Fiat Idea 1.3 16v Multijet

Nuevas soluciones para nuevos tiempos. La propuesta de Fiat en el recién inaugurado segmento de los pequeños monovolúmenes pretende dar soluciones a un público que necesite amplitud, modularidad y agilidad con una notable economía de mantenimiento.
-
Fiat Idea 1.3 16v Multijet
Fiat Idea 1.3 16v Multijet

Inicialmente la gama española está compuesta por una mecánica de gasolina de 1,4 litros y 95 CV de potencia (en otros mercados europeos se ofrece también una de 1,2 litros y 80 CV) así como los Diesel JTD Multijet de 1,3 y 1,9 litros de capacidad, con potencias de 70 y 100 CV respectivamente, todas ellas conocidas ya en el Punto.

Las diferentes motorizaciones se encuentran repartidas en tres niveles de acabado, denominados Active, Dynamic y Emotion (los dos primeros con la posibilidad de añadirles el paquete Plus, que comprende aire acondicionado y espejos retrovisores exteriores pintados del mismo color de la carrocería -en el básico- y, además, faros antiniebla en el Dynamic).

Desde el nivel inferior se incluyen elementos como el ABS y los airbag delanteros, volante regulable en altura y profundidad, elevalunas eléctricos delanteros, asiento posterior partido y deslizante, cierre centralizado con mando a distancia, radio CD o paragolpes pintados del color de la carrocería, etc.

La lista de opciones es casi interminable y contempla un nutrido repertorio de llantas de aleación en medidas de 15 y 16 pulgadas, lunas traseras oscurecidas, barras longitudinales de techo, climatizador bizona, techo panorámico, sensor de presión de los neumáticos, diferentes equipos de sonido, navegador, ayuda de aparcamiento, sistema de encendido automático de luces y limpiaparabisas, etc.

De momento sólo se ofrece la caja de cambios manual de cinco marchas asociada a todas las versiones, aunque está previsto que a partir del mes de marzo pueda acompañar a las dos menos potentes –en gasolina y Diesel- una caja automática robotizada, por 630 euros. Lo que sí se ofrece en toda la gama, independientemente de la mecánica y el nivel de terminación, es el sistema de dirección eléctrica Dualdrive, que permite una mayor asistencia –en modo City-, para favorecer la comodidad en uso urbano y en maniobras de aparcamiento.

Durante la toma de contacto tuvimos la oportunidad de conducir la versión más pequeña Diesel, el 1.3 16v Multijet que también anima al Panda y Punto, además de a sus “primos” Agila y Corsa. La verdad es que nos ha sorprendido gratamente. No es un derroche de fuerza –70 CV- para un modelo tan voluminoso como el Idea, pero permite moverle con bastante agilidad. Como ya comentamos en su momento en la prueba del Punto con esta misma mecánica, se nota bastante el carácter multiválvula de este motor, pues permite extraer un plus de energía cuando se han superado las 3.500 revoluciones, situación poco común en las mecánicas de ciclo Diesel.

Este pequeño Multijet, de sólo 1.251 cm3, anuncia una potencia máxima de 70 CV a 4.000 rpm y un par máximo de 18,3 mkg a 1.750 rpm, unos valores bastante elevados si tenemos en cuenta la capacidad del del propulsor. Cuenta con sistema common rail de control electrónico, turbocompresor e intercooler y culata de cuatro válvulas por cilindro con doble árbol de levas accionado por cadena –sin mantenimiento hasta los 250.000 km-.

Los principales elementos mecánicos no varían respecto a los empleados en el Punto, excepto las suspensiones, que han sido taradas específicamente para este modelo.

Un aspecto que no nos gustó demasiado en el Punto y que en esta versión nos ha parecido normal ha sido la dirección eléctrica (posiblemente porque la unidad probada del Idea contaba con llantas y neumáticos opcionales de mayor medida), menos sensible y con un tacto más agradable.

Las suspensiones, tirando a blanditas, resultan bastante cómodas para un uso normal interurbano, aunque provocan bastante balanceo de la carrocería cuando se circula con más ímpetu por zonas viradas.

En lo referente a la capacidad dinámica, el motor Multijet ofrece más de lo que nos esperábamos inicialmente. La aerodinámica, el peso (1.200 kg) y la potencia no permiten grandes alharacas, pero sí mantener unos niveles de dinamismo muy aceptables. La capacidad para acelerar se refleja en el cronómetro, donde anuncia más de 15 segundos para alcanzar los 100 km/h. No obstante, una vez que se ha alcanzado un crucero elevado, no resulta especialmente difícil mantenerlo; eso sí, habrá que jugar con el cambio para que el motor no caiga en exceso de vueltas.

En cuanto a la economía de mantenimiento, todavía no hemos tenido la oportunidad de medir los consumos en diferentes situaciones, pero si recurrimos a los anunciados por la marca, son realmente bajos, con cifras de 6,2 l/100 km en ciclo urbano, 4,5 en extraurbano y 5,1 en uso mixto.

Inicialmente la gama española está compuesta por una mecánica de gasolina de 1,4 litros y 95 CV de potencia (en otros mercados europeos se ofrece también una de 1,2 litros y 80 CV) así como los Diesel JTD Multijet de 1,3 y 1,9 litros de capacidad, con potencias de 70 y 100 CV respectivamente, todas ellas conocidas ya en el Punto.

Las diferentes motorizaciones se encuentran repartidas en tres niveles de acabado, denominados Active, Dynamic y Emotion (los dos primeros con la posibilidad de añadirles el paquete Plus, que comprende aire acondicionado y espejos retrovisores exteriores pintados del mismo color de la carrocería -en el básico- y, además, faros antiniebla en el Dynamic).

Desde el nivel inferior se incluyen elementos como el ABS y los airbag delanteros, volante regulable en altura y profundidad, elevalunas eléctricos delanteros, asiento posterior partido y deslizante, cierre centralizado con mando a distancia, radio CD o paragolpes pintados del color de la carrocería, etc.

La lista de opciones es casi interminable y contempla un nutrido repertorio de llantas de aleación en medidas de 15 y 16 pulgadas, lunas traseras oscurecidas, barras longitudinales de techo, climatizador bizona, techo panorámico, sensor de presión de los neumáticos, diferentes equipos de sonido, navegador, ayuda de aparcamiento, sistema de encendido automático de luces y limpiaparabisas, etc.

De momento sólo se ofrece la caja de cambios manual de cinco marchas asociada a todas las versiones, aunque está previsto que a partir del mes de marzo pueda acompañar a las dos menos potentes –en gasolina y Diesel- una caja automática robotizada, por 630 euros. Lo que sí se ofrece en toda la gama, independientemente de la mecánica y el nivel de terminación, es el sistema de dirección eléctrica Dualdrive, que permite una mayor asistencia –en modo City-, para favorecer la comodidad en uso urbano y en maniobras de aparcamiento.

Durante la toma de contacto tuvimos la oportunidad de conducir la versión más pequeña Diesel, el 1.3 16v Multijet que también anima al Panda y Punto, además de a sus “primos” Agila y Corsa. La verdad es que nos ha sorprendido gratamente. No es un derroche de fuerza –70 CV- para un modelo tan voluminoso como el Idea, pero permite moverle con bastante agilidad. Como ya comentamos en su momento en la prueba del Punto con esta misma mecánica, se nota bastante el carácter multiválvula de este motor, pues permite extraer un plus de energía cuando se han superado las 3.500 revoluciones, situación poco común en las mecánicas de ciclo Diesel.

Este pequeño Multijet, de sólo 1.251 cm3, anuncia una potencia máxima de 70 CV a 4.000 rpm y un par máximo de 18,3 mkg a 1.750 rpm, unos valores bastante elevados si tenemos en cuenta la capacidad del del propulsor. Cuenta con sistema common rail de control electrónico, turbocompresor e intercooler y culata de cuatro válvulas por cilindro con doble árbol de levas accionado por cadena –sin mantenimiento hasta los 250.000 km-.

Los principales elementos mecánicos no varían respecto a los empleados en el Punto, excepto las suspensiones, que han sido taradas específicamente para este modelo.

Un aspecto que no nos gustó demasiado en el Punto y que en esta versión nos ha parecido normal ha sido la dirección eléctrica (posiblemente porque la unidad probada del Idea contaba con llantas y neumáticos opcionales de mayor medida), menos sensible y con un tacto más agradable.

Las suspensiones, tirando a blanditas, resultan bastante cómodas para un uso normal interurbano, aunque provocan bastante balanceo de la carrocería cuando se circula con más ímpetu por zonas viradas.

En lo referente a la capacidad dinámica, el motor Multijet ofrece más de lo que nos esperábamos inicialmente. La aerodinámica, el peso (1.200 kg) y la potencia no permiten grandes alharacas, pero sí mantener unos niveles de dinamismo muy aceptables. La capacidad para acelerar se refleja en el cronómetro, donde anuncia más de 15 segundos para alcanzar los 100 km/h. No obstante, una vez que se ha alcanzado un crucero elevado, no resulta especialmente difícil mantenerlo; eso sí, habrá que jugar con el cambio para que el motor no caiga en exceso de vueltas.

En cuanto a la economía de mantenimiento, todavía no hemos tenido la oportunidad de medir los consumos en diferentes situaciones, pero si recurrimos a los anunciados por la marca, son realmente bajos, con cifras de 6,2 l/100 km en ciclo urbano, 4,5 en extraurbano y 5,1 en uso mixto.

Inicialmente la gama española está compuesta por una mecánica de gasolina de 1,4 litros y 95 CV de potencia (en otros mercados europeos se ofrece también una de 1,2 litros y 80 CV) así como los Diesel JTD Multijet de 1,3 y 1,9 litros de capacidad, con potencias de 70 y 100 CV respectivamente, todas ellas conocidas ya en el Punto.

Las diferentes motorizaciones se encuentran repartidas en tres niveles de acabado, denominados Active, Dynamic y Emotion (los dos primeros con la posibilidad de añadirles el paquete Plus, que comprende aire acondicionado y espejos retrovisores exteriores pintados del mismo color de la carrocería -en el básico- y, además, faros antiniebla en el Dynamic).

Desde el nivel inferior se incluyen elementos como el ABS y los airbag delanteros, volante regulable en altura y profundidad, elevalunas eléctricos delanteros, asiento posterior partido y deslizante, cierre centralizado con mando a distancia, radio CD o paragolpes pintados del color de la carrocería, etc.

La lista de opciones es casi interminable y contempla un nutrido repertorio de llantas de aleación en medidas de 15 y 16 pulgadas, lunas traseras oscurecidas, barras longitudinales de techo, climatizador bizona, techo panorámico, sensor de presión de los neumáticos, diferentes equipos de sonido, navegador, ayuda de aparcamiento, sistema de encendido automático de luces y limpiaparabisas, etc.

De momento sólo se ofrece la caja de cambios manual de cinco marchas asociada a todas las versiones, aunque está previsto que a partir del mes de marzo pueda acompañar a las dos menos potentes –en gasolina y Diesel- una caja automática robotizada, por 630 euros. Lo que sí se ofrece en toda la gama, independientemente de la mecánica y el nivel de terminación, es el sistema de dirección eléctrica Dualdrive, que permite una mayor asistencia –en modo City-, para favorecer la comodidad en uso urbano y en maniobras de aparcamiento.

Durante la toma de contacto tuvimos la oportunidad de conducir la versión más pequeña Diesel, el 1.3 16v Multijet que también anima al Panda y Punto, además de a sus “primos” Agila y Corsa. La verdad es que nos ha sorprendido gratamente. No es un derroche de fuerza –70 CV- para un modelo tan voluminoso como el Idea, pero permite moverle con bastante agilidad. Como ya comentamos en su momento en la prueba del Punto con esta misma mecánica, se nota bastante el carácter multiválvula de este motor, pues permite extraer un plus de energía cuando se han superado las 3.500 revoluciones, situación poco común en las mecánicas de ciclo Diesel.

Este pequeño Multijet, de sólo 1.251 cm3, anuncia una potencia máxima de 70 CV a 4.000 rpm y un par máximo de 18,3 mkg a 1.750 rpm, unos valores bastante elevados si tenemos en cuenta la capacidad del del propulsor. Cuenta con sistema common rail de control electrónico, turbocompresor e intercooler y culata de cuatro válvulas por cilindro con doble árbol de levas accionado por cadena –sin mantenimiento hasta los 250.000 km-.

Los principales elementos mecánicos no varían respecto a los empleados en el Punto, excepto las suspensiones, que han sido taradas específicamente para este modelo.

Un aspecto que no nos gustó demasiado en el Punto y que en esta versión nos ha parecido normal ha sido la dirección eléctrica (posiblemente porque la unidad probada del Idea contaba con llantas y neumáticos opcionales de mayor medida), menos sensible y con un tacto más agradable.

Las suspensiones, tirando a blanditas, resultan bastante cómodas para un uso normal interurbano, aunque provocan bastante balanceo de la carrocería cuando se circula con más ímpetu por zonas viradas.

En lo referente a la capacidad dinámica, el motor Multijet ofrece más de lo que nos esperábamos inicialmente. La aerodinámica, el peso (1.200 kg) y la potencia no permiten grandes alharacas, pero sí mantener unos niveles de dinamismo muy aceptables. La capacidad para acelerar se refleja en el cronómetro, donde anuncia más de 15 segundos para alcanzar los 100 km/h. No obstante, una vez que se ha alcanzado un crucero elevado, no resulta especialmente difícil mantenerlo; eso sí, habrá que jugar con el cambio para que el motor no caiga en exceso de vueltas.

En cuanto a la economía de mantenimiento, todavía no hemos tenido la oportunidad de medir los consumos en diferentes situaciones, pero si recurrimos a los anunciados por la marca, son realmente bajos, con cifras de 6,2 l/100 km en ciclo urbano, 4,5 en extraurbano y 5,1 en uso mixto.

Inicialmente la gama española está compuesta por una mecánica de gasolina de 1,4 litros y 95 CV de potencia (en otros mercados europeos se ofrece también una de 1,2 litros y 80 CV) así como los Diesel JTD Multijet de 1,3 y 1,9 litros de capacidad, con potencias de 70 y 100 CV respectivamente, todas ellas conocidas ya en el Punto.

Las diferentes motorizaciones se encuentran repartidas en tres niveles de acabado, denominados Active, Dynamic y Emotion (los dos primeros con la posibilidad de añadirles el paquete Plus, que comprende aire acondicionado y espejos retrovisores exteriores pintados del mismo color de la carrocería -en el básico- y, además, faros antiniebla en el Dynamic).

Desde el nivel inferior se incluyen elementos como el ABS y los airbag delanteros, volante regulable en altura y profundidad, elevalunas eléctricos delanteros, asiento posterior partido y deslizante, cierre centralizado con mando a distancia, radio CD o paragolpes pintados del color de la carrocería, etc.

La lista de opciones es casi interminable y contempla un nutrido repertorio de llantas de aleación en medidas de 15 y 16 pulgadas, lunas traseras oscurecidas, barras longitudinales de techo, climatizador bizona, techo panorámico, sensor de presión de los neumáticos, diferentes equipos de sonido, navegador, ayuda de aparcamiento, sistema de encendido automático de luces y limpiaparabisas, etc.

De momento sólo se ofrece la caja de cambios manual de cinco marchas asociada a todas las versiones, aunque está previsto que a partir del mes de marzo pueda acompañar a las dos menos potentes –en gasolina y Diesel- una caja automática robotizada, por 630 euros. Lo que sí se ofrece en toda la gama, independientemente de la mecánica y el nivel de terminación, es el sistema de dirección eléctrica Dualdrive, que permite una mayor asistencia –en modo City-, para favorecer la comodidad en uso urbano y en maniobras de aparcamiento.

Durante la toma de contacto tuvimos la oportunidad de conducir la versión más pequeña Diesel, el 1.3 16v Multijet que también anima al Panda y Punto, además de a sus “primos” Agila y Corsa. La verdad es que nos ha sorprendido gratamente. No es un derroche de fuerza –70 CV- para un modelo tan voluminoso como el Idea, pero permite moverle con bastante agilidad. Como ya comentamos en su momento en la prueba del Punto con esta misma mecánica, se nota bastante el carácter multiválvula de este motor, pues permite extraer un plus de energía cuando se han superado las 3.500 revoluciones, situación poco común en las mecánicas de ciclo Diesel.

Este pequeño Multijet, de sólo 1.251 cm3, anuncia una potencia máxima de 70 CV a 4.000 rpm y un par máximo de 18,3 mkg a 1.750 rpm, unos valores bastante elevados si tenemos en cuenta la capacidad del del propulsor. Cuenta con sistema common rail de control electrónico, turbocompresor e intercooler y culata de cuatro válvulas por cilindro con doble árbol de levas accionado por cadena –sin mantenimiento hasta los 250.000 km-.

Los principales elementos mecánicos no varían respecto a los empleados en el Punto, excepto las suspensiones, que han sido taradas específicamente para este modelo.

Un aspecto que no nos gustó demasiado en el Punto y que en esta versión nos ha parecido normal ha sido la dirección eléctrica (posiblemente porque la unidad probada del Idea contaba con llantas y neumáticos opcionales de mayor medida), menos sensible y con un tacto más agradable.

Las suspensiones, tirando a blanditas, resultan bastante cómodas para un uso normal interurbano, aunque provocan bastante balanceo de la carrocería cuando se circula con más ímpetu por zonas viradas.

En lo referente a la capacidad dinámica, el motor Multijet ofrece más de lo que nos esperábamos inicialmente. La aerodinámica, el peso (1.200 kg) y la potencia no permiten grandes alharacas, pero sí mantener unos niveles de dinamismo muy aceptables. La capacidad para acelerar se refleja en el cronómetro, donde anuncia más de 15 segundos para alcanzar los 100 km/h. No obstante, una vez que se ha alcanzado un crucero elevado, no resulta especialmente difícil mantenerlo; eso sí, habrá que jugar con el cambio para que el motor no caiga en exceso de vueltas.

En cuanto a la economía de mantenimiento, todavía no hemos tenido la oportunidad de medir los consumos en diferentes situaciones, pero si recurrimos a los anunciados por la marca, son realmente bajos, con cifras de 6,2 l/100 km en ciclo urbano, 4,5 en extraurbano y 5,1 en uso mixto.

Inicialmente la gama española está compuesta por una mecánica de gasolina de 1,4 litros y 95 CV de potencia (en otros mercados europeos se ofrece también una de 1,2 litros y 80 CV) así como los Diesel JTD Multijet de 1,3 y 1,9 litros de capacidad, con potencias de 70 y 100 CV respectivamente, todas ellas conocidas ya en el Punto.

Las diferentes motorizaciones se encuentran repartidas en tres niveles de acabado, denominados Active, Dynamic y Emotion (los dos primeros con la posibilidad de añadirles el paquete Plus, que comprende aire acondicionado y espejos retrovisores exteriores pintados del mismo color de la carrocería -en el básico- y, además, faros antiniebla en el Dynamic).

Desde el nivel inferior se incluyen elementos como el ABS y los airbag delanteros, volante regulable en altura y profundidad, elevalunas eléctricos delanteros, asiento posterior partido y deslizante, cierre centralizado con mando a distancia, radio CD o paragolpes pintados del color de la carrocería, etc.

La lista de opciones es casi interminable y contempla un nutrido repertorio de llantas de aleación en medidas de 15 y 16 pulgadas, lunas traseras oscurecidas, barras longitudinales de techo, climatizador bizona, techo panorámico, sensor de presión de los neumáticos, diferentes equipos de sonido, navegador, ayuda de aparcamiento, sistema de encendido automático de luces y limpiaparabisas, etc.

De momento sólo se ofrece la caja de cambios manual de cinco marchas asociada a todas las versiones, aunque está previsto que a partir del mes de marzo pueda acompañar a las dos menos potentes –en gasolina y Diesel- una caja automática robotizada, por 630 euros. Lo que sí se ofrece en toda la gama, independientemente de la mecánica y el nivel de terminación, es el sistema de dirección eléctrica Dualdrive, que permite una mayor asistencia –en modo City-, para favorecer la comodidad en uso urbano y en maniobras de aparcamiento.

Durante la toma de contacto tuvimos la oportunidad de conducir la versión más pequeña Diesel, el 1.3 16v Multijet que también anima al Panda y Punto, además de a sus “primos” Agila y Corsa. La verdad es que nos ha sorprendido gratamente. No es un derroche de fuerza –70 CV- para un modelo tan voluminoso como el Idea, pero permite moverle con bastante agilidad. Como ya comentamos en su momento en la prueba del Punto con esta misma mecánica, se nota bastante el carácter multiválvula de este motor, pues permite extraer un plus de energía cuando se han superado las 3.500 revoluciones, situación poco común en las mecánicas de ciclo Diesel.

Este pequeño Multijet, de sólo 1.251 cm3, anuncia una potencia máxima de 70 CV a 4.000 rpm y un par máximo de 18,3 mkg a 1.750 rpm, unos valores bastante elevados si tenemos en cuenta la capacidad del del propulsor. Cuenta con sistema common rail de control electrónico, turbocompresor e intercooler y culata de cuatro válvulas por cilindro con doble árbol de levas accionado por cadena –sin mantenimiento hasta los 250.000 km-.

Los principales elementos mecánicos no varían respecto a los empleados en el Punto, excepto las suspensiones, que han sido taradas específicamente para este modelo.

Un aspecto que no nos gustó demasiado en el Punto y que en esta versión nos ha parecido normal ha sido la dirección eléctrica (posiblemente porque la unidad probada del Idea contaba con llantas y neumáticos opcionales de mayor medida), menos sensible y con un tacto más agradable.

Las suspensiones, tirando a blanditas, resultan bastante cómodas para un uso normal interurbano, aunque provocan bastante balanceo de la carrocería cuando se circula con más ímpetu por zonas viradas.

En lo referente a la capacidad dinámica, el motor Multijet ofrece más de lo que nos esperábamos inicialmente. La aerodinámica, el peso (1.200 kg) y la potencia no permiten grandes alharacas, pero sí mantener unos niveles de dinamismo muy aceptables. La capacidad para acelerar se refleja en el cronómetro, donde anuncia más de 15 segundos para alcanzar los 100 km/h. No obstante, una vez que se ha alcanzado un crucero elevado, no resulta especialmente difícil mantenerlo; eso sí, habrá que jugar con el cambio para que el motor no caiga en exceso de vueltas.

En cuanto a la economía de mantenimiento, todavía no hemos tenido la oportunidad de medir los consumos en diferentes situaciones, pero si recurrimos a los anunciados por la marca, son realmente bajos, con cifras de 6,2 l/100 km en ciclo urbano, 4,5 en extraurbano y 5,1 en uso mixto.

Galería relacionada

Fiat Idea 04

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...