Los aparcamientos públicos necesitan más tiempo para adaptarse a la ley

El vicepresidente de AEGA (Asociación Española de Garajes y Aparcamientos), Joan Font, ha señalado que los empresarios necesitan tiempo para adaptarse a la ley que regula el sector y, especialmente, al apartado que obliga a expedir tickets que incluyan la identificación del vehículo.
Autopista -
Los aparcamientos públicos necesitan más tiempo para adaptarse a la ley

Según Joan Font, vicepresidente de AEGA (la única patronal del sector, que gestiona 1.100 aparcamientos con unas 250.000 plazas), la obligación de facilitar un recibo en el que figure la identificación del vehículo estacionado se incluyó demasiado tarde en la norma –fue una enmienda propuesta por Automovilistas Europeos Asociados, admitida a trámite hace un mes-, por lo que apenas han tenido tiempo para reaccionar.

Así, a pesar de que la ley de aparcamientos entró en vigor el pasado viernes, en la mayoría de ellos aún no se facilita al conductor un ticket en el que aparezca la matrícula de su coche. En opinión de Font, existe una “desorientación”, ya que, teniendo en cuenta la diversidad de negocios que engloba esta actividad (con pocas empresas controlando muchos garajes y con una gran atomización en los más pequeños), se podrían utilizar distintas fórmulas para cumplir con la obligación impuesta por la norma: desde anotar a mano el número hasta emplear un lector de matrículas. Además, ha señalado que sería necesario crear un reglamento específico que termine con la confusión, pues, hasta ahora, ni siquiera ha sido posible presupuestar la inversión necesaria para cumplir con el requisito.

La nueva ley trae consigo grandes ventajas, pues evitará robos (no se podrá sacar del aparcamiento un vehículo con un recibo distinto al que le corresponda) y, además, el ticket servirá como prueba si el hurto llega a producirse. Por otra parte, mediante un registro paralelo, los garajes no podrán cobrar la máxima estancia en caso de pérdida.

Aunque la norma está ocasionando quebraderos de cabeza, los empresarios la consideran positiva, ya que “reduce la laguna legal existente” y los continuos recursos a los tribunales en los casos de robo o daños al automóvil. Desde el viernes, la ley establece la obligación de “restituir, en el estado en el que le fue entregado, el vehículo y los componentes o accesorios funcionales que se hallen incorporados de forma fija e inseparable”. Sin embargo, sigue sin incluir los objetos que estén en el coche, que podrían ser identificados y dejados en custodia en el aparcamiento siempre que exista esta posibilidad –debidamente anunciada-, mediante el pago de unas tarifas complementarias.

Para Automovilistas Europeos Asociados (AEA), el reglamento, sin embargo, no contempla todos los aspectos que podrían haberse regulado. En primer lugar, los garajes existentes en recintos dependientes de centros comerciales, hoteles o restaurantes han quedado excluidos de la norma. Además, los establecimientos pueden seguir cobrando por fracciones de media hora, en lugar de por el tiempo realmente consumido.

No todo son obligaciones para los dueños de los parkings: los automovilistas también tienen responsabilidades establecidas por la ley. Así, el dueño del vehículo responderá de los daños causados por el conductor, si es una persona distinta. Además, si el coche no se recoge en un plazo de seis meses, será retirado por la grúa. En caso de impago, el garaje tendrá preferencia de retención del automóvil sobre cualquier otra persona.

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

El concurso de customización que BMW Motorrad y la Revista Fuel realizan durante los ...

Contar con un neumático todo tiempo como el Bridgestone Weather Control A005 te garan...

SYM se ha consolidado como una de las referencias en el mundo del scooter en nuestro ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...