Más de 31.000 carnés se retiraron en 2003

Durante 2003 se retiraron 31.059 carnés de conducir en España, según ha anunciado la Dirección General de Tráfico (DGT).
-
Más de 31.000 carnés se retiraron en 2003
Más de 31.000 carnés se retiraron en 2003

Esta cifra supone un ligero incremento, respecto a 2002, cuando se retiraron 29.336 permisos, aunque los expertos coinciden en señalar que los jueces siguen sin sacarle partido a la ley, que les permite no sólo retirar la licencia de conducción a los conductores temerarios, sino encerrarlos en prisión.

Las retiradas de carné incluyen delitos como la conducción bajo los efectos del alcohol, la velocidad excesiva, las conductas imprudentes y los accidentes que se hayan saldado con muertos o heridos graves. El 90 por ciento de las suspensiones de los permisos se realizaron por un período de entre uno y tres años. En cuanto a la clasificación por provincias, la de Barcelona es la que posee el récord de retiradas, con un total de 14.236 euros. Tras ella se sitúa Valencia (8.653) y Madrid (8.541).

Según las estadísticas que maneja Tráfico, se penan más las conductas de riesgo para terceros (alcoholemias y excesos de velocidad), que las imprudencias ya cometidas que han tenido como resultado daños personales.

El letrado Joan Xiol, citado por El Periódico, sostiene que los accidentes de tráfico “molestan a los juzgados porque dan trabajo y es mucho más fácil que las aseguradoras pacten y paguen”.

Xiol explica que es muy importante delimitar si el accidente que entra en un juzgado ha sido por una imprudencia leve o grave. En el primer caso, se tramita como falta, en el segundo, como delito. Este último es un porcentaje muy pequeño.

Si se concluye que estamos ante una falta (artículo 621 del Código Penal), normalmente se olvida la vía penal y las víctimas reciben simplemente una indemnización por parte de las aseguradoras. Si hacemos caso a la Ley, el Código Penal, en su artículo 142, castiga el homicidio imprudente cometido con un vehículo a motor con una pena que oscila entre uno y cuatro años de cárcel y hasta seis de privación de carné, algo que, según Xiol, “los jueces normalmente no usan”.

En Cataluña, sin embargo, se quiere acabar con esta tendencia. El fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, José María Mena, dio instrucciones en enero para que sus fiscales soliciten la máxima pena permitida en el Código Penal en los casos más graves, como la duplicación del límite de velocidad y la conducción bajo los efectos del alcohol.

Al mismo tiempo, en Cataluña, el 90 por ciento de los recursos judiciales por sanciones de tráfico son rechazados. De la misma manera, el número de intentos de evitar el pago de sanciones se ha visto reducido desde 1999, a causa de la introducción del abono de costas judiciales en caso de no poseer la razón el que emite el recurso.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...