La seguridad infantil, una preocupación para Renault

Sus estudios se lo han dejado claro: la mitad de las muertes producidas en los asientos traseros corresponde a niños. Esta lúgubre estadística ha hecho que Renault desarrolle y lance una nueva gama de sillas para niños que se complementan con innovaciones en los asientos traseros de sus modelos.
-
La seguridad infantil, una preocupación para Renault
La seguridad infantil, una preocupación para Renault

Pensando en los más pequeños, Renault ha llevado a cabo una serie de pruebas y ensayos de choque para determinar cómo afecta una colisión a los niños sentados en asientos especiales. A partir de estos estudios, la firma francesa ha podido determinar una norma que considera fundamental: los niños deben viajar de espaldas a la marcha, al menos, hasta los dos años y, a ser posible, en el asiento trasero. Con esta máxima como eje de su planteamiento industrial, Renault pone en el mercado cuatro nuevos modelos de sillas protectoras. La gran innovación de estos productos es que equipan de serie anclajes estándar Isofix. Esta norma ha sido desarrollada por la agencia de normalización ISO y pretende unificar los parámetros de todos los fabricantes. El objetivo es que una misma sillita pueda ser utilizada indistintamente en un coche o en otro, aunque sea de otra marca. Esto ya es técnicamente posible, pero los fabricantes no lo recomiendan.
Como se ha dicho, en los primeros dos años de vida el niño debe ir a contramarcha, de forma que un frenazo fuerte o un impacto frontal no dañen su frágil cuello. Entre estos modelos iniciales, está el Elios, pensado para los recién nacidos y más parecido a un canasto que a una silla. El siguiente modelo de la gama es el Easyfix, que se debería utilizar entre los seis meses y los dos años de edad. Es una silla que se puede llevar a contramarcha y también mirando para adelante, dependiendo de lo mayor que sea el niño. Por último, también pensado para ir a contramarcha es el modelo Equation, que es evolutivo y puede ir también de cara a la carretera gracias a su cojín absorbe-impactos. La peculiaridad de esta silla es que crece con el niño y le sirve hasta los tres años, pudiendo después llegar su vida útil hasta los diez años con sólo quitar el respaldo y utilizar su asiento para levantar un poco al niño, En esta línea, como punto de apoyo para llevar a los niños a la altura que deben ir, se ha pensado el Ergos, un asiento con respaldo regulable en altura y que se ajusta con el cinturón de seguridad. Si el niño va un poco más alto de lo normal, el cinturón le ciñe por la pelvis y no por el abdomen, con lo que se reduce el peligro de lesiones. Ese es el motivo de elevar unos centímetros la posición de los pequeños.
Renault ha calculado que si todos los niños viajasen bien sujetos, se salvarían al menos 80 vidas por año en un país como Francia. Esta cifra es más preocupante si se tiene en cuenta que a la edad de cuatro años sólo un 36 por ciento de los niños utiliza un asiento especial. Sujeto sólo por el cinturón de seguridad, el niño tiene un 26 por ciento de posibilidades de sufrir heridas en la cabeza en caso de accidente. Ahora, los expertos trabajan en cómo proteger al niño en caso de choque lateral. En estos impactos los pequeños no tienen la seguridad garantizada todavía.
Los ingenieros franceses también han calculado que el 14 por ciento de las muertes totales ocurridas en un coche sucede en el asiento trasero. Por esta razón, han decidido reforzar la seguridad de estas plazas, sobre todo en lo que tiene que ver con los cinturones de seguridad. Los coches de Renault incorporarán pretensores pirotécnicos con limitador de esfuerzo en los cinturones traseros, de manera que la presión de estos sobre el tórax de los viajeros sea más moderada y no sufran lesiones. El limitador de esfuerzo es una barra de torsión que hace las veces de enrollador del cinturón. Al desenrollarse éste, la barra le permite ir un poco más allá, y luego recuperarse sin problemas.
Otra innovación es la posición del tramo de cinturón que ciñe la cintura. Irá más abajo, casi vertical, para evitar el llamado efecto submarino. Este efecto se produce cuando el ocupante del asiento se desliza por debajo del cinturón durante un frenazo. La correa deja de actuar sobre la pelvis, como debe, y daña el abdomen. Al bajar el punto de sujeción del cinturón, se evita en parte este peligroso efecto.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

Vive un día único descubriendo Madrid a los mandos de los nuevos BMW C 400 X y C 400 ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...