La Fórmula 1, prisionera de Schumacher

Tiene la competición a su merced. Maniatada y cautiva, la Fórmula 1 es prisionera del hombre más rápido, capaz y depredador que haya conocido este deporte desde la muerte de Ayrton Senna. Su exhibición de hoy en Barcelona deja muy claro lo absoluto de su poder, lo implacable de su musculatura y lo voraz de su hambre de gloria. Nadie puede pararle.
-
La Fórmula 1, prisionera de Schumacher
La Fórmula 1, prisionera de Schumacher

Engalanado y convertido ya en uno de los circuitos más modernos y brillantes del Mundial (así lo ha dicho un boquiabierto Bernie Ecclestone) el Circuit de Catalunya se aprestó este mediodía para asistir a un espectáculo único: la lucha de un hombre contra sus propios límites y el desesperado intento de un puñado de pilotos de élite por seguir su estela.

<

p>Con la vibrante "pole" de ayer, estaba claro que hacía falta un milagro para que el emperador no volviera a exhibirse. Y, por un momento, dio la impresión de que alguna deidad del deporte escuchaba las plegarias de los rivales: en la vuelta de calentamiento el Ferrari de Barrichello se quedaba clavado y el brasileño no podía tomar la salida. Sin su escudero y guardaespaldas, Schumacher parecía más vulnerable. Los hombres de Williams confiaron por un momento en esa supuesta debilidad y en el gran rendimiento de sus neumáticos sobre suelo caliente.... Fue un espejismo. Tras la primera vuelta ya estaba claro quién era el dueño de la carrera y quién ponía las riendas a la Fórmula 1 para llevarla de paseo, al galope fácil, hasta el pesebre de la meta.

<

p>Sin Barrichello, Ralf Schumacher se lanzó como un poseso a por su hermano, seguido de Juan Pablo Montoya. Su persecución sólo tuvo posibilidades en las cuatro o cinco primeras vueltas, cuando el hueco no era tan grande. Después, ya no hubo color: en el décimo paso por meta, el hermano mayor aventajaba al menor en diez segundos...

<

p>El desfile militar de Michael fue apabullante: marcó varias vueltas rápidas y, fiel a su estilo, dobló a casi todo el mundo: sólo cinco hombres más acabaron en su vuelta.

<

p>A la altura de la vuelta 29, la carrera quedó decidida: Ralf Schumacher, tras un cambio de neumáticos, volvía a boxes y perdía allí casi medio minuto y, en la vuelta 35, era humillantemente doblado por su hermano mayor.

<

p>Por detrás de la locomotora roja, Montoya trataba de aguantar el tipo rodando medio segundo más lento en cada vuelta. Después, la batalla estaba centrada en David Coulthard y Jenson Button, peleando por la tercer plaza. El inglés ha empezado a brillar y ya logra excepcionales rendimientos de su Renault, un coche que dará mucho que hablar en años venideros. Al final, el joven inglés tuvo problemas mecánicos y cayó varios puestos para acabar muy retrasado, pero su actuación habla muy bien de sus posibilidades. Por su parte, Coulthard se aprovechó de los problemas de Barrichello, Ralf Schumacher y Button para reivindicar su vieja gloria y subir a un podio que, a priori, tenía imposible.

<

p>Tras Schumacher, Juan Pablo Montoya entró en la meta a 35 segundos, mientras que Coulthard tardó 42,6 segundos más que Schumacher en acabar. El cuarto, a 66 segundos, fue Heidfeld, tras defender con éxito su lugar, Felipe Massa, a 1:18, y Frentzen, a 1:20, cerraron los puntos. A partir de ahí, todos doblados, incluidos Ralf Schumacher y Buttón, con dos y cinco vueltas perdidas respectivamente.

<

p>A partir de ahora, Michael manda con 44 puntos, seguido de Montoya, con 23 y Ralf, que suma 20. Con 21 puntos de ventaja, el emperador alemán ya puede levantar el pie. Aunque se tomase dos carreras de descanso, seguiría como número uno.

<

p>La maldición de De la Rosa
El público español no tuvo opción de divertirse animando a Pedro de la Rosa. En la vuelta número dos de la prueba, el Jaguar se negaba a obedecer las órdenes del catalán, hacía un trompo, perdía parte del alerón trasero y se salía de la pista. De la Rosa parece correr con una maldición sobre los hombros cuando sale al Circuit de Catalunya. No consigue terminar las carreras y siempre se queda fuera por mala suerte.

<

p>De cualquier modo, las opciones del español eran mínimas. Ayer se clasificó decimoséptimo y no porque el Jaguar o él tuvieran problemas. "El coches es muy lento", sentenció resignado. Era su gran premio número 50 y el de Barcelona no ha podido celebrarlo como hubiera deseado.

<

p>Sustos en boxes
Mientras por delante pasaba lo de siempre, la carrera tuvo su propia historia. El incidente más desgraciado sucedió en el box de Williams, donde el mecánico que tenía que indicar a Juan Pablo Montoya que podía arrancar se equivocó al levantar el cartel antes de tiempo, lo volvió a bajar y en un movimiento instintivo adelantó el pie izquierdo para detener el coche y fue atropellado por el colombiano, que también derribó a otros mecánicos, incluido el de la manguera de gasolina. Afortunadamente, el mecánico atropellado no ha sufrido lesiones serias.

<

p>Otra sorpresa la dio el equipo Minardi, que decidió a última hora no tomar la salida ante los problemas de seguridad que aquejan a sus coches, con serios fallos en los alerones. Por tanto, los monoplazas de Stoddart se quedaron fuera.

<

p>La próxima prueba será el Gran Premio de Austria, en el circuito de A1 Ring. Allí, algo raro tiene que pasar para que Michael Schumacher no repita proeza.

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...