Seat presenta el Tango, un prototipo de roadster

Después del Salsa, llega el Tango. En esa línea latino-folklórica que Volkswagen ha destinado a su marca más “deportiva”, los responsables de Seat acaban de terminar un prototipo de cabriolet que se llamará Tango y se pondrá de largo en el Salón de Frankfurt, en septiembre.
-
Seat presenta el Tango, un prototipo de roadster

Biplaza, minimalista y radical. Estos tres adjetivos describen perfectamente el carácter de este coche, un vehículo pensado para divertirse al límite conduciendo. Lógicamente, es un proyecto y no está prevista su fabricación en serie.

Los diseñadores de Seat, bajo la batuta de Walter de Silva, han querido rescatar el espíritu de los roadster de los años 50 y 60, coches de gran potencia y diseños arriesgados, hechos para correr sin más preocupaciones. Es un claro continuador de las líneas marcadas con el Salsa, el último prototipo que había elaborado la fábrica de Martorell.

En una línea de trabajo muy limpia, el Tango aparece desprovisto de cualquier elemento superfluo. Es un cabrio puro que exhibe sólidos tubos de aluminio en bruto para amoldar la estructura del habitáculo, biplaza, por supuesto.

Se ha tomado la base de lo que será el nuevo Ibiza, pero se ha recortado un poco la longitud, que se queda en 3,69 metros y, sobre todo, la batalla, de 2,20 metros. Diciendo que mide 1,18 metros de altura ya nos hacemos una buena idea de cómo debe ser el coche.

Para construirlo, se ha evolucionado el “cockpit” que utilizan los Seat WRC de competición. Así, la compleja construcción tubular Safety Skeleton sirve de protección para los ocupantes y también hace de punto de anclaje para unas suspensiones de esquema similar al del Ibiza Cupra R: McPherson delante y eje de efecto direccional detrás. Ambos ejes llevan un tarado que Seat describe como “especial”. El carácter deportivo lo subrayan unos potentes frenos Brembo.

Al ir solidariamente unidos a la estructura, los asientos no pueden reglarse longitudinalmente. A cambio, para modificar la postura de conducción, el eje pedalier sí se puede acercar o alejar, algo que ya estaba presente en el Salsa. Además, el volante y los relojes, que van unidos, también pueden cambiar su posición.

Para mover esta inusitada máquina, Seat ha recurrido a un motor de 1.800 centímetros cúbicos, turbo y 180 CV a 5.600 rpm, el mismo que monta el Ibiza Cupra R.

Con esta máquina por corazón, Seat anuncia unas prestaciones que colocan al coche en una velocidad punta de 235 km/h y una aceleración de cero a cien en siete segundos.

Seat quiere destacar un detalle elegantemente resuelto, el de la iluminación. Se ha optado por montar faros carenados, pero sin carcasa interior, dejando a la vista su estructura interna. Tanto la luz de cruce como la de carretera, de xenon, disponen de orientación del haz en función del giro del coche.

Para los antiniebla se ha recurrido a “leds” integrados en la moldura central de la parrilla delantera, mientras que en la parte trasera se utiliza fibra óptica.

Concretamente la zaga del coche es una de las zonas más bellamente resueltas, con luces y logotipo integradas en un triángulo invertido que encuentra su vértice inferior en la espectacular salida rectangular del tubo de escape.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...