Barrichello es obligado a entregar el triunfo a Schumacher

¡Qué injusto ha sido Ferrari con Rubens Barrichello! No hay derecho a que el hombre que dominó el Gran Premio de Austria desde los primeros entrenos libres hasta la mismísima bandera de cuadros no pueda ganar la carrera por culpa de las malditas órdenes de equipo. Parece insultante que Ferrari obligue a Barrichello a ceder el paso a Schumacher cuando éste goza de 21 puntos de ventaja en la general, pero así ha sido. El público, enfadado, abucheó al alemán en la meta. Su propio público.
Autopista -
Barrichello es obligado a entregar el triunfo a Schumacher
Barrichello es obligado a entregar el triunfo a Schumacher

Michael Schumacher ya tiene su victoria en Austria. Era la única que le faltaba, pero la ha logrado a costa del legítimo derecho a la victoria de un hombre que, este fin de semana, se ha mostrado mucho más fuerte que él.

<

p>La fortaleza de Barrichello, henchido de moral tras renovar por Ferrari, se dejó notar ya en los entrenamientos libres, pero se mostró en plenitud al hacerse con la "pole position". Después, en la carrera que acaba de terminar en A1-Ring, demostró que puede ser tan rápido, técnico y valeroso como su compañero de equipo. Sin embargo, hay veces que no vale sólo con ser el mejor en la pista, también hay que ser el más querido de los jefes, o, simplemente, el claro jefe de filas y líder del Mundial.

<

p>Cuando ya tenía a la vista la bandera de cuadros, con Michael Schumacher a un segundo y sin posibilidades de victoria, Rubens Barrichello se agarró a su orgullo y respetó las órdenes que le llegaban por la radio. En aras de una nueva corona para Schumacher, el brillante piloto brasileño renunció a su gloria y levantó el pie. Se apartó y dejó que el alemán le adelantase y se hiciese con una victoria que, a buen seguro, le resultará agria.

<

p>No es la primera vez que Barrichello cede el paso a su jefe de filas. El año pasado le dejó ser segundo para que no perdiese el liderato frente a los McLaren. Aquella vez había razones de peso, pero hoy, con una ventaja de 21 puntos sobre Montoya, Schumacher no necesitaba tanto este favor. De poco sirven sus gestos de apoyo dejando el primer lugar del podio a Barrichello mientras suena el himno alemán y el público abuchea a Ferrari. De nada sirve que el líder jure en la rueda de prensa que no pidió nada al equipo.

<

p>En una competición donde todos se juegan tanto, sobre todo hombres como el brasileño, que se ganan su derecho a existir cada fin de semana, una componenda de este tipo se hace difícil de aceptar. Uno se pone en la piel de Barrichello y no está seguro de si habría acatado las órdenes...

<

p> Carrera muy accidentada
Empezó muy bien Rubens. Desde su "pole", se lanzó rápidamente hacia delante sin oposición alguna. Por detrás, en la primera vuelta, Michael Schumacher lograba adelantar a su hermano Ralf y se colocaba segundo. Pronto, la ventaja que llevaban los dos Ferrari hacía presagiar otra demostración de fuerza. Y lo fue, pero más tarde.

<

p>A la altura de la vuelta 24, cuando los Ferrari ya sacaban más de 20 segundos a los hombres de Williams, se produjo el primer incidente del día, protagonizado por Panis, que se salió de la pista y obligó a salir al coche de seguridad. El parón lo aprovechó Ferrari para realizar su primer repostaje y darle el toque de magia necesario a su inesperada estrategia de dos paradas: con el depósito muy ligero, su velocidad fue siempre inalcanzable para los de Williams, que salieron a una sola parada y fueron siempre a remolque. Sólo vislumbraron una oportunidad justo cuando Ralf se coló por delante de su hermano en el momento en que éste entró a repostar. Su alegría duraría poco.

<

p>Reanudada la carrera, de nuevo Barrichello comanda el grupo y trata de abrir hueco. De nada sirve. En la vuelta 28, un trompo de Heidfeld, que luchaba por la quinta plaza, hace que su coche y el de Sato salgan de la pisa en un choque escalofriante. Vuelve a salir el "safety car" y, con él, las ambulancias. Sobre el circuito de A1-Ring se extiende el miedo: Sato no sale de los restos de su coche. Pasan los minutos y, por fin, los médicos lo sacan y se lo llevan. Al cerrar esta crónica sólo se sabe que el piloto japonés de Jordan ha sido evacuado a un hospital en helicóptero. Heidfeld, también dañado en el accidente, no tiene problemas.

<

p>Con la carrera parada hasta la vuelta 36, dio la impresión de que todo lo hecho hasta entonces no servía para nada. Pero no era así: cuando se relanzó la prueba, Barrichello volvió a repetir su esquema de marcar vuelta rápida tras vuelta rápida y pronto abrieron de nuevo el hueco. Ralf Schumacher, casi sin combustible, logra aguantar en la segunda plaza, pero, al fin, en la vuelta 48 entra a repostar. Sus esperanzas se difuminan ahí.
Quizá en ese momento los técnicos de Williams pensaban que, como Ferrari debería volver a boxes para su segunda parada, sus coches podrían ganar la carrera. No hubo caso. Aprovechando los repostajes de Ralf y Juan Pablo Montoya, Barrichello y Schumacher apretaron el paso. Y lo hicieron tanto que, cuando, en las vueltas 61 y 62, los de Ferrari entraron a repostar, tuvieron tiempo de sobra para volver a la pista por delante de sus oponentes.

<

p>A partir de ahí, las pocas vueltas restantes fueron una galopada de Michael Schumacher, que trataba por todos los medios de alcanzar a Barrichello. Enzarzado en la segura contradicción entre sus deseos y las órdenes, el brasileño perdió parte de su ventaja, pero no toda. Cuando llegó a la última curva todavía aventajaba en un segundo al alemán. No le sirvió de nada. El deporte tiene estas extrañas injusticias y no debería ser así.

<

p>Tras Barrichello, entraron en meta unos boquiabiertos Montoya y Ralf Schumacher. El colombiano logró su tercera plaza tras meterse por delante de su compañero en la salida del repostaje. Quinto acabó Fisichella, que corrió todo el rato muy tranquilo, y sexto, puntuando, David Coulthard. Su defensa de esa plaza ante los ataques de Button fue una de las partes más bellas de la carrera.

<

p>Pero mucho más bonita fue la pelea de Villeneuve, que saliendo de muy atrás logró remontar muchas posiciones y acabó peleando por meterse en los puntos. Al final, acabó décimo y doblado, pero tuvo momentos en los que recordó al Villeneuve que fue campeón del mundo.

<

p>De la Rosa, hundido
Los que no son ni sombra de lo que fueron son los hombres de Jaguar. De la Rosa se fue de la carrera en la tercera vuelta después de salirse y sufrir una avería en el embrague y otra en la alimentación. La mala suerte persigue al español, que hace mucho que no acaba una carrera y no consigue sacar nada en claro del maltrecho Jaguar.

<

p>Su compañero, Irvine, aguantó 39 vueltas y también se retiró con el coche en las últimas. A buen seguro que Niki Lauda no esperaba esta vergüenza en el Gran Premio de Austria, su país.

<

p>Ahora, la próxima carrera será en Montecarlo, en la que es, seguro, la prueba más emocionante y hermosa del año. Allí los pilotos son más importantes que los coches, con lo que la historia será muy distinta para todos.

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

El concurso de customización que BMW Motorrad y la Revista Fuel realizan durante los ...

Contar con un neumático todo tiempo como el Bridgestone Weather Control A005 te garan...

SYM se ha consolidado como una de las referencias en el mundo del scooter en nuestro ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...