Schumacher quiere conquistar a los americanos

La Fórmula 1 es mirada por encima del hombro por los orgullosos americanos, tan enamorados ellos de sus propias competiciones, como la Fórmula CART. Allí, los coches vuelan a 400 por hora en terroríficos circuitos ovales, con lo que los monoplazas de la F1 tienen que esforzarse por hacer un gran papel para que el público americano "aprenda" cómo se compite por estos lares. Michael Schumacher y Ferrari llegan a Indianápolis juramentados para que nadie se aburra en el maravilloso óvalo de las 500 Millas.
-
Schumacher quiere conquistar a los americanos
Schumacher quiere conquistar a los americanos

Precisamente las 500 Millas, esa impresionante prueba de resistencia, estuvo durante los años 50 en el calendario de la Fórmula 1. Después, el Gran Premio de Estados Unidos </font color="#0000CC"> pasó a circuitos más convencionales, como Sebring, Riverside, Long Beach, Las Vegas, Dallas y Phoenix. Después, volvió a Indianápolis, donde se disputa actualmente. Esta pista está considerada como una de las más bellas del mundo del automovilismo y en ella han ganado los mejores, como Jim Clark, Graham Hill y Emerson Fittipaldi.

<

p> Por las específicas condiciones de la Fórmula 1, no se utiliza el óvalo completo. En total son 4.192 metros, de los que aproximadamente la mitad corresponden al oval. En esa zona, los monoplaza sobrepasarán los 320 km/h. El resto del recorrido se realiza por los circuitos accesorios de Indianápolis, con curvas y rectas al uso de los trazados normales de la F1. Esto es necesario para que el público local, poco acostumbrado a ver los coches frenando para entrar en una curva, no se sienta tan descolocado.

<

p> De hecho, se ha abierto una polémica sobre cómo adaptar la Fórmula 1 al gusto de los espectadores americanos. Desde la dirección del circuito de Indianápolis, el más grande del mundo con sus 250.000 localidades, se ha dicho que esta competición debe ser más agresiva para captar la atención del público y para hacerle ver qué aporta de nuevo.

<

p> En realidad, la explicación es bien sencilla. Sobre un óvalo, donde apenas hay que frenar, un coche de la CART ganaría a un F1 por pura velocidad. Sin embargo, en un circuito normal, el grado de sofisticación técnica y la avanzadísima aerodinámica de "nuestros" monoplazas dejarían muy atrás a los coches americanos.

<

p> Schumacher dicta lección
Para que todo el mundo en Indianápolis tenga muy claro de qué va esto, la Fórmula 1 manda en descubierta a su mejor profesor, Michael Schumacher, campeón de este campeonato.

<

p> El alemán gobierna este deporte con mano de hierro desde que ganó aquí en otoño del 2000. Desde aquella tarde, es líder indiscutible y nunca ha estado en otro puesto que no sea el primero.
Este dominio apabullante destila una conclusión: el único favorito para ganar este domingo es Michael Schumacher. La duda es quién será segundo y, desde luego, los de Ferrari lucharán para que sea otra vez Barrichello, lo que supondría el octavo doblete del año.

<

p> Si consigue esa segunda plaza, o simplemente tres puntos, el brasileño se proclamará subcampeón del mundo y Ferrari habrá ganado todo lo que podía ganar este año. "Sería fantástico poder sumar dos nuevos triunfos en las dos últimas carreras de la temporada", dice un ambicioso Schumacher,

<

p> Montoya "en su casa"
Si hay un hombre que vive por y para evitar el éxito de Ferrari, ése es Juan Pablo Montoya, el impetuoso y estilista piloto de Williams. Colocado en tercera posición, a 17 puntos de Barrichello, todavía tiene opciones de ser segundo en el Mundial, por lo que luchará con todas sus fuerzas por superar al brasileño. Sin embargo, su objetivo fundamental es ganar en Indy.

<

p> Montoya, junto con Villeneuve, es de los pocos hombres que pueden lograr un récord único: ganar en Indianápolis con la Fórmula 1 y con los coches americanos de las 500 Millas. Ambos ganaron en su momento la prueba autóctona, pero, a día de hoy, sólo Montoya parece en condiciones de ganar allí con la F1.

<

p> El colombiano dio la campanada al ganar allí en 2000, cuando fue el piloto más joven desde Graham Hill en ganar las legendarias 500 de Indy. Aquel éxito, refrendado con la victoria en la CART de aquel año, le catapultó a la Fórmula 1.
Desde entonces, Montoya adora esta pista. El año pasado batió el récord del circuito con un F1 y disfruta como pocos corriendo en un lugar donde se puede ir tan rápido. Además, el colombiano explica que el público de Indianápolis está con él y le apoya, con lo que dará todo por ganar.

<

p> En Williams confían en que haga buen tiempo, con lo que sus ruedas Michelin tendrán cierta ventaja sobre las Bridgestone. En los últimos días también han estado probando los motores de 2003, que apuntan importantes evoluciones.

<

p> Coulthard, el bocazas
En McLaren también saldrán a disputar el podio americano, pero, antes de empezar, ya se han metido en un charco. O, al menos, lo ha hecho su piloto David Coulthard. Resulta que Sarah Fisher, una piloto estadounidense, va a dar unas vueltas a la pista con un McLaren, a modo de demostración. Fisher compite con éxito en Estados Unidos, pero eso no parece suficiente para Coulthard, que se ha descolgado con un comentario de pésimo gusto: "Las mujeres no pueden pilotar por genética: los niños juegan con un tractor y las niñas con una muñeca".

<

p> De la Rosa, penúltima oportunidad
"Boutades" de Coulthard aparte, la carrera presenta otros polos de atención. Uno de ellos es el equipo Jaguar, que parece renacido tras el gran resultado de Irvine en Italia.
Indianápolis, con sus rápidas rectas, es de nuevo un buen circuito para los coches verdes. Con su velocidad punta y su baja carga aerodinámica pueden lograr buenas posiciones.

<

p> De la Rosa, que necesita imperiosamente puntuar para asegurar mínimamente su futuro, asegura que va Estados Unidos "con la moral a tope". El español explica que el coche ha sido muy competitivo en las últimas carreras, con lo que se encuentra "muy animado".
Más le vale a De la Rosa que le vaya bien, porque Nikki Lauda, patrón de Jaguar, anda por el paddock con el hacha en ristre. En noviembre anunciará qué pilotos corren con él en 2003 y hay muchos rumores sobre quién se irá del equipo. Lauda explica que De la Rosa tiene contrato para el año próximo, con lo que es Irvine quien debe decidir si continúa en la F1 o se retira. Sin embargo, en este deporte no hay garantías de futuro nunca. Eso lo sabe bien Pedro.

<

p> Arrows no participa
En la carrera del domingo volverá a faltar la escudería Arrows, destrozada por los problemas económicos. Su ausencia dará oportunidades a hombres de la cola del pelotón, como Alex Yoong, que vuelve a sentarse a los mandos de uno de los Minardi.

<

p> Otro que faltará será Felipe Massa, sancionado por su irregular comportamiento en Italia, cuando provocó un choque con De la Rosa. En su lugar estará Heinz-Harald Frentzen, que vuelve así a la competición, esta vez con Sauber, la escudería con la que correrá en 2003.

<

p> La emoción está servida. Las carreras se disputan a mediodía en Estados Unidos, sobre las ocho de la tarde en España. Te lo contaremos todo.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...