Salón de Detroit, en casa de los Tres Grandes

Mini vive una segunda juventud de manos de BMW. Ahora, el pequeño inglés se propone a conquistar Detroit. Sin embargo, la que protagonizará un verdadero desembarco será Mitsubishi que expondrá uno de los coches más sorprendentes del certamen: el Multi-Activity Vehicle Concept, también conocido por RPM 7000.
-
Salón de Detroit, en casa de los Tres Grandes


El último Mini que se vendió en los Estados Unidos salió del concesionario en 1967. Ahora, bajo la batuta germana de BMW, el pequeño inglés se propone conquistar Detroit, tras haber cruzado, por primera vez en esta nueva etapa, el Atlántico.

Es un poco más grande y potente que el original Mini que hizo las delicias de británicos. BMW le ha dotado de una estructura rígida, los últimos adelantos tecnológicos en seguridad y las suspensiones Mac Pherson.

Mini también lleva la versión deportiva de este vehículo, el Mini Cooper. Este pequeño y veloz coche comenzará montando un motor de 1,6 litros y cuatro cilindros capaz de desarrollar 115 CV. Más adelante está previsto dotarle de un motor de mayor capacidad que sea capaz de desarrollar 150 CV.

Uno de los coches más sorprendentes del certamen llega de la mano de Mitsubishi. Se trata del Multi-Activity Vehicle Concept, también conocido por RPM 7000. Será el debut mundial de este todo terreno que parece hecho para explorar algún planeta lejano. Está animado por un motor colosal con cuatro cilindros, más de 300 CV y dos turbos. El constructor asegura que el comportamiento de esta "bestia" sobre el terreno es comparable al de los Mitsubishi de competición. Calzado con unas imponentes llantas de 19 pulgadas, este vehículo está pensado como una combinación de deportivo y todo terreno.

A su lado se podrá ver el ASX, o Active Sports Crossover, un cinco plazas que mezcla el acabado de un sedán con las prestaciones de un 4x4 extremo. Está dotado con un avanzado sistema de navegación y una plataforma multimedia de comunicaciones que permite la conexión a internet.

Para Pierre Gagnon, responsable de Mitsubishi en Estados Unidos, este coche será más que atractivo para los jóvenes, pues saldrá en un precio que rondará los 3.500.000 pesetas. Teniendo en cuenta el nivel adquisitivo de Estados Unidos, se puede predecir que se venderá bien.

No faltarán tampoco los ya habituales Montero, ni la elegante versión Spyder del Eclipse.

Mientras las grandes y tradicionalistas marcas estadounidenses se atan los machos ante la crisis que viene, compañías dinámicas como Mitsubishi se preparan para un año de crecimiento en sus ventas americanas. Este año piensan matricular este año un cinco por ciento más de los 314.000 coches que vendió el año pasado en aquel país. Ya en 2000 distribuyó un 20 por ciento más que en 1999, año en el que subió un 37 por ciento. Esta progresión de una marca japonesa es sorprendente en un mercado tan localista. Sólo se explica gracias a una acertada estrategia de elección de usuarios.
Detroit, 11 de Enero de 2001

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...