Los sindicatos rechazan el ERE en Volkswagen

Aún no se conocen los efectos concretos que el plan de ahorro de Volkswagen tendrá sobre su planta en Navarra, pero los problemas comienzan a surgir. El viernes, la dirección de la factoría presentó un Expediente de Regulación de Empleo de 21 días que ha sido rechazado por los sindicatos.
-
Los sindicatos rechazan el ERE en Volkswagen
Los sindicatos rechazan el ERE en Volkswagen

La planta de Volkswagen en Navarra no encuentra la tranquilidad. La semana pasada, la multinacional anunció la puesta en marcha del plan ForMotion, destinado a ahorrar 2.000 millones de euros en dos años. En este proyecto se incluyen recortes de empleo mediante prejubilaciones que, en principio, no afectarán a la factoría de Landaben.

Sin embargo, el respiro ha durado poco, ya que la dirección de la fábrica ha presentado un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que suspendería durante 21 días los contratos de toda la plantilla (4.500 personas). Juan Antonio Cabrero, de UGT, lo ha calificado de “desproporcionado”, mientras que José María Molinero, de CCOO, ha recordado a la empresa que “aún dispone de siete días de bolsa; resulta sorprendente que, antes de hacer uso de ellos, se adopte esa medida”.

UGT y CCOO han recordado que existen unos acuerdos de flexibilidad firmados por la planta de Landaben en 2002. Éstos han permitido a la planta hacer uso de la “bolsa” de días y declarar no laborables tres jornadas en abril. Además, la empresa dispone de otros siete días que pueden utilizarse para paralizar la producción ante una posible caída en las ventas, de ahí que los representantes de los trabajadores no vean necesaria la presentación del expediente.

Por su parte, la empresa argumenta que los días solicitados son un plazo preventivo que no espera agotar. Esto eliminaría la necesidad de pedir nuevos expedientes posteriormente. El responsable de comunicación de la factoría, Pablo Mendívil, ha asegurado que los acuerdos de flexibilidad suscritos hace dos años van a evitar la adopción de medidas más drásticas ahora.

De momento, la pelota está en el tejado del Gobierno foral, que debe dar una respuesta en 15 días. Al no contar con la aprobación de los sindicatos, la Administración navarra abrirá una ronda de consultas y tomará una decisión en abril. Durante este plazo, la empresa y los sindicatos pueden sentarse a negociar. En espera de la resolución, el consejero de Industria, José Javier Armendáriz, ha manifestado que el Ejecutivo no puede hacer una valoración política del ERE, sino analizarlo “con todo rigor”.

Armendáriz también ha anunciado que la decisión de la compañía está justificada en la huelga que ha convocado el sector del metal de Navarra para el día 30. El expediente, que ha tenido en cuenta la futura evolución del mercado (cuya tendencia, afirman, es negativa), “se ha anticipado al efecto que tendrá” este paro, que podría causar el desabastecimiento de los proveedores.

Los dirigentes sindicales han señalado el peso que tiene en esta huelga la diferencia de criterios sobre la flexibilidad. Molinero ha indicado que, para CCOO, ésta no puede plantearse en un convenio sectorial: debe ser concretada en cada empresa según sus circunstancias. Esta tesis también ha sido defendida por Cabrero, quien ha argumentado que es necesario negociar “teniendo en cuenta la realidad de cada compañía”.

Hay que tener en cuenta que Volkswagen Navarra es la única planta española que concentra toda su actividad en la fabricación de un único modelo: el Polo. En 2004, la manufactura llegará a 230.000 unidades, pero, si la empresa aplica el ERE, la producción apenas alcanzará los 200.000 vehículos. Esto ha hecho que los sindicatos se preocupen por el tejido empresarial que rodea a la factoría: centenares de compañías que suministran amortiguadores, frenos, direcciones… y que dan trabajo a 15.000 personas. El expediente obligaría a estas firmas a ajustarse al calendario de la planta navarra y podrían no estar preparadas para ello.

Al menos, parece que el duro plan de ahorro planeado por Volkswagen, que recortará en todo el mundo 5.000 empleos indirectos (es decir, aquellos que no tienen que ver con la fabricación del coche), no afectará a las instalaciones navarras y tampoco a las que Seat -que forma parte de la multinacional- posee en Barcelona.

<

p> Así, las factorías españolas evitan las peores medidas establecidas por ForMotion, el proyecto que llevará a la automovilística a ahorrar 2.000 millones de euros en los próximos dos años.

<

p> Sin embargo, las plantas situadas en nuestro país tendrán que poner su granito de arena en esta operación. Así, Landaben deberá reducir un 5 por ciento los costes de personal indirecto en Pamplona, así como los gastos generales de fabricación, que tendrán que rebajarse un 20 por ciento.

Según la empresa, el primero de los objetivos se conseguirá gracias a los planes de prejubilación ya pactados en los convenios colectivos, por lo que no hará falta recurrir a “medidas extraordinarias”. En lo que respecta a los costes de fabricación, VW Navarra actuará sobre la logística, el transporte (mediante la eliminación del tránsito innecesario de piezas y vehículos), el consumo de energía y la detección de averías en la maquinaria, entre otros aspectos.

Las medidas adoptadas por Volkswagen están motivadas por la significativa caída de ventas respecto al período anterior y por la falta de liquidez. La compañía ha tenido que solicitar préstamos bancarios para la realización de nuevas inversiones.

<

p> El 28 por ciento del coste de fabricación de cada vehículo corresponde a la mano de obra, a la logística y a los costes generales de fábrica, el apartado en el que VW pretende reducir gastos.

Seat tampoco debe preocuparse por el plan de despidos, aunque seguirá aplicando el programa de rejuvenecimiento de la plantilla a través del “contrato relevo”: sustituir a los empleados más veteranos (que se acogen a prejubilaciones parciales) por otros más jóvenes.

<

p> La dirección de la empresa en Barcelona también estudia aplicar un recorte de gastos de 100 millones de euros, con lo que contribuirá al plan de ahorro de la multinacional, aunque no afectará al desarrollo de nuevos modelos ni a las inversiones en más productos.

<

p> Seat está inmersa en la negociación de su convenio colectivo, que quiere lograr un nuevo marco de flexibilidad. Aquí se incluye la introducción de la semana laboral variable de entre cuatro y seis días. El objetivo de la empresa es adaptar las jornadas a la demanda del mercado, evitando así la acumulación de “stocks” o la falta de suministro a la red comercial. Además, ha propuesto su apertura los 365 días del año.

<

p> Sin embargo, estas disposiciones han sido rechazadas por los sindicatos, que están dispuestos a aceptar medidas de “flexibilidad puntual”, como el sistema de “crédito horario”, hasta un total de 240 horas por trabajador. Esto supondría tener un colchón para cubrir puntas de producción o etapas de menos trabajo. De momento, sólo existe un principio de acuerdo sobre el trabajo en grupos, la nueva forma de organización que se aplicará en Martorell.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...