El carné por puntos, a debate

No se implantará hasta dentro de un año, pero ya genera confianza. El carné por puntos, la primera medida en materia de Seguridad Vial anunciada por el ministro de Interior, cuenta –por el momento- con la aprobación de la mayor parte del sector. Incluso los transportistas se muestran a favor, aunque piden un régimen especial para profesionales.
-
El carné por puntos, a debate
El carné por puntos, a debate

Las reacciones al anuncio del ministro de Interior, José María Alonso, de implantar en España en menos de un año el carné por puntos no han tardado en llegar. En apenas 48 horas, prácticamente todas las organizaciones del sector (automovilistas y transportistas) y los principales partidos políticos han mostrado ya su posicionamiento con respecto a esta iniciativa. Y la respuesta, por el momento, es casi unánime: aplauso generalizado a una medida que podría contribuir a frenar la alta siniestralidad que registran nuestras carreteras.

De hecho, el anuncio de Alonso no sólo era una de las principales promesas electorales del Partido Socialista. Su principal rival en las elecciones del pasado 14 de marzo y actual líder de la oposición, Mariano Rajoy (PP), también señaló el pasado día 11 de febrero su intención de aplicar el carné por puntos antes de 2005 si llegaba a la Moncloa. También Convergencia i Unió (CiU) abogaba por la implantación de esta medida.

Los nacionalistas catalanes, precisamente, reiteraron ayer su apoyo a la iniciativa. El portavoz de su grupo parlamentario, Josep Antoni Durán i Lleida, presentó por la mañana en el registro del Congreso una proposición no de ley que reclama la modificación de la Ley de Seguridad Vial para que “la introducción del carné por puntos pueda ser efectiva cuanto antes”.

El dirigente catalán señaló que la nueva regulación deberá “favorecer a los buenos conductores y sancionar a los infractores, especialmente a los más reincidentes, y respetar siempre el principio de proporcionalidad en materia sancionadora”. Con estas premisas, CiU confía en que su implantación reduzca la siniestralidad vial entre un tres y un diez por ciento en su primera etapa de vigencia, “como ha ocurrido en Italia, donde -en apenas seis meses en los que lleva en vigor- el número de muertos ha caído en un 18 por ciento y el de heridos en más de 23 puntos porcentuales”.

El portavoz de CiU en el Congreso recordó ayer que España presenta actualmente “uno de los índices de siniestralidad en carretera más elevados de la Unión Europea”. En 2002, por ejemplo, se produjeron en todo el Estado 98.433 accidentes con víctimas y 4.031 siniestros mortales, en los que resultaron heridas más de 152.000 personas y murieron más de 5.300, según los datos de la Dirección General de Tráfico.

Por su parte, las principales asociaciones de automovilistas del país también han mostrado ya su conformidad con la implantación del carné por puntos. Ayer mismo, el Real Automóvil Club de Cataluña (RACC) manifestó, a través de su presidente, Alfons Perona, su total apoyo a una iniciativa que llevan reclamando desde 1994: “El carné por puntos supone una forma más eficaz de penalizar a los infractores reincidentes e inculca una mayor responsabilidad entre los conductores, puesto que los implica más en todo el proceso sancionador e incluye sistemas de reciclaje para los automovilistas”.

También el presidente de Automovilistas Europeos Asociados (AEA), Mario Arnaldo, ha calificado la decisión del Gobierno de “positiva y realizable técnicamente”, aunque lamentó que su entrada en vigor no pueda efectuarse antes de un año, el plazo necesario para llevar a cabo la reforma de la Ley de Seguridad Vial. En este sentido también se han pronunciado el Real Automóvil Club de España (RACE) y el Servicio Catalán de Tráfico.

La única organización de automovilistas que, de momento, ha mostrado su oposición al carné por puntos es el Comisariado Europeo del Automóvil (CEA). Para esta asociación, “la iniciativa vulnera los derechos constitucionales”. “La posibilidad de privar de forma definitiva a los conductores infractores del permiso de conducir es a todas luces inconstitucional y actúa en contra de las libertades públicas por las que tanto se ha luchado”, asegura.

Mientras, el colectivo que en principio podría resultar más perjudicado con la implantación del carné por puntos, los transportistas, también se han mostrado favorable a su aplicación. Las principales asociaciones que aglutinan al sector del transporte en España han confirmado que aplauden todas las iniciativas encaminadas a luchar contra la siniestralidad en las carreteras españolas, aunque con alguna objeción.

En concreto, la Federación Nacional de Asociaciones de Transporte (Fenadismer), la Confederación Española de Transporte por Mercancías (CEMT) y la Confederación Nacional de Organizaciones Empresariales de Transporte por Carretera (Conetrans) exigen al nuevo Gobierno que el futuro sistema diferencie entre el conductor privado y profesional. “Nuestra intención es que se contemple un régimen especial para los transportistas, ya que la retirada del carné de conducir para un conductor profesional supone la pérdida de sus ingresos económicos”, subraya Ovidio de la Roza, presidente de Conetrans.

Fuente: AEA
PÉRDIDA DE 1 PUNTO
Pisar una línea continua.
Exceso de velocidad inferior a 20 km/h.
Utilización indebida del alumbrado.
PÉRDIDA DE 2 PUNTOS
Uso del teléfono móvil.
Exceso de velocidad entre 20 y 30 km/h.
Acelerar impidiendo un adelantamiento.
Parada o estacionamiento en mediana de una autovía.
PÉRDIDA DE 3 PUNTOS
Circular sin motivo por el carril izquierdo.
Exceso de velocidad entre 30 y 40 km/h.
Paradas o estacionamientos en lugares peligrosos.
No utilizar el cinturón de seguridad.
No utilizar el casco.
PÉRDIDA DE 4 PUNTOS
No respetar la señal de Stop o semáforo rojo.
Exceso de velocidad superior a 40 km/h.
PÉRDIDA DE 6 PUNTOS
Alcoholemia igual o superior a 0,8 g/l de sangre.
Negarse a la prueba de alcoholemia.
PÉRDIDA DE 8 PUNTOS
Darse a la fuga en caso de accidente con heridos.
Provocar accidente por alcoholemia.

La Coordinadora de Organizaciones de Transportistas de Cataluña sí ha mostrado su total rechazo al proyecto socialista, “porque el mayor número de horas que pasa el profesional al volante elevan el riesgo de que pueda cometer alguna infracción”.

Por otra parte, un control de velocidad instalado en el polígono industrial del Francolí, en Tarragona, detectó el pasado domingo un Nissan 200 que circulaba a 185 kilómetros por hora en una zona limitada a 50. El conductor fue interceptado poco después y se enfrentará ahora a una sanción de 300 euros y a la posible retirada del carné de conducir. El denunciado podría también ser acusado de un delito contra la seguridad del tráfico.

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...