Lucha agónica en Gran Bretaña para salvar Rover

Con pocas esperanzas y contra reloj. Así es la batalla que libran estos días todos los implicados en la venta de Rover por parte de BMW. Ayer, miles de obreros se manifestaron en Birmingham (noroeste de Inglaterra) para protestar por esta transacción.
-
Lucha agónica en Gran Bretaña para salvar Rover

Los trabajadores saben que, si finalmente la histórica marca pasa a manos de Alchemy Partners, un mínimo de 3.000 de ellos se irá a la calle. Esta empresa de capital riesgo es la mejor situada para hacerse con Rover, aunque un consorcio de empresarios denominado Proyecto Phoenix trata de interponerse y comprar la endeudada empresa. Esta iniciativa supondrá una reducción mucho menor de empleos. BMW ha puesto este viernes como fecha tope para estudiar y negociar ofertas alternativas, un plazo muy corto para la gente de Phoenix. Tanto sus directivos, como los sindicatos y el Gobierno que dirige Tony Blair han pedido a BMW que prorrogue su fecha límite. Desde la casa germana se ha contestado con evasivas y lo más probable es que el cierre de la operación no llegue a la próxima semana. "Cada día que Rover está en BMW cuesta mucho dinero", han señalado fuentes de la multinacional. Queda una última esperanza: ayer se reunieron los responsables de Phoenix y el profesor Samann, consejero de BMW. De esta reunión ha salido un rayo de luz, porque los alemanes aseguran que siguen estudiando seriamente la propuesta de Phoenix.
Mientras espera el final de la historia, Jon Moulton, gerente de Alchemy, ya ha hecho pública su intención de entablar contacto con los sindicatos apenas se acepte definitivamente la venta.
Así las cosas, los esfuerzos de John Towers, expresidente de Rover y cabeza visible de Phoenix, pueden resultar baldíos. Si Alchemy compra Rover, la primera en caer será la vieja factoría de Longbridge, de la que dependen muchas empresas auxiliares. El Gobierno británico anunció ayer miércoles que subvencionará con más de 2.600 millones de pesetas a las compañías que se vean afectadas. Según Stephen Byers, ministro de Industria y Comercio, estas ayudas servirán para modernizar las empresas y adaptarlas a la nueva situación.
Por otro lado, BMW ha anunciado que piensa fabricar 200.000 coches al año en la planta de Mini que conserva en Oxford. El rediseñado utilitario será uno de los coches estrellas de BMW en los próximos años.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...