Ferrari expone las razones de su grandeza

Se las prometían muy felices los opositores a Michael Schumacher. La magnífica actuación de Kimi Raikkonen en los entrenamientos oficiales del sábado daba pie a pensar que Spa podía ser un trago muy difícil para el campeón, parecía que por fin despuntaba en la parrilla un vengador... Pero no hubo caso. La apisonadora roja de Ferrari ha pulverizado cualquier intento de resistencia. Schumacher, primero, y Barrichello, segundo, dejan claro quién manda en este deporte y por qué.
Autopista -
Ferrari expone las razones de su grandeza
Ferrari expone las razones de su grandeza

Desde luego, Michael Schumacher gana porque confía en sí mismo con una fe digna de Abraham. Sabía que Raikkonen lo había hecho muy bien el sábado pero sabía también que si él quiere no hay nadie capaz de hacerle sombra. Apenas el semáforo había dado la salida, Schumacher era ya un punto rojo que huía sin problemas ante la mirada desesperada de Raikkonen. El joven finlandés no tuvo opción: sufrió en sus carnes una lección que tardará en olvidar, la clase de humillación que Schumacher reserva para aquellos que se atreven a desafiarle.

<

p>El estupor el duró un buen rato al pobre Raikkonen. Cuando quiso darse cuenta, Barrichello le había adelantado en la primera curva de la carrera y Juan Pablo Montoya se le echaba encima con el cuchillo entre los dientes. Raikkonen aguantó como pudo la embestida del colombiano, pero no pudo resistir más que el primer sector de la primera vuelta. Después, la carrera recuperó el orden lógico y la indisciplina del finlandés pasó a ser un simple recuerdo.

<

p>Con Schumacher abriendo hueco y Barrichello cerrando los ataques de Montoya, la prueba belga se desvaneció en el aire. La única batalla interesante estaba muy atrás, en el tremendo duelo que mantenían Coulthard y Ralf Schumacher por la quinta plaza. Al final, el escocés fue más hábil y el alemán se conformó con un sexto puesto que, 15 vueltas más tarde, acabaría perdiendo tras un trompo que le sacó de la pista. Para su fortuna, después lograría recuperar ese puesto y aún le dio tiempo a ser quinto.

<

p>Con todo, adelantar se volvía cada vez más difícil, así que el interés de la carrera pasó a los boxes. Allí se libró una tensa guerra de nervios para gestionar lo mejor posible los repostajes. Por supuesto, tanto ajetreo no afectó a los Ferrari, empeñados en demostrar que funcionan como si el resto del espectáculo no existiese, como si corriesen solos en un engranaje exacto.
Pero los demás sí sufrieron. Lo hicieron, y mucho, Montoya y Raikkonen, que entraron a la par y salieron igualados en un "pit stop" electrizante. También sufría mientras tanto Fisichella, el único hombre que planeó una carrera a una sola parada y que, al final, no logró terminar la prueba.

<

p>El final de Kimi
Tras la movida primera parada en boxes, la carrera entró en una etapa de abulia que desembocó en la segunda y más tranquila entrada. Después, sólo quedaba rodar por el camino que labraba el inalcanzable Ferrari de Schumacher. La Fórmula 1 se ha reducido a un rosario de coches pilotados por fantasmas cabizbajos que sueñan con el día en que Schumacher baje los brazos. Tanta superioridad espanta.

<

p>En el tramo final de la carrera sólo hubo cierta emoción en la lucha que mantenían Raikkonen y Trulli por la cuarta plaza. Al final, el McLaren del finlandés acabó de humillar a su propietario con un reventón del motor a falta de nueve vueltas. Para que no se fuera solo, Trulli también abandonó.

<

p>El hueco permitió a Ralf Schumacher remontar hasta la quinta plaza, justo por detrás del peleón Coulthard y del volcánico Montoya, enrabietado por no poder acercarse más a Barrichello. La salida de Trulli también permitió que Eddie Irvine subiera hasta la sexta plaza, sumando así un punto que le sabe a gloria y que justifica los esfuerzos de Jaguar en la mejora de su coche. Por desgracia, Pedro de la Rosa no pudo secundar a su compañero, pues su monoplaza se quedó sin suspensión cuando marchaba octavo, su mejor puesto del año. El español tuvo que retirarse maldiciendo su mala suerte. Para él no podía ser peor resultado: abandona y su compañero-enemigo puntúa. Su futuro no está nada claro.

<

p>Al final, en el impresionante museo del automovilismo que es la pista de Spa, Michael Schumacher y Ferrari han vuelto a demostrar por qué son los reyes de este deporte. De paso, Barrichello se coloca un poco más cerca del subcampeonato. Van doce victorias este año, diez de Schumacher, récord de triunfos en un año. Suma y sigue.

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Contar con un neumático todo tiempo como el Bridgestone Weather Control A005 te garan...

SYM se ha consolidado como una de las referencias en el mundo del scooter en nuestro ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...