Fuertes caídas de ventas en las marcas líderes

El mes de noviembre ha resultado especialmente duro para las grandes marcas del mercado español. Las tradicionales dominadoras de las ventas, Renault, Peugeot, Citroën, Ford, Opel y Volkswagen acumulan importantes caídas en su volumen de matriculaciones. Se invierte así la tendencia de octubre, que se cerró levemente al alza.
-
Fuertes caídas de ventas en las marcas líderes

Renault, la inamovible líder del mercado español, vendió en noviembre 13.204 unidades, un 0,2 por ciento menos que en el mismo mes de 2001, según los datos de Anfac , la patronal de los fabricantes. Llama la atención que, en octubre, Renault había crecido en ventas un 2,3 por ciento. Su descenso, con ser importante, es el menos llamativo de los que sufren las marcas tradicionalmente muy vendedoras. Así, Volkswagen profundiza su barrena y cae un 6,6 por ciento, casi lo mismo que Audi (-6,4 por ciento). Pero, dentro del grupo VAG, el tropezón más duro es para Skoda, que se deja en el camino un 33,6 por ciento de sus ventas. El caso de Seat también es digno de estudio: en octubre subía un 14,4 por ciento y en noviembre, de pronto, cae un 1,8 por ciento.

El Grupo PSA tampoco hay sonrisas. Peugeot, con 11.117 coches vendidos, mantiene el segundo puesto en el mercado, pero baja un 13,1 por ciento con respecto al mes de noviembre de 2001. Su marca hermana, Citroën, también sufre un importante revés y baja un 10 por ciento.

En Ford, la bajada es del 14,3 por ciento; en Opel, del 10,5; en Saab, del 41,7 por ciento; y en Fiat, un estruendoso 17,9 por ciento para todo el grupo, con bajadas brutales para Lancia (-44 por ciento), Alfa Romeo (-30,3, por ciento) y Fiat (-12,8 por ciento). Curiosamente, su marca más cara, Ferrari, ha logrado remontar un 30 por ciento sus ventas.

Este detalle de Ferrari está en línea con el crecimiento de otras marcas de lujo, como Mercedes, que subió en noviembre un 9,6 por ciento, o Porsche, que ganó un 5,4 por ciento. Estas tendencias confirman que los nombres de prestigio y lujo no saben de qué va la crisis.

Frente al estrépito de las firmas europeas y americanas, que han pasado un mes para olvidar, destaca la fortaleza de Toyota, que parece inmune a los problemas sea cual sea el país. La casa nipona creció en noviembre un 41,2 por ciento tras vender casi 2.000 unidades. Totaliza ya 23.740 en lo que va de año y acapara un dos por ciento de la cuota de mercado, una cifra creciente y cada vez más importante, si tenemos en cuenta que es una marca con poca tradición en España.

Otras japonesas que resisten el temporal son Mitsubishi (+6,8 por ciento) y Honda (+6 por ciento). También Mazda sale fortalecida, con una subida del 18,4 por ciento atribuible al magnífico resultado de su modelo Mazda6. En cambio, nombres con más arraigo, como Nissan y Suzuki, descienden un 35,9 y un 26,9 por ciento, respectivamente.

Las marcas coreanas también se llevan un varapalo y pierden todas, con Hyundai a la cabeza: -30,4 por ciento.

Anfac busca explicaciones para las grandes diferencias que se dan entre este mes de noviembre y el que se cerró en 2001. Dicen los fabricantes que aquel tuvo un día laborable más y que resultó especialmente propicio para el consumo privado. También aluden al tirón que tuvo el final de la peseta, que hizo aflorar mucho dinero negro reinvertido en automóviles.

Sin embargo, las razones reales de esta brusca bajada hay que localizarlas en la situación económica del país, que vive momentos de gran debilidad. Los indicadores económicos se sitúan en posiciones cercanas a las de la crisis de 1992-1993, con fuertes subidas de la inflación, clara desaceleración en el crecimiento y persistencia del desempleo. Todo esto, unido a la incertidumbre que generan la política y las finanzas internacionales está erosionando la confianza de los consumidores y su poder adquisitivo.

Los constructores de coches mantienen desde hace meses una soterrada lucha por defender sus cuotas de mercado, pero lo único que logran es perder margen de beneficios.

Anfac señala también que el batacazo de noviembre podía haber sido mayor, pero se evitó gracias al empuje de las empresas de alquiler de coches, que incrementaron su demanda global en un 26,8 por ciento. Esto refuerza la idea de que el consumo privado se ha contraído.

Así las cosas, Anfac calcula que no habrá recuperación hasta mediado 2003, un año que, en general, será de estabilidad.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

Vive un día único descubriendo Madrid a los mandos de los nuevos BMW C 400 X y C 400 ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...