "joint venture" son la fábrica de Samsung en el puerto de Pusan, su centro de investigación en la ciudad de Kiheung y la red comercial de la marca en Corea.
Con esta operación, Renault se convierte en la primera empresa occidental que entra de lleno en el restringido mercado coreano. Los franceses consolidan su desembarco en Asia después de aliarse con Nissan en 1999.
El objetivo de Renault pasa por fabricar unos 200.000 vehículos al año antes de 2005. Para ello cuenta con una plantilla de 2.000 empleados y piensa contratar más. Las inversiones para el periodo 2000-2003 superarán los 54.000 millones de dólares. El producto fundamental será el SM5, un derivado de un modelo Nissan. A éste se añadirán otros de origen Nissan o Renault. Al frente de la "joint venture" estarán personas llegadas de la matriz francesa.
Dentro de sus operaciones asiáticas, Renault y Nissan se han incorporado al macro-proyecto de Internet AutoXchange. Esta iniciativa, puesta en marcha por Ford, General Motors y DaimlerChrysler, consiste en una colosal red de soporte industrial. Integrará la cadena de suministros de los fabricantes y permitirá reducir sensiblemente los costes de producción y los plazos de entrega de los vehículos terminados. El origen de AutoXchange está en Ford y el proveedor de software será Oracle. A ellos se unió GM con el portal de comercio electrónico Commerce One. La nueva compañía "online" tramitará compras por valor de 300.000 millones de dólares ( unos 54 billones de pesetas).

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...