Descienden los delitos en las carreteras catalanas

El incremento de la presión policial en las carreteras catalanas comienza a dar sus frutos. Según fuentes de la Guardia Civil, el número de robos en las mismas se redujo el año pasado entre un 30 y un 40 por ciento. Las fuerza de seguridad, sin embargo, no se dejan llevar por la euforia: se mantendrán en alerta.
-
Descienden los delitos en las carreteras catalanas

El sargento de la Guardia Civil Pedro Luna, responsable del Grupo Operativo de Autopistas, ha establecido una relación directa entre el descenso de la delincuencia en las carreteras catalanas y el aumento de la presión policial y la presencia continua de patrullas, tanto de la Benemérita como de los Mossos d’Esquadra.

Durante 2003 se denunciaron 400 robos en las autopistas catalanas, de los que el 62 por ciento se cometieron en áreas de servicio y el 38 por ciento restante, en la misma autopista. Estos datos suponen un descenso del 30 por ciento respecto a los obtenidos en 2002. La tendencia parece que se mantiene en este 2004. Para demostrarlo, Luna ha puesto el ejemplo los datos obtenidos en el mes de febrero, cuando se denunciaron 19 robos, “cuando años atrás en un solo mes tramitábamos hasta 60”.

En cuanto a los responsables de este tipo de delitos, la famosa “banda de los peruanos” sigue liderando el ránking, con un 90 por ciento de los hurtos denunciados y con especial querencia a robar a ciudadanos extranjeros. Les siguen la “banda de los teloneros”, especializados en robar de noche en camiones aparcados en áreas de descanso, y nuevos grupúsculos de reciente aparición.

Éstos últimos utilizan documentación falsa y se hacen pasar por policías para dar el alto a conductores, registrarlos para comprobar si el dinero que llevan es falso y, bajo el pretexto de comprobarlo, “les despluman en un santiamén”.

Las fuerzas policiales se han quejado de que las detenciones que realizan (21 en 2003) no sirven para nada. “Llevas al detenido ante el juez y, aunque quiera meterlo en prisión, el fiscal no aparece para pedir el ingreso en la cárcel, porque la mayoría de los delitos son hurtos, con alguna agresión”. “No es de extrañar”, añadió el sargento Luna, “que si hoy detenemos a uno y pasa a disposición judicial, queda en libertad y pasado mañana lo volvemos a detener”.

Este vacío legal provoca que el agente sienta gran impotencia, puesto que ve que su trabajo queda en balde.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

Vive un día único descubriendo Madrid a los mandos de los nuevos BMW C 400 X y C 400 ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...