La temporalidad laboral preocupa al sector

El sector automovilístico prevé un duro año en 2004. El 75 por ciento de los trabajadores de la automoción firmará en los próximos meses los nuevos convenios laborales. Mientras los sindicatos exigen una menor temporalidad de los empleos, los principales fabricantes siguen pidiendo más flexibilidad de producción. Conflictos como el vivido en Nissan se repetirán a lo largo del año.
-
La temporalidad laboral preocupa al sector

Renault, Nissan, Seat, Opel o PSA encaran en las próximas semanas las negociaciones finales de sus convenios colectivos. Sindicatos y trabajadores, por un lado, y fabricantes automovilísticos por otro, esperan obtener beneficios de los condiciones laborales, una situación que en la mayoría de ocasiones genera conflicto.

A pesar de que ambas partes consideran que los acuerdos son positivos para todos, los sindicatos ya han avisado de que establecer un período de paz laboral pasa exclusivamente por reducir la temporalidad de los empleos del sector, así como por recibir garantías de mantener la actual producción. En estos términos se ha pronunciado, Antonio Ruiz Ocaña, responsable de Automoción de UGT en una entrevista concedida al diario El Mundo: “Las plantas españolas ya han superado el debate de la flexibilidad, pero lo que hace falta ahora es controlar cómo se ejerce esa flexibilidad”.

Para Ruiz Ocaña, la reducción de contratos temporales será el gran caballo de batalla de las próximas negociaciones, ya que “en la actualidad el 21 por ciento de los trabajadores del sector no tienen estabilidad en sus empleos”. Aún así, el dirigente sindical confía en que no aumenten los conflictos, debido a que “la producción, al menos, está asegurada para los próximos dos años y tenemos claro que hay que ajustar más los calendarios al mercado”.

Desde Comisiones Obreras, por su parte, se exige que los nuevos acuerdos mantengan el poder adquisitivo de las plantillas y que se reduzcan las jornadas para crear más puestos de trabajo. Máximo Blanco, responsable de Automoción de la central, destaca que su deseo es obtener el compromiso firme de que “los fabricantes traerán nuevos modelos a las plantas españolas, para evitar el traslado de producción a otros mercados”.

Estas demandas, sin embargo, contrastan con las iniciativas anunciadas ya por muchas empresas. Renault, por ejemplo, quiere elevar la tasa de contratos temporales hasta cerca del 30 por ciento de su plantilla, mientras los sindicatos admiten un máximo del 10 por ciento. El presidente de Opel España, Juan José Sanz, ha advertido también que su objetivo es “reducir costes, aumentar el valor añadido y adaptarse a la demanda del mercado”.

Un caso aparte es el de Nissan, donde la paz laboral parece difícil en estos momentos. La empresa ha propuesto ya congelar los salarios durante los próximos cuatro años y elevar la productividad un 20 por ciento con un nuevo calendario laboral. Si no se aplican estas medidas, sobrarán –según el fabricante- más de 600 trabajadores en 2006. Las negociaciones, por tanto, se prevén muy duras a lo largo del año.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

Vive un día único descubriendo Madrid a los mandos de los nuevos BMW C 400 X y C 400 ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...