Luz verde al comienzo de las obras en la M-30

Alberto Ruiz Gallardón ya puede comenzar con las obras de soterramiento en la M-30. La Comunidad de Madrid acaba de luz verde; eso sí, con las voces en contra del PSOE y de IU que califican la decisión poco menos que de “cacicada”.
Autopista -
Luz verde al comienzo de las obras en la M-30

Durante los últimos meses –elecciones municipales y autonómicas mediante- se han debatido los graves problemas de tráfico que atormentan día tras a día a los madrileños que transitan por la M-30. Aunque, en principio, cualquier actuación prevista en esta vía de circunvalación no iba a afectar demasiado al tráfico en estas zonas, este requisito previo se ha quedado algo abandonado y, a partir de julio –tras la Boda Real-, las tuneladoras y los obreros estarán presentes en el trazado de la vía, quién sabe si dificultando aún más un tránsito ya de por sí complicado.

Desde los diferentes partidos políticos se han barajado diversas alternativas: enterrar parte del recorrido, poner semáforos en diversos tramos o, incluso, realizar vías alternativas.

<

p> Finalmente, tras la victoria del PP en el Ayuntamiento de la capital y en segunda vuelta (después del escándalo Tamayo-Sáez-Balbás) también en la Comunidad de Madrid, se ha aprobado un proyecto que prevé el soterramiento de diversos tramos y otras ejecuciones a lo largo del trazado (más abajo te lo explicamos en detalle).

<

p> Pues bien, cuando Ayuntamiento y Comunidad ya estaban preparados para el inicio de las obras, desde la oposición se pidió a comienzos de este mismo año un estudio medioambiental. El consistorio de la capital no creía que fuera necesario, porque se trata de una vía urbana –desde que en febrero el Ministerio de Fomento la transfirió- y este tipo de infraestructuras no necesitan de este estudio para su ejecución. La Comunidad de Madrid estaba de acuerdo con no hacer el documento medioambiental, pero pidió la confirmación al Consejo de Estado, que el pasado viernes 30 dio luz verde al proyecto.

<

p> Sin embargo, esta aprobación depende de dos puntos. Por una parte, el Ejecutivo de Gallardón debe cumplir 28 condiciones previas –condiciones medioambientales- con el objetivo de garantizar la protección del medioambiente. Por otra, la Confederación Hidrográfica del Tajo tiene que autorizar las obras. Algunos de los trazados previstos pueden afectar al cauce del río Manzanares. En ese caso, el Ministerio de Medio Ambiente tendría que autorizar las obras.

El PSOE no está de acuerdo con esta decisión y, puesto que ahora está en el Gobierno y posee la cartera de Medio Ambiente, puede negarse a esa obra. Aunque es poco probable que se oponga, sí ha anunciado que seguirá muy de cerca las obras para que no se produzca ninguna infracción. Para Cristina Narbona, ministra de Medio Ambiente, la M-30 “es una vía rápida y, como tal, debería someterse al procedimiento de declaración de impacto ambiental, partir de la idea de que es una vía urbana, altera y trastorna el análisis que se lleva a cabo”. Narbona quiere dejar claro que las declaraciones de impacto medioambiental “no son un obstáculo como se está dando a entender a la opinión pública, sino que se trata de una manera de mejorar los proyectos”. Estas declaraciones de la ministra llegan después de las acusaciones que el Partido Popular ha vertido sobre socialistas e IU después de que éstos últimos solicitasen a la Unión Europea un estudio medioambiental para las obras, con el fin de mejorar el proyecto, no de ponerle trabas.

Izquierda Unida tampoco está de acuerdo con esta aprobación y la califican de “cacicada” de la presidenta de la Comunidad de Madrid, para favorecer al alcalde de la capital de su mismo partido. En palabras de la portavoz de IU al diario El País, “esto es una cacicada orquestada entre Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz Gallardón. La exención [del estudio medioambiental] culmina una serie de despropósitos con otro mayor, y con la excusa de un dictamen que, hasta el momento, no conocemos, a pesar de que somos parte personada en el proyecto".

<

p> Entre los condicionantes que ha puesto la Comunidad al Ayuntamiento se encuentran varios informes hidrogeológicos, de contaminación atmosférica y acústica, otros acerca de cómo afectará al tráfico, varios para mantener el cauce del río y la reforestación de las zonas una vez terminadas las obras. El Ayuntamiento tendrá que nombrar un director ambiental en las obras que rendirá cuentas frente a la institución presidida por Esperanza Aguirre cada tres meses.

Hasta 15 actuaciones están previstas en la M-30, aunque 4 de ellas tendrán que esperar aún al visto bueno de la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT), que aún podría tardar unos 20 días. No hay prisa: hasta que no acabe la Boda Real, Gallardón no tenía previsto ponerse manos a la obra. Es decir, si la CHT da su aprobación, las tuneladoras llegarán a la M-30 en el tiempo previsto, en julio de este mismo año.

<

p> El faraónico proyecto del Consistorio madrileño (en la imagen instantánea de las reuniones explicativas de dicho proyecto) prevé el soterramiento de parte del trazado sur de la M-30 entre el puente de San Isidro y el puente de la Princesa y de la avenida de Portugal hasta la glorieta de S. Vicente –en total unos 15 km- en unos tres años y con un coste de 609 millones de euros- Estas actuaciones están pendiente de la CHT, además de la conexión de Embajadores con la M-40 y el denominado by-pass sur entre la unión de la M-30 con la A-3 hasta la mencionada conexión de Embajadores. Estas obras tienen presupuestado un coste de 1.612 millones de euros y un plazo de ejecución entre 18 y 30 meses.

<

p> Las obras que ya están aprobadas y que no dependen de nadie para el comienzo de su ejecución son las que llevarán a cabo en la zona norte de la vía de circunvalación. Entre ellas se encuentra el by-pass norte –entre la avenida de la Ilustración y el nudo de Costa Rica, de unos 10 km y con un presupuesto de 1.444 millones de euros-, el acceso a la avenida de la Ilustración por la M-607, el nudo de la Paloma, el de la A-2 y las conexiones entre los nudos Sur y Manoteras, A-3 y O’Donnell. El plazo de ejecución de todas estas obras no será nunca inferior a 15 meses y tienen presupuestos entre 25 y 474 millones de euros, dependiendo de la zona.

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Hamilton pilotó la Yamaha de Rossi y Valentino condujo el Mercedes de Lewis...

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...