El Gobierno pide a Fiat más flexibilidad para cerrar las negociaciones

Ante la ruptura producida ayer en las negociaciones entre Fiat y los sindicatos, el Ejecutivo italiano ha decidido hacer un llamamiento al fabricante. La compañía pretende readmitir sólo a la mitad de los 8.100 trabajadores que serán despedidos temporalmente, por lo que el Gobierno ha pedido al constructor que flexibilice su postura.
-
El Gobierno pide a Fiat más flexibilidad para cerrar las negociaciones

Va a ser difícil cerrar la última ronda de negociaciones sobre el plan de reestructuración de Fiat con un acuerdo que sea satisfactorio para la empresa y los sindicatos. El fabricante prevé recortar 8.100 empleos temporalmente y readmitir después sólo a la mitad de los despedidos, una decisión que ayer provocó que los representantes de los trabajadores abandonaran la mesa de negociaciones, reabierta por mediación expresa del Ejecutivo.

Ante esta situación, el ministro de Trabajo, Roberto Maroni, ha señalado que el fabricante no debe guiarse sólo por el objetivo de “equilibrar las cuentas. En el plan de Fiat falta un componente que mida las consecuencias sociales de la reestructuración”, ha señalado Maroni, que no descartó una intervención directa del Gobierno italiano –aunque no mediante una entrada directa en el capital de la empresa-, si no se llega a un acuerdo antes del jueves, fecha límite.

Por su parte, la sociedad turinesa se ha mostrado dispuesta a retocar su plan, pero sólo en ciertos aspectos, como no cerrar definitivamente la planta siciliana de Termini Imerese y traspasar otros operarios a los fondos temporales de empleo. Dichos fondos, previstos en la ley, estaban garantizados inicialmente por el Ejecutivo, si los recortes no se convertían después en despidos.

Además, el fabricante ha convocado para los días 16 y 17 una junta de accionistas extraordinaria, en la que se decidirá la aprobación de una ampliación de capital con la que hacer frente a las pérdidas. Esta operación no tendrá impacto alguno sobre la deuda consolidada. Asimismo, Fiat ha anunciado que invertirá 570 millones de euros (94.840 millones de pesetas) en el desarrollo de un vehículo de pequeña cilindrada, que se montará en la fábrica polaca de Tychy.

El presidente de Opel, Carl-Peter Forster, ha rechazado una fusión con el constructor italiano, alegando que éste debe solucionar sus problemas antes de pensar en una unión con la casa germana.

En opinión de Forster, según ha asegurado al semanario alemán “Spiegel”, “no se puede depurar una economía por medio de su fusión con otra, cada empresa debe sanearse primero”.

Opel es propiedad de General Motors, que controla el 20 por ciento de Fiat Auto y tiene una opción para hacerse con el resto en 2004. Aunque aún no se ha decidido nada a este respecto, Forster ha asegurado que, en lugar de una fusión, la solución más satisfactoria sería la integración del fabricante en la “familia de GM”, en la que también está incluida Saab.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...