Sube la tensión por el precio de los carburantes

El precio del combustible continúa aumentando y el conflicto entre los transportistas y el Gobierno parece ya inminente. Mientras los primeros exigen la subida de tarifas y la aplicación de un gasóleo profesional, Fomento vuelve a descartar una reducción de la presión fiscal. El denominado “céntimo sanitario” enfurece aún más a un sector que ya amenaza con movilizaciones.
-
Sube la tensión por el precio de los carburantes
Sube la tensión por el precio de los carburantes

La paciencia se agota entre los transportistas profesionales. El sector comienza a notar ya en su bolsillo los efectos de la continua escalada del precio de los carburantes. En menos de cinco meses (casi desde que comenzara el año), su materia prima, el gasóleo, se ha encarecido entre un 10 y un 12 por ciento, lo que ha supuesto un incremento del 4 por ciento en sus costes de producción. Todo un mazazo difícil de afrontar, sobre todo para las pequeñas y medianas empresas y los conductores independientes.

Ante esta situación, el sector ha comenzado a movilizarse antes de que sea demasiado tarde. Los transportistas de mercancías y de viajeros por carretera plantearon ya el pasado viernes la necesidad de subir tarifas, al tiempo que los agricultores pidieron la aplicación de una rebaja fiscal para compensar el incremento de costes productivos.

El presidente del Comité Nacional del Transporte por Carretera (organismo que representa a todo el sector), Ovidio de la Roza, pidió, por ejemplo, una subida del 3,5 por ciento en las tarifas, mientras que la patronal del transporte de viajeros, Asintra, redujo dicho porcentaje hasta el 3 por ciento.

No obstante, y a falta de un mayor entendimiento en las cantidades exigidas, ambas instituciones coinciden en que deben ser los cargadores los que sufraguen el incremento de tarifas. Sus presidentes recuerdan que en el año 2000, fecha en la que se registró el último máximo histórico en el precio del gasóleo, cargadores y transportistas ya acordaron la aplicación automática de una subida de tarifas del 1,5 por ciento cada vez que el gasóleo subiera en más de 5 puntos.

Mientras tanto, el director general de Transportes por Carretera del Ministerio de Fomento, Juan Miguel Sánchez, encendió ayer un poco más la mecha del conflicto, al descartar nuevamente la posibilidad de bajar la presión fiscal que recae sobre los carburantes, “ni siquiera para los transportistas de mercancías por carretera”.

Asimismo, Sánchez pidió “prudencia y seriedad” a los transportistas para que no sigan reclamando la aplicación de un gasóleo profesional más barato, “ya que sería contraproducente para el sector, porque implicaría una subida de precios”. El director general de Transportes por Carretera recordó, además, que la fiscalidad y los precios en surtidor de los carburantes en España son los más bajos de Europa y aseguró que el gasóleo profesional sólo se puede implantar en el ámbito europeo.

La Unión Europea, sin embargo, permite la puesta en práctica de esta medida, al menos hasta el año 2012. Según la directiva europea sobre fiscalidad energética, “los países de la UE pueden poner en marcha un gasóleo profesional del que se podrían beneficiar los transportistas que lleven camiones de más de 7,5 toneladas o autobuses de las categorías M2 y M3”. En España, además, ofrece también la posibilidad de extender esta iniciativa a los camioneros con vehículos a partir de las 3,5 toneladas y a los taxistas, aunque sólo hasta el año 2008.

La aplicación del polémico “céntimo sanitario”, un gravamen sobre los hidrocarburos aprobado en el nuevo modelo de financiación autonómica para financiar la sanidad, sigue causando un gran malestar en el sector. Ayer mismo, la patronal Fenadismer pidió la suspensión transitoria de este impuesto y recordó que el PSOE, ahora en el Gobierno, lo recurrió en su día ante el Tribunal Constitucional, por lo que “en estos momentos debería ser consecuente”.

Sin embargo, cada vez más comunidades autónomas se suben al carro de la iniciativa. La pasada semana, sin ir más lejos, Cataluña decidió aplicarlo y, desde entonces, las críticas a su Ejecutivo no han cesado. La última ha llegado desde el Área Socioeconómica del Consejo de Trabajo, Económico y Social, compuesto por los sindicatos UGT, CC.OO, que han votado en contra de gravar el precio de la gasolina y el gasóleo con 2,4 céntimos por litro.

<

p> Sin embargo, esta medida adoptada por el Gobierno catalán no ha creado malestar en todos los ámbitos. La Unión de Consumidores de Cataluña (UCC), por ejemplo, está de acuerdo con esta subida del precio del combustible, si se realiza de modo provisional. Según la UCC, "la situación de crisis creada por la guerra de Irak, con sus efectos en la subida del precio del crudo, aconseja sera prudentes en la duración de esta medida especial".

Según los últimos datos aportados por el Boletín Estadístico de Hidrocarburos del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, el consumo de gasóleo de automoción creció un 7,6 por ciento durante el pasado mes de febrero, mientras que la demanda de gasolina se redujo en un 0,6 por ciento. Según la Administración, esta evolución se debe al fenómeno conocido como “dieselización”, es decir, al aumento del parque de automóviles Diesel. En lo que va de año, las matriculaciones de este tipo de vehículos han aumentado en un 25 por ciento.

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...