Desplome de las ventas en Estados Unidos

La confianza de los consumidores estadounidenses ha vuelto a quebrarse después de los tímidos intentos de recuperación de meses pasados. Las ventas de turismos, uno de los principales indicadores macroeconómicos de la primera economía mundial, sufrieron en noviembre un descenso formidable: 9,1 por ciento de caída frente al mes de noviembre de 2001.
-
Desplome de las ventas en Estados Unidos

Las marcas más importantes del país, GM, Ford y Chrysler, fueron las más perjudicadas por este retroceso. De nada sirven sus esfuerzos por atraer al público con descuentos y financiaciones casi gratuitas: los clientes no quieren acelerar su ritmo de compra. General Motors, el gran gigante mundial, se deja un 15,1 por ciento, con unas ventas de 306,140 unidades, muy lejos de las más de 360.000 del noviembre de 2001.

En la misma línea está Ford, con una bajada global para sus marcas del 16,3 por ciento. La firma del óvalo colocó 262,036 vehículos, mientras que hace un año despachaba más de 313.000. Los malos resultados han provocado un inmediato recorte de producción en las fábricas de la compañía, con lo que sólo montará 940.000 unidades en el cuarto trimestre del año, 25.000 menos de lo previsto, y un millón durante el primer trimestre de 2003, un cinco por ciento menos de lo que habían pensado.

DaimlerChrysler acusa menos el golpe y baja “sólo” un 6,9 por ciento, con 178,243 unidades matriculadas. Esta bajada debería haber sido más acusada, pues sólo Chrysler ya cae un 12 por ciento, pero Mercedes, con un ascenso del 7,5 por ciento, logra amortiguar gran parte del estruendo.

El comportamiento de Mercedes es de los mejores entre las marcas europeas. Su mejoría sólo es superada por BMW, que crece sin parar en el mercado estadounidense gracias al Mini y vende un 30,2 por ciento más, con 23,579 unidades vendidas. El grupo Volkswagen, en cambio, no consigue imitar a sus compatriotas y cae un 5,9 por ciento, en una tendencia muy parecida a la que siguen sus ventas en Europa.

Mientras las firmas del Viejo Continente escurren el bulto y salvan los muebles, las japonesas sufren por primera vez un castigo general. Toyota, la gran abanderada de lo nipones en Estados Unidos pierde un 1,4 por ciento, que no es mucho comparativamente, pero sí indica que la crisis es más seria de lo que parece, ya que Toyota no había hecho hasta ahora más que crecer.

Con ella caen Mazda (-18,3 por ciento), Isuzu (-31,7 por ciento), Subaru (-14.7 por ciento) y Mitsubishi (-12,9 por ciento). Sólo Nissan y Suzuki registraron mejorías, con subidas del 2,2 y el 2,5 por ciento respectivamente. Mención aparte para Honda, que parece ajena a toda esta tormenta y sube un 8 por ciento y va camino de cerrar un año récord.

Con este panorama global, los analistas ven complicados los próximos meses. Las marcas seguirán forzando el ritmo de los incentivos y los descuentos, pero su efecto en el público es cada vez menos visible. Estas políticas de precios atacan directamente a los beneficios empresariales y, a medio plazo, provocarán grandes problemas a las compañías, que tendrán que seguir apretando los cinturones. Los recortes de producción anunciados por Ford son la avanzadilla de estos nuevos tiempos duros.

Es cierto que aquel mes de noviembre de 2001 fue un momento especial en el que las matriculaciones se dispararon al calor patriótico del 11 de septiembre. En medio de zozobra, las marcas estadounidenses se inventaron las financiaciones sin intereses y los programas del estilo del “Keep America Rolling”, que incentivaron notablemente las ventas de coches y dieron como resultado un récord de ventas en octubre, noviembre y diciembre.

Ahora, con la guerra contra Irak a punto de empezar y una recesión económica que no se disuelve, la situación es muy distinta. Los consumidores no arriesgan y las compras de coches son el primer síntoma de que algo no va bien.

Durante noviembre pasado, las matriculaciones del mercado más grande del mundo se hundieron un estrepitoso 9,1 por ciento frente a las obtenidas en el mismo mes de 2001. Si entonces se vendieron 1,3 millones de unidades, ahora el registro se queda en 1,2 millones. En lo que va de 2002 se han vendido ya 15,4 millones de vehículos, un 2,9 por ciento menos de lo que se totalizaba hace un año.

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...