El radar acecha a los conductores catalanes

La velocidad parece que sigue siendo uno de los problemas principales entre los conductores catalanes. Un problema que quiere atajar el Servei Catalá de Transit y que está saliendo a la luz a través del incremento de multas por exceso de velocidad que han emitido los Mossos d’Esquadra.
Autopista -
El radar acecha a los conductores catalanes
El radar acecha a los conductores catalanes

Las multas por exceso de velocidad en las carreteras catalanas se incrementaron un 42 por ciento en 2003 respecto a 2002. Sin embargo, es más preocupante el hecho de que las sanciones por velocidades excesivas, aquellas que superan en un 50 por ciento el límite que marca la vía: se han multiplicado nada más y nada menos que por cuatro.

Si nos ceñimos a los datos, el año pasado los radares móviles de la policía autonómica catalana multaron en las vías de la región a 88.659 conductores por superar los límites de velocidad establecidos. En 2002, los infractores fueron “sólo” 62.632.

Según el Servei Catalá de Transit (SCT), el número de conductores excesivamente rápidos al volante detectados por el radar móvil ha pasado de 2.179 a 7.437, lo que se considera como algo preocupante.

Los radares fijos comparten la tendencia alcista y fotografiaron casi el triple de automóviles en 2003 que en 2002. En este sentido, el objetivo anunciado por el SCT es potenciarlos y colocar muchos más en Cataluña.

A pesar de esto, Rafael Olmos, director del SCT, no cree que ahora se corra en las carreteras mucho más que años atrás y achaca el espectacular incremento de las infracciones al aumento de la intervención del radar. A su vez, esto ha provocado un aumento de las sanciones por exceso de velocidad, aunque esto, según Olmos, no tiene un afán recaudatorio, sino que persigue el ideal de “cero multas y cero accidentes”.

Por carreteras, la AP-2 es la que registra mayores infracciones a conductores que circulan a velocidades excesivas (más de 180 km/h), mientras que la A-2 es la autovía donde se han producido más sanciones.

Por otra parte, en la ciudad de Barcelona se lucha de forma denodada contra la contaminación acústica, aunque aún los resultados no son tan buenos como cabría esperar. Según datos del Ayuntamiento, en este último trienio se han multado por ruidosos 32.395 vehículos, de los que el 95 por ciento eran ciclomotores o motocicletas. Todos ellos han tenido que adecuarse a los límites sonoros permitidos para volver a circular por las calles de la Ciudad Condal.

Al mismo tiempo, los ciudadanos de Barcelona cuentan con una nueva facilidad para el pago de impuestos relacionados con el automóvil y el abono de multas. Desde ya, la página web del Ayuntamiento de Barcelona, www.bcn.es, ofrece esta posibilidad a los internautas barceloneses, con la ventaja de poder hacerlo desde casa y las 24 horas al día los 365 días del año.

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...