La industria norteamericana se estanca

Abril se esperaba como un gran mes para el sector automovilístico de Estados Unidos y, sin embargo, no ha aportado más que un gran fracaso. A pesar de la agresiva campaña de incentivos y descuentos, la venta de coches apenas ha aumentado con respecto al pasado año, cuando el país se encontraba inmerso en pleno ataque a Irak.
-
La industria norteamericana se estanca
La industria norteamericana se estanca

La industria automovilística de Estados Unidos no acaba de arrancar, después de un largo año de ralentización. Los principales fabricantes del país lo han intentado ya casi todo y el resultado sigue siendo el mismo: las ventas no caen, pero tampoco aumentan. Digamos que, simplemente, se mantienen.

El dato es bastante más preocupante de lo que parece. Durante el pasado mes de abril, las marcas de automóviles más importantes se embarcaron en una auténtica “guerra” de incentivos. Algunos fabricantes como Ford o General Motors superaron incluso los 3.500 dólares de descuento en determinados modelos, sin obtener ningún resultado a cambio.

Así, según datos de la propia industria, la venta de automóviles durante el mes de abril se cifró en 1,4 millones de unidades, es decir, solamente un 0,8 por ciento más que en el mismo mes del pasado año. Hay que recordar que, por entonces, Estados Unidos se encontraba en plena guerra de Irak y en una situación de fuerte inestabilidad.

Por fabricantes, Ford ha sido el peor parado. El segundo mayor grupo automovilístico del país matriculó el pasado mes un 4,6 por ciento menos de vehículos que en el mismo período de 2003. La caída afectó sobre todo al sector de turismos, donde se vendieron casi un 10 por ciento menos de unidades que el pasado año.

General Motors, por su parte, ha logrado mantener a duras penas su nivel de ventas. El mayor fabricante automovilístico del planta vendió en abril un 1,8 por ciento menos de turismos, pero aumentó las matriculaciones de camiones en casi un 3 por ciento. Por ello, el grupo, aunque es consciente de la actual debilidad de la industria norteamericana, no se ha mostrado especialmente defraudado, ya que la venta de camiones le generan muchos más ingresos que las matriculaciones de turismos.

Los principales analistas del sector confían ahora en una subida del nivel de ventas durante los próximos meses. Sólo así, la industria lograría alcanzar los 17 millones de vehículos vendidos en el conjunto de año, una previsión realizada durante el mes de enero y que ahora parece difícil de alcanzar.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...