Salón Internacional de Frankfurt 2001

Ford ha escogido a la ciudad alemana como plataforma para lanzar al mercado internacional varios modelos. Junto a la nueva generación del sempiterno Fiesta, el fabricante estadounidense desvelará las dos versiones que se añaden a la gama del Focus: el ST170 y el RS.
Autopista -
Salón Internacional de Frankfurt 2001


Para el Salón se ha preparado una edición limitada que combina rasgos de los tres acabados del modelo: Ambiente, Trend y Ghia. Asimismo, hace su presencia el prototipo FCV, el primer Focus propulsado por pila de hidrógeno.

Los coches de célula de combustible, aquellos que usan hidrógeno para producir la electricidad necesaria para que el motor funcione, están de moda. Para el 2004 varias marcas como General Motors, DaimlerChrysler y Honda prometen desarrollar varios modelos de este tipo de automóviles a pequeña escala, siguiendo la estela de Toyota y su Prius. Ford ha sido la primera en anunciar una producción masiva de un modelo con célula de combustible, se tratará de una versión del Focus. Según Bruce Kopf, ingeniero jefe de Th!nk, la división de combustibles alternativos de Ford, “hemos hecho algunos otros vehículos eléctricos que son camiones, por lo que es la hora de desarrollar turismos”. Este Focus tendrá una autonomía de cerca de 100 millas (unos 150 kilómetros) y una potencia comparable a la de los modelos convencionales. Los automóviles de célula de combustible son mucho más caros que los de combustión interna, incluso si se producen en masa. Además, el Focus FVC, que así se llamará el modelo, usará hidrógeno comprimido, una complicación, porque este tipo de gas es volátil, difícil de almacenar y de transportar. Kopf ha señalado que el Focus FCV será vendido para flotas de negocios, que podrán instalar equipos para lograr el hidrógeno de forma más fácil. Para el responsable de Th!nk, el principal reto es reducir el alto coste de los motores de célula de combustible, cosa que Ford no podrá solventar hasta, como mínimo, 2010.

También la familia Mondeo recibe un nuevo integrante, el ST 220, más potente que el resto de compañeros con un motor de 3 litros y seis cilindros en V, que rinde 220 CV.

Por último, Ford muestra un vehículo de carácter urbano basado en la plataforma del Fiesta: el Ford Fusion. Se trata de un vehículo de concepto cuyas principales características son la elevada altura de las plazas respecto al suelo y el pronunciado arco que forma su techo.

Ford ha decidido renovar uno de sus "clásicos": el Fiesta, un modelo que cuenta con más de 10 millones de unidades fabricadas. Ahora, en su cuarta generación, el Fiesta crece en dimensiones, refuerza su equipamiento de seguridad, monta nuevos motores y, sobre todo, su estética es "más Ford que nunca".
Al igual que en otros modelos de la marca, el Fiesta ha guiado su diseño por los cánones del denominado New Edge Design, que ya incorporan el Focus y la nueva versión del Mondeo. Así, este vehículo es, sobre todo, "más Ford".

Según el director de Diseño de Ford Europa, "con el nuevo Fiesta, se han resumido los elementos de diseño que están en el corazón de todos los nuevos coches de Ford Europa hasta conseguir su esencia principal".
Nuevos grupos ópticos aligeran la imagen de un Fiesta que cuenta ahora con mucha más chapa, en detrimento de las zonas acristaladas. En la parte trasera, las luces se colocan verticalmente, bajando desde el techo. Ha incorporado un renovado paragolpes, estrena tiradores de las puertas y espejos exteriores mucho más grandes.
El estilo Ford también se palpa en su interior, ahora con un salpicadero bastante cercano al del Mondeo. Además, puertas adentro, el nuevo Fiesta es mucho más confortable, ya que ha aumentado todas sus medidas.

Crece 8 centímetros de largo, 4 de ancho y 9 de largo. La batalla se incrementa en otros 4 centímetros y las vías delanteras y traseras aumentan 5 y 6 centímetros, respectivamente. Estos números se traducen en mayor espacio para las piernas y, sobre todo, para el maletero, que ahora cuenta con una capacidad de 284 litros, 34 más que su predecesor.
Tendrá una carrocería de cinco puertas y una de tres puertas y se espera producir en Almussafes (Valencia) y Colonia.
Nuevos bríos
El nuevo Fiesta contará con 5 motores diferentes, 4 de gasolina y un TDCi fruto de un acuerdo con el grupo PSA (Peugeot-Citroën). Las mecánicas de gasolina comprenden un 1,3 litros de 8 válvulas de 58 y 68 CV (variará dependiendo del mercado), un 1,4 litros de 16 válvulas que, según la marca, alcanza 78 CV y un 1,6 litros de 16 válvulas de 100 CV.

Con este último motor, el Fiesta se acerca a uno de sus hermanos más deportivos, el Puma. Ford asegura que, gracias a este propulsor, el nuevo Fiesta es capaz de alcanzar los 185 km/h, acelerar de 0 a 100 km/h en 10,8 segundos y todo con un consumo medio de 6,6 litros cada 100 km.

La versión Diesel incorpora un inyección directa fabricado en aluminio de 1,4 litros y 68 CV. Según la marca, con este propulsor, se alcanzarán los 164 km/h y se precisarán 4,3 litros cada 100 km.

Además de potencia, el nuevo Fiesta también ha ganado en seguridad. Ford afirma que su carrocería es un 100 por cien más rígida en deformación y un 40 por ciento en torsión. Este modelo incorporará de serie airbag con dos niveles de inflado para el conductor y el acompañante y ofrecerá como opción la posibilidad de montar los laterales y de cortina, hasta un máximo de 6 airbags.

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...