El nuevo Ferrari ya gana

En una gran carrera, Michel Schumacher se anotó la segunda victoria del año y esta vez lo hizo ya sobre el monoplaza de 2002. Si quedaba alguna duda sobre la capacidad de este coche, ha sido absolutamente borrada. Ferrari dispone otra vez de una máquina imbatible. También Pedro de la Rosa hizo un gran trabajo con su renacido Jaguar: acabó octavo.
-
El nuevo Ferrari ya gana
El nuevo Ferrari ya gana

El esperado duelo entre Montoya y Schumacher duró unos pocos segundos. Justo lo que tardaron los coches en cubrir la distancia entre la salida y la curva de Senna. Allí, Schumacher se lanzó a cuchillo y adelantó al colombiano, que había partido desde la "pole position". En la maniobra, ambos monoplazas se tocaron y el de Montoya se quedó sin alerón delantero, con lo que tuvo que volver a boxes.

<

p> Con su principal rival fuera de combate a las primeras de cambio, Michael Schumacher hizo lo que más le gusta, exhibirse.

<

p> El coraje de Barrichello

<

p> Parecía ya que Schumacher iniciaba un paseo militar en Interlagos, pero no fue así. Por detrás, enrabietado, deseoso de agradar a un público que le adora, Rubens Barrichello, a bordo del Ferrari de 2001, lanzó un ataque brutal contra las posiciones de Button, Trulli y Ralf Schumacher. Tras marcar una electrizante vuelta rápida, el brasileño logró adelantar al de Williams. Sólo tenía ya por delante a Michael Schumacher...
Los que hablan de sumisión en Ferrari se equivocan. Barrichello, todo descaro y valor, adelantó a su jefe de filas en la vuelta 15. El autódromo José Carlos Pace enloquecía con la evolución de su compatriota y, sin embargo, llegó el desastre. Tras volver a marcar la vuelta rápida, el Ferrari 2001 de Barrichello no pudo más y dejó al brasileño fuera de una carrera que parecía suya. Un fallo hidráulico acabó con las esperanzas de Rubens, que se ha retirado ya ocho veces consecutivas en el Gran Premio de Brasil.

<

p> Sin tiempo para nada, Michael Schumacher volvía a ser líder de la prueba. Pilotando tranquilo, el alemán mandaba un grupo compuesto por su hermano Ralf, Trulli, Coulthard y Button. Sin embargo, en esos momentos la emoción estaba mucho más atrás, en la parte de la carrera donde se encontraba Montoya. Medio enloquecido por tener que bajar los puños tan pronto, el colombiano había vuelto a la carrera y remontaba puestos como si los demás estuviesen parados. En la vuelta 14 era vigésimo y en la 42 había vuelto a la séptima plaza para terminar finalmente quinto tras una lección de pundonor y pilotaje de altísimo nivel.

<

p> Cosa de dos
Al margen de la machada de Montoya, la cabeza era cosa de familia, de la familia Schumacher. Michael mandó en la prueba hasta la vuelta 40, cuando entró a boxes. Una parada muy larga, más de 12 segundos, propició que Ralf se hiciese con el liderazgo de a carrera hasta que le tocó el turno de repostar cinco vueltas más tarde. En ese momento, Michael Schumacher recuperó su posición de cabeza y se limitó a mantener a su hermano a una distancia prudencial. Sin embargo, el pequeño de los Schumacher no estaba por la labor de tirar la toalla y atacó sin tregua a su hermano. Tanto fue así que, pese a cometer un error grave de pilotaje a falta de 10 vueltas, logró recortar terreno y acabó mordiendo el alerón de cola de Michael: en la meta les separó medio segundo.

<

p> El final tuvo mucha emoción, porque la retirada de Trulli, con el motor del Renault reventado, propició un duro duelo entre Button y el alucinante Montoya. Acabaron cuarto y quinto, con un espléndido Mika Salo en sexta posición con su Toyota a gran nivel. Tercero fue David Coulthard, que suma sus primeros puntos del año y logró mantenerse toda la carrera en zona de nadie para acabar en lo alto del podio.

<

p> Renace De la Rosa
Para los aficionados españoles, y para todos en general, la gran sorpresa del día la proporcionó el equipo Jaguar. Y más en particular, Pedro de la Rosa. El catalán ya avisaba el sábado de que su coche estaba mucho mejor. Sin embargo, nadie se esperaba que lograse el segundo mejor crono en la última sesión de la mañana de entrenos libres.

<

p> Con semejante rendimiento, la recuperación de Jaguar dejó de estar en el terreno de la casualidad para convertirse en una amenaza. Crecido, De la Rosa supo defender de maravilla su terreno. Partió undécimo y, pese a que perdió un poco de terreno, acabó viniéndose arriba con mucha inteligencia. Se mantuvo siempre cerca del grupo de cabeza y aprovechó las bajas de última hora para firmar un espléndido octavo puesto. Su compañero Irvine fue séptimo.

<

p> Parece que el Jaguar R3 ya es lo que se esperaba de él. Habrá que confirmar esta recuperación en San Marino. El que sí es lo que esperábamos es el F2002, que nació para ganar y ya lo hace.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...