Si hay atascos, ¿se debe pagar el peaje?

La pregunta ya se plantea en Cataluña: si sufrimos un atasco en la autopista, ¿debemos pagar el mismo peaje? No es extraño que la polémica haya saltado en esta comunidad. Según explican, el 67 por ciento de los kilómetros de sus autopistas son de pago. No es de extrañar que muchas veces estén colapsadas.
-
Si hay atascos, ¿se debe pagar el peaje?
Si hay atascos, ¿se debe pagar el peaje?

Todavía está reciente la vuelta de Semana Santa y las retenciones vividas en gran parte de las carreteras. El lunes de Pascua se registraron hasta 30 kilómetros de atascos en la AP-7 a su paso por Tarragona. En el peaje de Martorell (Barcelona) también vivió su particular vía crucis.

Después de esta resaca, llega el momento de los interrogantes. ¿Por qué los conductores tienen que pagar por un servicio que se prestó con deficiencia? ¿Se deben reducir los peajes de las autopistas en caso de atasco, circunstancias de emergencia o temporal?

Para el conseller de Política Territorial y portavoz del Govern, Joaquim Nadal, ha asegurado a una emisora catalana (COM Ràdio) que ha llegado el momento de que las concesionarias “flexibilicen” sus tarifas.

Según ha anunciado Nadal, ya se han producido varias reuniones con los representantes de Acesa, una de las principales concesionarias de la región. Como han precisado, la compañía se ha mostrado dispuesta a estudiar la situación y puede que otras empresas del sector la secunden.

En Cataluña, los peajes son protagonistas de gran parte de la vida política y social. En esta región, el 67 por ciento de los kilómetros de autopistas son de pago. Ese porcentaje apenas es del 20 por ciento en el resto del territorio español. Según denuncian, los conductores no tienen vías alternativas gratuitas.

Por eso, todas las fuerzas políticas han respaldado las propuestas de Nadal. Para Joseph Rull, diputado de CiU en el Parlament, se trata de una medida interesante y que el Congreso debería crear un fondo para la homogeneización y reducción selectiva de los peajes (una idea que se debatió la anterior legislatura, pero que no llegó a imponerse).

<

p>

<

p>

Sólo en 2003, las vías de pago facturaron más de 1.500 millones de euros. Sus ingresos van en aumento: en ese ejercicio, crecieron un 11 por ciento.

Pero, ¿cómo podrían adaptarse las tarifas de los peajes? Una de las medidas que se baraja es que, en estas situaciones, las concesionarias realicen un abono a la cuenta bancaria de los automovilistas. Sin embargo, muchos conductores pagan en metálico y no poseen el sistema de prepago por tarjeta telebanco.

Si estos sistemas de pago instantáneo se popularizan, sería posible adaptar las tarifas según el uso de los conductores. Es el peaje a la carta: las autopistas son más caras en horas punta, se pueden realizar descuentos a los conductores habituales, incluso se puede incrementar la tarifa de aquellos que más contaminan.

No es ciencia ficción. Alemania ya intenta implantar un sistema similar para los transportistas que circulen por sus carreteras. Esperaban que estuviera en marcha en agosto, pero todavía no se conoce cuándo pueda estar en marcha. Al propio ministro de Transportes alemán, Manfred Stolpe, le han llegado a acusar de “incompetente” por este retraso. Sin embargo, se trata de una idea revolucionaria.

Han ideado un sistema de peajes en el que no habrá barreras ni taquillas: los satélites marcarán las tarifas y los transportistas tendrán que pagar según el uso que hagan de la vía. Será más caro circular en horas en que el tráfico sea más denso o por carreteras de alto valor ecológico. El precio variará incluso según la carga que lleven en sus vehículos (las mercancías peligrosas incrementarán considerablemente sus facturas).

Los transportistas podrán pagar previamente –indicando su trayecto en una página web- o deteniéndose en las estaciones de servicio que contarán con diversas centralitas donde realizar el pago (funcionan como cajeros automáticos).

Además, han desarrollado una terminal del tamaño de una radio. Con este aparato, los transportistas no tendrán que parar en ningún momento y todos sus pasos quedarán grabados. Cuesta 300 euros y ha sido desarrollado por la empresa Toll Collect.


No se trata de un territorio de una república ex-soviética, sino de una región con la misma extensión y población que toda Dinamarca junta y que posee una economía fuerte, similar a la de los estados alemanes más punteros.

Eso sí, su red viaria no sale muy bien parada en comparación con la de sus vecinos europeos; se trata de Cataluña.


No te pierdas nuestro reportaje.

Galería relacionada

Peaje alemán

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...