Otro desfile en rojo

La Fórmula 1 necesita un cambio. Hace falta que alguien sea capaz de poner coto al imparable domino de los Ferrari, los coches que dominan esta competición desde el año 2000. Hoy domingo, en Indianápolis, Estados Unidos, Michael Schumacher y Rubens Barrichello se han repartido todas las cartas y, mano a mano, han estado jugando con todos hasta la última recta, cuando el alemán cedió graciosamente la victoria al brasileño.
-
Otro desfile en rojo
Otro desfile en rojo

Todo lo que sucedió sobre el legendario asfalto de Indianápolis durante las dos horas que duró el Gran Premio de Estados Unidos fue un simple trámite, una especie de representación teatral destinada a que Schumacher y Barrichello, tanto monta, ejecutasen el número que mejor conocen, el del doblete, el 1-2, los dos por delante. Es la octava vez que lo hacen esta temporada.

<

p> En cuanto la secuencia de luces del semáforo dio orden de empezar la salida, todo el mundo sabía ya qué iba a pasar. Perfectamente atrincherados en la primera línea de la parrilla, los dos Ferrari se lanzaron como locos hacia delante y empezaron a poner millas de por medio.

<

p> Para contribuir a su fuga, los Williams protagonizaban un lamentable espectáculo nada más empezar y Ralf tenía que pasar por boxes después de tocarse con Montoya, que cayó hasta la séptima posición.
Para cuando volvieron a la pista, los coches rojos estaban tan lejos que la única incertidumbre consistía en saber si Schumacher ganaría o si permitiría que Barrichello le adelantase para remachar el subcampeonato con otra victoria.

<

p> No hubo mucho más que contar. Ambos pilotos cumplieron en boxes y se limitaron a disfrutar del paisaje hasta que vieron a lo lejos la bandera de cuadros. Para ese momento, Schumacher, que corre muchísimo más de lo que nadie puede imaginar, había ido levantando poco a poco el pie. Claramente estaba esperando a Barrichello. En la última curva, los dos viajaban ya en su habitual formación de victoria.
Sobre la meta, para sorpresa de todos, el brasileño adelantó a Schumacher en una clara cesión del triunfo por parte del alemán. Algunos pitos y mucho desencanto por parte de los aficionados estadounidenses acompañaron el acto de entrega de premios.

<

p> Por detrás, Montoya, que había logrado escalar poco a poco posiciones, protagonizó lo único destacable de la prueba, un encarnizado duelo con Coulthard por ocupar la tercera plaza, un lugar que, a la postre, sería para el escocés. El colombiano se conformó a regañadientes con la cuarta y fue seguido por Trulli y Villeneuve.

<

p> Pedro de la Rosa empezó bien la carrera, remontando algunos puestos. Sin embargo, cuando todavía faltaban 45 vueltas, el motor del Jaguar reventó y el español acabó su participación en este Gran Premio. La mala suerte vuelve a cebarse con un De la Rosa que, a buen seguro, está deseando que se acabe ya este año.

<

p> No debe ser el único que reza para que se acabe todo. Queda sólo una carrera, la siempre complicada prueba de Suzuka, en Japón. No queda nada en juego, así que será un simple trámite del que, seguro, los Ferrari sacarán algo más. Después, todos a los cuarteles de invierno, a lamer tantas heridas y a estudiar la forma de hacer más daño la

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

Vive un día único descubriendo Madrid a los mandos de los nuevos BMW C 400 X y C 400 ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...