Volvo V50

La marca sueca está comenzando a mostrar su cara más joven en sus últimas creaciones: el S40 y el recién llegado V50 son buena muestra de ello. Compactos, musculosos y, sobre todo, muy deportivos, quieren atraer a un público cuya edad esté comprendida entre los 30 y los 40 años. ¿Puede un vehículo familiar interesar a este grupo de conductores? Uno como éste, sí.
-
Volvo V50
Volvo V50

Aunque el rasgo que más nos ha impresionado del V50 son sus cualidades dinámicas, lo cierto es que su orientación familiar, de vehículo destinado a recorrer extensas rutas, se hace patente desde el mismo momento en el que abrimos la puerta y nos asomamos a su interior.

Asientos cómodos, un puesto de conducción en el que es muy sencillo obtener la postura correcta y una elevada calidad en los acabados son los rasgos más destacados del habitáculo. Sólo echamos en falta unos retrovisores exteriores algo más grandes. La segunda juventud que busca Volvo ha llevado a la marca a adoptar en este Station Wagon una original solución que ya presentó en el S40: la zona inferior de la consola central deja su parte trasera “al aire” y permite aprovechar este hueco para guardar diversos objetos. El panel delantero de la consola, que “esconde” este espacio a la vista, puede solicitarse con un acabado transparente, que nos permitirá ver los componentes electrónicos que hacen funcionar el equipo de sonido o el climatizador.

El plano de carga es bajo (46 milímetros más que en el V40), lo que facilitará la colocación del equipaje en un maletero con una capacidad de 417 litros. Cuando necesitemos transportar objetos largos, podremos abatir los asientos traseros y obtener un espacio de carga plano, cuyo volumen sobrepasará los 1.300 litros.

En el equipamiento de serie del modelo se ha potenciado la seguridad. Volvo anuncia que la rigidez de la carrocería ha aumentado un 34 por ciento, pero no es el único detalle que se destina a la protección de los ocupantes. Además de los sistemas anti-latigazo cervical, el de información al conductor IDIS (que retrasa las llamadas al teléfono integrado en el vehículo si detecta que se está realizando un adelantamiento o una frenada brusca), o los múltiples airbags, el V50 cuenta con un dispositivo que recuerda a los ocupantes de las plazas traseras –obviamente, también a los de las delanteras-, que deben ponerse el cinturón de seguridad. Además, este Volvo puede equiparse, por primera vez en la marca sueca, con el sistema “Keyless Drive”, que permite abrir, cerrar y poner en marcha el vehículo sin utilizar una llave. Sólo es necesario un Dispositivo de Autorización Pasiva (PAD, en sus siglas en inglés) para activar, incluso, la alarma.

El plano de carga es bajo (46 milímetros más que en el V40), lo que facilitará la colocación del equipaje en un maletero con una capacidad de 417 litros. Cuando necesitemos transportar objetos largos, podremos abatir los asientos traseros y obtener un espacio de carga plano, cuyo volumen sobrepasará los 1.300 litros.

La automovilística se ha marcado un objetivo de ventas de 74.000 unidades anuales para el V50, cuyo mayor mercado se situará en Alemania. En nuestro país, podrían matricularse 2.500 unidades este año. Hay que tener en cuenta que los primeros V50 no comenzarán a entregarse hasta abril y que, después del verano, llegarán varios motores, por lo que podrían superarse las 6.000 operaciones anuales en España cuando pasen 3 ó 4 años. Su precio irá desde los 21.600 euros de la versión 1.6 hasta los 38.300 del T5 AWD; encontrarás el coste detallado en el siguiente cuadro.

Aunque el rasgo que más nos ha impresionado del V50 son sus cualidades dinámicas, lo cierto es que su orientación familiar, de vehículo destinado a recorrer extensas rutas, se hace patente desde el mismo momento en el que abrimos la puerta y nos asomamos a su interior.

Asientos cómodos, un puesto de conducción en el que es muy sencillo obtener la postura correcta y una elevada calidad en los acabados son los rasgos más destacados del habitáculo. Sólo echamos en falta unos retrovisores exteriores algo más grandes. La segunda juventud que busca Volvo ha llevado a la marca a adoptar en este Station Wagon una original solución que ya presentó en el S40: la zona inferior de la consola central deja su parte trasera “al aire” y permite aprovechar este hueco para guardar diversos objetos. El panel delantero de la consola, que “esconde” este espacio a la vista, puede solicitarse con un acabado transparente, que nos permitirá ver los componentes electrónicos que hacen funcionar el equipo de sonido o el climatizador.

El plano de carga es bajo (46 milímetros más que en el V40), lo que facilitará la colocación del equipaje en un maletero con una capacidad de 417 litros. Cuando necesitemos transportar objetos largos, podremos abatir los asientos traseros y obtener un espacio de carga plano, cuyo volumen sobrepasará los 1.300 litros.

En el equipamiento de serie del modelo se ha potenciado la seguridad. Volvo anuncia que la rigidez de la carrocería ha aumentado un 34 por ciento, pero no es el único detalle que se destina a la protección de los ocupantes. Además de los sistemas anti-latigazo cervical, el de información al conductor IDIS (que retrasa las llamadas al teléfono integrado en el vehículo si detecta que se está realizando un adelantamiento o una frenada brusca), o los múltiples airbags, el V50 cuenta con un dispositivo que recuerda a los ocupantes de las plazas traseras –obviamente, también a los de las delanteras-, que deben ponerse el cinturón de seguridad. Además, este Volvo puede equiparse, por primera vez en la marca sueca, con el sistema “Keyless Drive”, que permite abrir, cerrar y poner en marcha el vehículo sin utilizar una llave. Sólo es necesario un Dispositivo de Autorización Pasiva (PAD, en sus siglas en inglés) para activar, incluso, la alarma.

El plano de carga es bajo (46 milímetros más que en el V40), lo que facilitará la colocación del equipaje en un maletero con una capacidad de 417 litros. Cuando necesitemos transportar objetos largos, podremos abatir los asientos traseros y obtener un espacio de carga plano, cuyo volumen sobrepasará los 1.300 litros.

La automovilística se ha marcado un objetivo de ventas de 74.000 unidades anuales para el V50, cuyo mayor mercado se situará en Alemania. En nuestro país, podrían matricularse 2.500 unidades este año. Hay que tener en cuenta que los primeros V50 no comenzarán a entregarse hasta abril y que, después del verano, llegarán varios motores, por lo que podrían superarse las 6.000 operaciones anuales en España cuando pasen 3 ó 4 años. Su precio irá desde los 21.600 euros de la versión 1.6 hasta los 38.300 del T5 AWD; encontrarás el coste detallado en el siguiente cuadro.

Galería relacionada

Volvo V50 maletero

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...