La fábrica de Renault-Villaverde: filón inmobiliario

Pelotazo inmobiliario. La fábrica madrileña de Renault Vehículos Industriales en Villaverde ha protagonizado muchas páginas de la historia de la automoción española. Sin embargo, su cierre está anunciado. ¿Por qué? Un posible pelotazo inmobiliario podría estar detrás de esta decisión.
-
La fábrica de Renault-Villaverde: filón inmobiliario
La fábrica de Renault-Villaverde: filón inmobiliario

Ahora su suelo está calificado como de uso industrial, pero sus terrenos podrían servir para construir viviendas. Si tenemos en cuenta que la fábrica de Villaverde (ahora en propiedad de Volvo, aunque es conocida porque, en virtud del acuerdo entre las dos marcas, Renault ha venido fabricando en ella sus vehículos industriales) tiene 144.000 metros cuadrados, que cada metro cuadrado edificable vale unos 1.200 euros y que se podrían construir más de 2.500 viviendas, el resultado es todo un pelotazo inmobiliario. El cierre de la planta podría servir para que el fabricante se engrosase más de 240 millones de euros.

Los portavoces de la sociedad conjunta (registrada como Volvo AB) no entran en valoraciones. Sin embargo, se sabe que no abandonarán Madrid. Abrirán otra planta en otro lugar, probablemente dedicada a la fabricación de cigüeñales. A cambio, el Ayuntamiento podría revalorizar sus anteriores terrenos.

Pero no sólo habrá problemas de mudanzas. Ahora la planta da trabajo a 593 personas, la mayoría dedicada a montar camiones. En la futura fábrica, sólo habrá sitio para 150 empleados. Es decir, tendrán que recortar el 75 por ciento de su plantilla.

Según la compañía, el cierre de la planta de Villaverde responde a un plan de reestructuración que afectará a todo el grupo. Su objetivo, simple y llanamente mejorar su competitividad.

Cuenta atrás para un cierre de una fábrica histórica. Fundada en 1952 por Eduardo Barreiros, llegó a emplear a más de 14.000 personas. Trabajó bajo el nombre de Chrysler, después de Talbot, de Peugeot y de Renault. Ahora, es propiedad de Volvo.

En los últimos años, varios fabricantes de automóviles han vendido, cedido o traspasado sus diversas sedes en la capital. Es un negocio muy rentable, por el que no dudan en mover a su plantilla de un lugar a otro.

También hay otra fábrica de “las históricas” en peligro (y no por sus resultados económicos). Se trata de la planta de Citroën en Vigo. Hace meses se comentó que la compañía podría cerrarla si el Celta de Vigo lleva a cabo sus planes para transformar el estadio de Balaídos en un gran centro comercial. Para la marca gala, este cambio “amenaza la supervivencia” de la fábrica. El gran problema que ve Citroën a esta operación urbanística es la cantidad de tráfico rodado que generaría.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

Vive un día único descubriendo Madrid a los mandos de los nuevos BMW C 400 X y C 400 ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...