Schumacher reina sobre una Fórmula 1 en transformación

La Fórmula 1 acaba de echar el telón en Suzuka, Japón. Sobre su bello circuito, Michael Schumacher se paseó como un triunfal emperador romano en su carro de combate. La competición no tiene secretos para el piloto más completo, audaz y ambicioso del mundo. Sin embargo, el káiser alemán reina sobre un mundo en cambios. La Fórmula 1 es un terreno pantanoso que vive un periodo de transición irreversible.
-
Schumacher reina sobre una Fórmula 1 en transformación
Schumacher reina sobre una Fórmula 1 en transformación

Cuando Michael Schumacher veía la bandera de cuadros de Suzuka se cerraban a la vez la temporada y un periodo de la Fórmula 1 que ya se agrietaba desde hacía años. La máxima categoría del automovilismo encara un futuro incierto en el que se confunden miles de millones de dólares, retransmisiones audiovisuales, enfrentamientos entre fabricantes, guerras de neumáticos, etc. Son tiempos de cambio bajo el gobierno implacable de Michael Schumacher.

<

p> La temporada 2001 será recordada por pocos, pero espectaculares datos. Ha sido la confirmación de que Ferrari y Schumacher son un binomio indestructible. Harto de batir records, el tetracampeón del mundo ha revalidado su título mundial sin oposición y avanza por terrenos sin hoyar. Nadie ha ganado más que él, excepto el legendario, y difunto, Juan Manuel Fangio.

<

p> Este año, Schumacher ha ganado con una autoridad tremenda. Su liderato sólo se vio comprometido en el primer cuarto de la temporada, cuando parecía que los McLaren remontaban el vuelo. Después, apretó a fondo el acelerador y ya no tuvo oposición. Ganó el título cuatro jornadas antes del final y desde entonces vive en una nube de triunfo a la que se van sumando records.

<

p> Nada de esto hubiera sido posible sin la ayuda de un equipo como Ferrari. La mítica escudería italiana vive un momento de esplendor. Sus habituales desórdenes de organización han sido erradicados por la mano de Jean Todt y su coche ha llegado a unos niveles de competitividad inesperados. De momento, no tienen suficientes rivales.

<

p> El ascenso de Williams
El año 2002 será también recordado por el imparable ascenso de la escudería Williams. Superados sus años de oscuridad, los coches de Frank Williams brillan a una altura insospechada. Un motor BMW magnífico y dos pilotos audaces y brillantes, como Juan Pablo Montoya y Ralf Schumacher, son los principales pilares de esta alegre irrupción. También hay que hablar del buen trabajo de Marc Gené como probador, que puso a punto los coches y, sobre todo, la sofisticada electrónica del cambio y el arranque automáticos.

<

p> En los años venideros, Williams será uno de los grandes. Sus coches todavía tienen un tiempo por delante para brillar y el apoyo económico no les va a faltar.

<

p> En cambio, McLaren está en el lado de bajada de la ola. El ascenso de Williams ha coincidido con el inicio de su declive, marcado sobre todo por el mal año de Mika Hakkinen, que ha decidido tomarse un año sabático.

<

p> Deja Hakkinen un vengador de su misma nacionalidad, Kimi Raikkonen. Ha heredado su sitio en McLaren y en 2002 trabajará junto a David Coulthard para recuperar el lugar que correspondió a McLaren en el pasado. Sin embargo, algunas voces empiezan a cuestionar la validez de Coulthard, que, pese a ser segundo en el Mudial, no ha logrado casi nunca batir a Schumacher.

<

p> El equipo germano-británico afronta tiempos difíciles. Deben poner a punto un coche más competitivo que el actual. Tarea difícil ante el poderío de Ferrari.

<

p> Además, el año que viene habrá otro equipo con posibilidades de subir al podio. Será Renault, que abandona ya su parentesco con Benetton y se lanza a por las victorias apelando a su revolucionario motor de apertura en 111º. Este propulsor ha ido mejorando a lo largo del año y en las últimas pruebas ya dio señales de lo que puede llegar a ser.

<

p> Los españoles y el futuro
En Renault estará Fernando Alonso, que deja ya la maltrecha Minardi después de llevar su monoplaza negro a la segunda mejor clasificación del año, el undécimo puesto logrado en Suzuka.

<

p> Aunque todavía no está definitivamente confirmado, el asturiano se irá a Renault para ser probador. Allí tendrá la delicada misión de preparar un coche ganador para el año 2003. La experiencia que acumule con ese prototipo será determinante para su futuro, que es uno de los más prometedores de la Fórmula 1.

<

p> Por su parte, Pedro de la Rosa ha completado un año muy raro. Después de ser despedido de Arrows se fue a Prost, de donde salió precipitadamente para ser probador en Jaguar. Al final, pasó a piloto oficial y logró puntuar. Su trabajo ha sido muy bueno y parece que tiene la confianza de Niky Lauda, con lo que su presencia en la próxima parrilla es casi segura.

<

p> En principio, Marc Gené no ha desvelado cuál será su futuro. Hay rumores que le colocan como piloto de alguna escudería, pero el secretismo lo rodea todo. Es cierto que está bien considerado por su trabajo en Minardi y en Williams, pero no hay nada claro.

<

p> Nuevos tiempos y malos presagios
Con el mercado de fichajes en plena ebullición, la Fórmula 1 encara la temporada 2002, decisiva para su porvenir. Además de la incorporación de un nuevo equipo a la competición, que será Toyota, también habrá nueva reglamentación.

<

p> Desde enero, los ingenieros podrán actuar sobre los coches a través de emisiones de radio, con lo que la sofisticación alcanzará niveles enormes. Ya hay quien dice que los pilotos perderán toda su importancia. También está Niky Lauda, que amenaza con piratear las frecuencias de radio y boicotear los coches rivales. Lauda siempre lucha contra las innovaciones técnicas, pero en este caso ha destapado lo que podría ser puerta de entrada para muchas manipulaciones y trampas.

<

p> Además del reto tecnológico, la Fórmula 1 tiene otras incógnitas que resolver. La más importante habla directamente de su pervivencia en el tiempo. Como se sabe, el conflicto por el control de las retransmisiones deportivas ha estallado y parte de los constructores amenazan con abandonar la disciplina que todavía maneja Bernie Ecclestone. De hecho, bravata o no, han fijado el año 2008 como arranque de una competición paralela. Durante 2002 se sabrá más sobre este asunto. También durante 2002 se decidirá si finalmente sale a la luz la Premiere, esa fórmula para monoplazas con los colores de los equipos de fútbol.

<

p> Con tanto por resolver, la próxima temporada promete muchas emociones. El káiser alemán defenderá su trono, aunque el mundo sobre el que reina viaje tan rápido que cambia cada día. Sin duda será un año para recordar.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

Vive un día único descubriendo Madrid a los mandos de los nuevos BMW C 400 X y C 400 ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...