Fórmula Schumacher

A la Fórmula 1 deberían cambiarle el nombre. O, por lo menos, el apellido. Deberían llamarla Schumacher, en honor a los hermanos que la gobiernan y la controlan a su antojo. Cuando no arrasa el mayor, Michael, está el menor, Ralf, para reclamar lo que ya parecen derechos dinásticos. Su victoria en Canadá, segunda en esta temporada, reivindica su valía como piloto de élite y el imparable resurgir de Williams.
-
Fórmula Schumacher
Fórmula Schumacher

La carrera de Montreal fue desde el principio un asunto intestino de los Schumacher. El de Ferrari, Michael, se valió de su "pole position" para salir en cabeza y marcar el ritmo durante la primera parte de la prueba. Daba la impresión de que nadie impediría su victoria, otra más. Sin embargo, el hermano pequeño ya hace tiempo que le perdió el respeto al mayor. En cuanto éste se despistó, se la jugó.
Fue a la altura de la vuelta 46. Michael rodaba confiado en primera posición y decidió que ya era hora de entrar a boxes. Mientras hacía su parada técnica el mayor, el menor de los Schumacher tiró de manual y de pericia. Sabía que su coche iba muy ligero porque llevaba el depósito casi vacío. Y porque es un Williams, que este año vuelan más que corren. Así que, sin pensárselo mucho, Ralf Schumacher emprendió una feroz excursión en solitario que le llevó a marcar varias vueltas rápidas. Cuando entró a boxes ya tenía suficiente ventaja como para que su hermano mayor no fuera capaz de adelantarle.
Curiosamente, esta misma técnica fue empleada por Hakkinen (hoy tercero) hace un par de carreras. Algo pasa en Ferrari con la estrategia de carrera. Si antes apuntalaban sus éxitos en ella, ahora parece que la tienen algo enmohecida.

<

p>El caso es que, propietario ya de su primer lugar, el pequeño de los dueños de este negocio aceleró sin parar hasta ver la bandera de cuadros. Su hermano acabó segundo, y a otra cosa.
Para que todo fuera rodado, David Coulthard, único capaz de amenazar a Schumacher en el liderato del Mundial, no pudo acabar la carrera: su McLaren volvió a fallar y se quedó sin motor a falta de 13 vueltas.

<

p>Otros dos que no acabaron fueron Rubens Barrichello y Juan Pablo Montoya. El brasileño tuvo una salida de pista cuando iba tercero y amenazaba a Ralf Schumacher. Rehecho del percance, se enzarzó en una remontada de las suyas en la que se llevó hacia arriba a Pedro De la Rosa.
Sin embargo, el brasileño pagaría caro su arrojo y acabaría abandonando la carrera después de un encontronazo con otro que no cede por nada, Montoya. Ambos dijeron adiós a la vez y casi sacan de la pista a De la Rosa.

<

p>El fin de la mala suerte
Muy atento y siempre bien colocado, Pedro Martínez de la Rosa fue escalando posiciones con la táctica siciliana: ver pasar el cadáver del enemigo. Cuando se quisieron dar cuenta sus rivales, el español peleaba con David Coulthard por la cuarta plaza y marchaba con dos puntos en el bolsillo.
Sin embargo, contra pronóstico, el de Jaguar tuvo que pasar otra vez por boxes. Sorprendió a todos esta parada, porque De la Rosa había anunciado una táctica de una sola entrada. Cuando volvió a la pista ya era noveno. Pero supo aprovecharse de las desgracias ajenas. Coulthard abandonó y De la Rosa pasó a ser octavo. Después cayó Trulli. Sólo quedaba por delante Verstappen, que defendía a toda costa su sexta plaza. Tanto encono puso el holandés en su defensa que se le fue de las manos: sobrecargó los frenos y se salió a falta de cuatro vueltas. De la Rosa se veía así sexto y sumaba el primer punto de su retorno a la Fórmula 1.
Es el cuarto punto de su carrera y tiene un sabor especial, porque sirve para apagar los rumores que ponían en duda su futuro como piloto de Jaguar. Ha dejado claro que puede ser mejor que Irvine y que tiene un sitio propio en este deporte.

<

p>Pescando en Canadá
En medio de tanto lío había otros beneficiados: Raikkonen, demostrando de lo que es capaz el Sauber con motor Ferrari, lograba una espléndida cuarta plaza. Lejos quedan ya aquellas ácidas críticas de la pretemporada que le negaban el derecho a correr por ser joven e inexperto...
También se aprovechó otro piloto con motor Ferrari, Jean Alesi, que supo conservar y se metió quinto. Más puntos para una escudería que los necesitaba desesperadamente y que entierra a Minardi en un abismo de soledad como único equipo que aún no ha puntuado.

<

p>Hoy en Minardi han trabajado muy duro y han tenido una de cal y otra de arena. La de cal la ha dado el inverosímil décimo puesto de Tarso Marques, que se ha beneficiado del reguero de coches averiados que ha sido la carrera.
La de arena la ha dado Fernando Alonso. El asturiano tuvo que abandonar muy pronto con problemas en la transmisión de su Minardi. Mala suerte para el joven español, que ha llegado a utilizar cuatro coches en Montreal y le han dejado tirado los cuatro.

<

p>La próxima carrera será dentro de dos semanas en el Gran Premio de Europa. Si todo sigue así, asistiremos a otra disputa familiar.

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...