Schumacher reclama su sitio

Después del escándalo de Austria y su consiguiente polvareda, la Fórmula 1 se dio un baño de lujo en Mónaco. Allí, Montoya y Coulthard dieron un puñetazo sobre la mesa y gritaron al mundo que, en la Fórmula 1, no todo va a ser Ferrari. Ahora, en Canadá, la emoción vuelve a crecer y la carrera es lo que importa. En un circuito para valientes, Schumacher reivindica su mando absoluto y amenaza con aplastar a los rebeldes de Mónaco.
Autopista -
Schumacher reclama su sitio
Schumacher reclama su sitio

Montreal no es una broma. Es una pista que sólo se utiliza para esta carrera y suele estar muy resbaladiza. Además, amenaza con llover, así que el fin de semana puede ser de lo más entretenido. Las dificultades de este trazado son muchas: zonas muy rápidas que acaban en curvas muy lentas, una chicane con bordillos demasiado altos...
Los fabricantes de neumáticos están realmente preocupados con este Gran Premio. Lo cambiante del clima y lo resbaladizo del asfalto animan a llevar compuestos más bien blandos, con alguno intermedio por si no llueve. Pero, casi más importante, es encontrar los reglajes más apropiados en suspensión y aerodinámica. Es un circuito que exige velocidad punta y también fuerza en la salida de las curvas, con lo que los ingenieros tendrán que afinar mucho con los planos de los alerones.

<

p> Así de difícil es el circuito de Montreal, también llamado Gilles Villeneuve o Ile Notre Dame por estar construido en una isla. Se levantó en 1967 y alberga el Gran Premio de Canadá</font color="#0000CC"> desde 1978, cuando Gilles Villeneuve, héroe local y padre de Jacques Villeneuve, se proclamó campeón ante su público ganando la carrera de Montreal.

<

p> La seriedad de Schumacher
A tan bello recinto llega la Fórmula 1 para darse un baño de deporte, después de ser rebozada en la vergüenza de Austria, donde los Ferrari "apañaron" el triunfo de Michael Schumacher, y encalada en el lujo asiático de Mónaco, con la reivindicación de Juan Pablo Montoya y David Coulthard, dispuestos a no dejarse avasallar por los de rojo.

<

p> Así, Montreal supondrá un reencuentro con la competición habitual, con la carrera sin tanta alharaca a su alrededor. Michael Schumacher llega deseando ganar para demostrar que lo que ha pasado en las dos última carreras no ha sido más que un espejismo. El alemán es líder absoluto del Mundial, pero quiere más gloria para su historial.

<

p> Asegura el de Ferrari que ésta es una de sus carreras favoritas (de hecho, ha ganado tres veces en los últimos cinco años). "Siempre voy bien en Canadá y eso que no es un circuito que se adapte mucho a mi estilo de pilotaje, pues yo prefiero las curvas rápidas y aquí no las hay, así que no sé muy bien cómo explicarlo", comenta Schumacher. "Creo que podemos ser razonablemente optimistas", remacha.

<

p> En Ferrari han estado probando componentes nuevos durante toda la semana, con lo que el coche más rápido del campeonato puede estrenar piezas que le hagan todavía más duro. Desde luego, en las apuestas vuelve a ganar Michael Schumacher.

<

p> Arde Williams
La seguridad que Ferrari exhibió durante las primeras seis carreras del año se vio resquebrajada por primera vez en Mónaco. El zapador que dinamitó los baluartes rojos fue Juan Pablo Montoya. Su valor y el buen rendimiento del Williams, en especial de sus neumáticos, se aliaron para reventar el ritmo de Ferrari y conquistar una brillante "pole position". Después, Coulthard fue más listo y se aprovechó del trabajo del colombiano para llevarse una espectacular victoria en el circuito más difícil del mundo.

<

p> Montoya llega con muchas ganas a Montreal. Explica que es una pista muy técnica, que exige una buena colocación del coche sobre el asfalto para no cometer errores. "Deberíamos lograr un buen resultado gracias al motor BMW, que dará lo mejor de sí mismo en esta pista, y también gracias a los neumáticos Michelin, que han mejorado mucho desde el año 2001", señala el colombiano.

<

p> Su compañero de equipo, Ralf Schumacher, fue el ganador de la edición del año pasado de este gran premio. Esto le coloca como favorito para la victoria. El hermano del líder del Mundial dice que tratará de repetir aquel triunfo en un circuito que le encanta, pero reconoce que hay muchas dificultades y que los Ferrari están muy bien encaminados hacia la consecución del título mundial.

<

p> La alegría de McLaren
Un equipo que se debate entre la alegría y el realismo es McLaren. La escuadra británica trae la moral por las nubes después de su inesperado triunfo en Mónaco. Allí, Coulthard dio una lección de talento y arrancó el primer éxito para el equipo en toda la temporada.

<

p> Ahora toca refrendar aquella llamada de atención, pero, la verdad, nadie cree que puedan repetir. Los coches del equipo están lejos de los ritmos de Ferrari y Williams y, por si fuera poco, el joven Raikkonen no acaba de cuajar. Pese a todo, Coulthard trata de mantener el ánimo y asegura que el circuito de Montreal se adapta muy bien a los monoplazas plateados. Le gusta sobre todo el alto número de zonas de adelantamiento que hay en esta carrera.

<

p> Otro que llega especialmente motivado es Jacques Villeneuve. El ex – campeón del mundo nació en Canadá y creció deportivamente en esta pista de Montreal. Aquí triunfó su padre y aquí espera triunfar el piloto de BAR para dar por fin una alegría a su público.

<

p> Con su futuro en debate continuo, Villeneuve lleva una temporada irregular. El BAR- Honda no acaba de estar al nivel esperado y, por si fuera poco, la escudería tiene algunos problemas económicos. Ahora, en su casa, intentará alcanzar un buen resultado para además de agradar a su gente, apuntalar su futuro. "Siempre disfruto corriendo el Gran Premio de mi país, así que espero conseguirlo este fin de semana. Creo que la ronda de calificación no será muy interesante, pero sí la carrera, con muchos adelantamientos", aventura el canadiense.

<

p> Jaguar, sin dientes
Pedro de la Rosa ha puesto rumbo a Canadá con el ánimo más bien bajo. Esta semana tuvo que ver cómo Fernando Alonso, probador de Renault, sacaba mejor rendimiento que él a su Jaguar, con lo que sus ánimos no pueden ser muy buenos. Además, el pésimo rendimiento del equipo verde no augura nada positivo para Montreal.

<

p> El Jaguar estrenará motor algo más rápido que el anterior, pero no podrá equipararse con los de cabeza. Para que nada falte, el apartado aerodinámico, clave en esta carrera, es una asignatura imposible para los hombres de Niki Lauda. El propio Lauda explica cómo falló él en las carreras de 1978 y 1979 por lo complicado del circuito.

<

p> De la Rosa volverá a luchar por acabar la carrera, lo mismo que su compañero Eddie Irvine. Esperemos que, al menos, el español consiga superar al irlandés en su duelo por ser el mejor piloto del equipo.

<

p>

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...