Schumacher quiere arrasar en Brasil

Llega Brasil, la tercera prueba del campeonato de Fórmula 1 de 2002. La maltratada pista de Sao Paulo será la primera en ver rodar al Ferrari F2002, el nuevo coche de Michael Schumacher. Si con el viejo monoplaza ganó en Australia y remontó 10 puestos en Malasia, con el nuevo nadie sabe hasta dónde puede llegar el campeonísimo alemán.
-
Schumacher quiere arrasar en Brasil
Schumacher quiere arrasar en Brasil

Pese a que se han invertido casi 10 millones de euros en mejorar el destrozado asfalto, Interlagos</font color="#0000CC"> sigue siendo un circuito duro, muy abrasivo para los neumáticos, con un nivel de exigencia altísimo para las motores debido a las elevadas temperaturas. El calor también castiga mucho a los pilotos y a los neumáticos. En la guerra privada Michelin-Bridgestone llevan ventaja los franceses, que rinden mejor con las pistas muy calientes.

<

p> Una de las particularidades de Interlagos es que es una de las dos carreras del calendario donde se gira en contra de las manecillas del reloj, lo que exige mucho de los músculos del cuello de los pilotos, acostumbrados siempre a girar en el otro sentido.

<

p> Construido en 1940, el circuito de Sao Paulo ha estado en el calendario de la Formula 1 desde los años cincuenta y debe gran parte de su éxito y tradición a pilotos locales como Carlos Pace, Emerson Fittipaldi, Nelson Piquet y Ayrton Senna, que se formaron sobre su asfalto. Entre los aficionados brasileños, este autódromo es una auténtica leyenda, y este año, como siempre, lo abarrotarán con su colorido y su ambiente festivo.

<

p> Debuta el F2002
La pasión que existe en Brasil por la Fórmula 1 es casi equivalente a la que sienten por Ferrari. Allí corre, además, Rubens Barrichello, uno de los ídolos de la "torcida" brasileña. En esta ocasión, están de enhorabuena, tanto Barrichello como Schumacher les ofrecen un gran espectáculo. Por un lado, el alemán protagonizará el debú mundial en competición del F2002, el Ferrari de esta temporada. El coche no había estado hasta la semana pasada, por lo que en Australia y Malasia los de Maranello corrieron con el monoplaza de 2001. Pese a estar en teórica desventaja, los de Ferrari demostraron que el nivel alcanzado por aquel coche era ya demasiado para los demás. Schumacher ganó en Australia sin despeinarse y, en Malasia, después de un choque al inicio de la carrera, se rehizo y remontó 13 puestos para acabar tercero por detrás de los Williams.

<

p> Ahora, el mundillo de la Fórmula 1 espera impaciente la llegada del nuevo Ferrari. "Obviamente me puse contento cuando supe que podría utilizar ya el F2002", dice Schumacher, "en Fórmula 1 tienes que avanzar siempre y el nuevo coche ya ha probado que es más rápido que el F2001". Tiene razón el alemán: en los entrenamientos de Barcelona de la semana pasada, el F2002 no dio opción a nadie. "Tengo más opciones de victoria que con el F2001", sentencia el campeón del mundo.

<

p> Por su parte, Barrichello, con el excelente coche del año pasado y muchos elementos del nuevo, tratará de dar por fin una satisfacción a su público. El año pasado no pudo lograrlo y en esta ocasión promete todo el esfuerzo necesario para ofrecer una victoria a su hinchada. Schumacher tiene un coche más rápido, pero el brasileño saldrá muy motivado y, además, contará con un "muleto" en exclusiva para él.

<

p> Williams prepara el golpe
Con el vehículo más potente del Mundial, Williams debería estar en condiciones de ser mejor que Ferrari, pero no es del todo así. Los Williams son potentes pero no tan rápidos como los monoplazas rojos, así que dependen del talento de sus pilotos para lograr éxitos. Y los logran, porque les sobra brillantez.

<

p> Ralf Schumacher logró en Malasia una hermosa victoria y Juan Pablo Montoya estuvo en el podio tras él. Son dos de los hombres más en forma del Mundial y se pasean por los boxes con un aire de superioridad insultante. Son los aspirantes, los únicos que, hasta ahora, han demostrado pegada suficiente para enfrentarse al gigante italiano.

<

p> El año pasado, Montoya, que es colombiano, estuvo a punto de ganar en Interlagos después de un vibrante duelo con Schumacher. Al final, tuvo que retirarse. Conociendo al de Williams, este año pondrá el doble de ardor en su pilotaje para que los muchos aficionados colombianos que se acercan a Sao Paulo se vayan felices a casa.

<

p> Por su parte, el otro equipo grande de los tres grandes, McLaren, no acaba de encontrar el ritmo en esta temporada. El equipo anda algo falto de fiabilidad y no está claro que pueda plantar cara seriamente al sus dos rivales de cabeza. El año pasado, Coulthard logró aquí una importante victoria, pero esta temporada todavía no ha hecho nada reseñable. Su compañero, Raikkonen, parece algo más centrado y ya ha logrado subir al podio en Australia. En Malasia, ambos pilotos se retiraron de la carrera.

<

p> Mejoras para Renault
Después de colocar a Button en un brillante cuarto puesto hace dos semanas, el equipo Renault ha empezado a confiar en sus posibilidades. Su revolucionario motor funciona bien y sus ingenieros han mejorado la aerodinámica de los monoplazas. Con estos cambios, se convierten en claros favoritos para los puntos en Brasil, lo mismo que Jordan y BAR, aunque éste último equipo anda muy atribulado con sus cambios de organización y los recortes de plantilla iniciados.

<

p> Donde todo son parabienes es en Sauber y Toyota. Ambas escuderías están cumpliendo objetivos y todo les sonríe. De los primeros ya se esperaba, después de su gran temporada 2001. De los segundos, no tanto, porque son novatos en la Fórmula 1. De todos modos, su desempeño hasta ahora es ejemplar.

<

p> De la Rosa, listo para sufrir
Aunque anda lejos del grupo que lucha por los puntos, el español Pedro de la Rosa espera completar una buena actuación en Interlagos. En Jaguar han decidido seguir adelante con el coche que han fabricado para 2002, con lo que descartan el regreso al viejo monoplaza. Se habían planteado el cambio ante los malos resultados que ofrece el nuevo, pero, finalmente, no se han decidido.

<

p> De la Rosa se quejaba tras Australia y Malasia de lo ingobernable del Jaguar, con graves problemas de suspensión, dirección y electrónica. Parece que, poco a poco, estas deficiencias empiezan a solucionarse, pero, aun así, el coche verde está muy lejos de su nivel. De la Rosa sabe que le toca sufrir y que terminar la carrera ya será un éxito.

<

p> Además, el español explica que también está preparado para sufrir otro tipo de dolor, el que se produce en el cuello en un circuito de profundos giros a la izquierda, algo poco habitual en la Fórmula 1. "Nuestros músculos del cuello están tan familiarizados con los giros en el sentido del reloj que, en Brasil, sientes realmente dolor", concreta el catalán.

<

p> Si el dengue, una enfermedad tropical que amenaza lejanamente la carrera, no lo impide, el fin de semana será de lo más emocionante. No faltan argumentos para que el guión de este Gran Premio sea de los que convencen. En Autopista Online te lo contaremos todo.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

Vive un día único descubriendo Madrid a los mandos de los nuevos BMW C 400 X y C 400 ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...