BMW X3

Todas las ayudas electrónicas inimaginables, mecánicas de seis cilindros suaves y potentes, estética indudablemente BMW, interior lujoso, cierta capacidad off road y una agilidad en carretera casi deportiva… El nuevo X3 es la simbiosis perfecta. ¿Qué le queda?
-
BMW X3
BMW X3

El X3 también cuenta con HDC, siglas con las que ha bautizado a su sistema de control de descenso. Este programa ya se encuentra en el X5, pero, ahora, el conductor lo puede programar. Si lo activamos y circulamos por debajo de 35 km/h, el sistema se encargará de que el coche realice el descenso a una velocidad estable de 8 km/h. La novedad está en que, gracias a los mandos del volante del control de crucero, podemos aumentar o disminuir dicha velocidad a nuestro gusto (de 6 a 26 km/h).

El X3 puede llevar hasta ocho airbags (seis de ellos, de serie) y –además de las ya citadas- presenta numerosas ayudas electrónicas para evitarnos más de una sorpresa. Junto al ABS, cuenta con control de frenada en curva (el CBC) y control de aceleración en línea recta que evita pérdidas de tracción al salir (el ASC-X).

Como ya hemos dicho, no es un todo terreno al uso. Por su tamaño y equipamiento, no tiene rivales directos o son mucho más grandes y caros o más pequeños y menos exclusivos.

Además, en BMW apuestan por la personalización al máximo del X3, y no nos referimos a los 10 colores de la carrocería, a los tres revestimientos posibles o a sus tres tapicerías opcionales.

Se puede escoger (y pagarlo como extra) un kit deportivo que incluye un reglaje especial de chasis, con él no varía la distancia hasta el suelo, pero la suspensión es más dura y las estabilizadoras más rígidos. También posee llantas de aleación ligera, volante deportivo recubierto de piel y asientos deportivos para el conductor y el acompañante.

No tiene reductoras, ni bloqueos de los diferenciales, la altura libre al suelo y las suspensiones no han sido pensadas para zonas abruptas, su carrocería es autoportante… No es un todo terreno al uso. Sin embargo, el X3 no se amilana fuera del asfalto. Es más, en pistas, puede moverse con mucha rapidez y solvencia.

En BMW han optado por facilitar lo más posible la conducción off road. Así, el citado xDrive asegura –y casi sin que intervengamos- la máxima motricidad en cualquier terreno. Según la marca, con que una rueda tenga agarre al suelo, el coche se puede sacar con facilidad. Los que quieran llevarlo más al límite, podrán desconectar el control de estabilidad, que en este modelo también hace las funciones de autoblocante.

El X3 no posee diferencial central. Es el sistema xDrive el que actúa entre los dos ejes a través de un embrague de discos múltiples. No hay reparto de par fijado, la variación es infinita: toda la fuerza delante, todo detrás, 60/40… El encargado de decidir cómo es un motor eléctrico, controlado por la misma centralita que actúa como cerebro del control de estabilidad. BMW asegura que es capaz de reaccionar en una décima de segundo. Así, este sistema se adelanta al terreno e incluso al conductor. Sólo sabemos con certeza que, en las arrancadas, se bloquea el diferencial para mejorar la tracción y que, cuando vamos a más de 180 km/h, el vehículo circula sólo con la propulsión trasera.

El X3 también cuenta con HDC, siglas con las que ha bautizado a su sistema de control de descenso. Este programa ya se encuentra en el X5, pero, ahora, el conductor lo puede programar. Si lo activamos y circulamos por debajo de 35 km/h, el sistema se encargará de que el coche realice el descenso a una velocidad estable de 8 km/h. La novedad está en que, gracias a los mandos del volante del control de crucero, podemos aumentar o disminuir dicha velocidad a nuestro gusto (de 6 a 26 km/h).

El X3 puede llevar hasta ocho airbags (seis de ellos, de serie) y –además de las ya citadas- presenta numerosas ayudas electrónicas para evitarnos más de una sorpresa. Junto al ABS, cuenta con control de frenada en curva (el CBC) y control de aceleración en línea recta que evita pérdidas de tracción al salir (el ASC-X).

Como ya hemos dicho, no es un todo terreno al uso. Por su tamaño y equipamiento, no tiene rivales directos o son mucho más grandes y caros o más pequeños y menos exclusivos.

Además, en BMW apuestan por la personalización al máximo del X3, y no nos referimos a los 10 colores de la carrocería, a los tres revestimientos posibles o a sus tres tapicerías opcionales.

Se puede escoger (y pagarlo como extra) un kit deportivo que incluye un reglaje especial de chasis, con él no varía la distancia hasta el suelo, pero la suspensión es más dura y las estabilizadoras más rígidos. También posee llantas de aleación ligera, volante deportivo recubierto de piel y asientos deportivos para el conductor y el acompañante.

No tiene reductoras, ni bloqueos de los diferenciales, la altura libre al suelo y las suspensiones no han sido pensadas para zonas abruptas, su carrocería es autoportante… No es un todo terreno al uso. Sin embargo, el X3 no se amilana fuera del asfalto. Es más, en pistas, puede moverse con mucha rapidez y solvencia.

En BMW han optado por facilitar lo más posible la conducción off road. Así, el citado xDrive asegura –y casi sin que intervengamos- la máxima motricidad en cualquier terreno. Según la marca, con que una rueda tenga agarre al suelo, el coche se puede sacar con facilidad. Los que quieran llevarlo más al límite, podrán desconectar el control de estabilidad, que en este modelo también hace las funciones de autoblocante.

El X3 no posee diferencial central. Es el sistema xDrive el que actúa entre los dos ejes a través de un embrague de discos múltiples. No hay reparto de par fijado, la variación es infinita: toda la fuerza delante, todo detrás, 60/40… El encargado de decidir cómo es un motor eléctrico, controlado por la misma centralita que actúa como cerebro del control de estabilidad. BMW asegura que es capaz de reaccionar en una décima de segundo. Así, este sistema se adelanta al terreno e incluso al conductor. Sólo sabemos con certeza que, en las arrancadas, se bloquea el diferencial para mejorar la tracción y que, cuando vamos a más de 180 km/h, el vehículo circula sólo con la propulsión trasera.

El X3 también cuenta con HDC, siglas con las que ha bautizado a su sistema de control de descenso. Este programa ya se encuentra en el X5, pero, ahora, el conductor lo puede programar. Si lo activamos y circulamos por debajo de 35 km/h, el sistema se encargará de que el coche realice el descenso a una velocidad estable de 8 km/h. La novedad está en que, gracias a los mandos del volante del control de crucero, podemos aumentar o disminuir dicha velocidad a nuestro gusto (de 6 a 26 km/h).

El X3 puede llevar hasta ocho airbags (seis de ellos, de serie) y –además de las ya citadas- presenta numerosas ayudas electrónicas para evitarnos más de una sorpresa. Junto al ABS, cuenta con control de frenada en curva (el CBC) y control de aceleración en línea recta que evita pérdidas de tracción al salir (el ASC-X).

Como ya hemos dicho, no es un todo terreno al uso. Por su tamaño y equipamiento, no tiene rivales directos o son mucho más grandes y caros o más pequeños y menos exclusivos.

Además, en BMW apuestan por la personalización al máximo del X3, y no nos referimos a los 10 colores de la carrocería, a los tres revestimientos posibles o a sus tres tapicerías opcionales.

Se puede escoger (y pagarlo como extra) un kit deportivo que incluye un reglaje especial de chasis, con él no varía la distancia hasta el suelo, pero la suspensión es más dura y las estabilizadoras más rígidos. También posee llantas de aleación ligera, volante deportivo recubierto de piel y asientos deportivos para el conductor y el acompañante.

No tiene reductoras, ni bloqueos de los diferenciales, la altura libre al suelo y las suspensiones no han sido pensadas para zonas abruptas, su carrocería es autoportante… No es un todo terreno al uso. Sin embargo, el X3 no se amilana fuera del asfalto. Es más, en pistas, puede moverse con mucha rapidez y solvencia.

En BMW han optado por facilitar lo más posible la conducción off road. Así, el citado xDrive asegura –y casi sin que intervengamos- la máxima motricidad en cualquier terreno. Según la marca, con que una rueda tenga agarre al suelo, el coche se puede sacar con facilidad. Los que quieran llevarlo más al límite, podrán desconectar el control de estabilidad, que en este modelo también hace las funciones de autoblocante.

El X3 no posee diferencial central. Es el sistema xDrive el que actúa entre los dos ejes a través de un embrague de discos múltiples. No hay reparto de par fijado, la variación es infinita: toda la fuerza delante, todo detrás, 60/40… El encargado de decidir cómo es un motor eléctrico, controlado por la misma centralita que actúa como cerebro del control de estabilidad. BMW asegura que es capaz de reaccionar en una décima de segundo. Así, este sistema se adelanta al terreno e incluso al conductor. Sólo sabemos con certeza que, en las arrancadas, se bloquea el diferencial para mejorar la tracción y que, cuando vamos a más de 180 km/h, el vehículo circula sólo con la propulsión trasera.

El X3 también cuenta con HDC, siglas con las que ha bautizado a su sistema de control de descenso. Este programa ya se encuentra en el X5, pero, ahora, el conductor lo puede programar. Si lo activamos y circulamos por debajo de 35 km/h, el sistema se encargará de que el coche realice el descenso a una velocidad estable de 8 km/h. La novedad está en que, gracias a los mandos del volante del control de crucero, podemos aumentar o disminuir dicha velocidad a nuestro gusto (de 6 a 26 km/h).

El X3 puede llevar hasta ocho airbags (seis de ellos, de serie) y –además de las ya citadas- presenta numerosas ayudas electrónicas para evitarnos más de una sorpresa. Junto al ABS, cuenta con control de frenada en curva (el CBC) y control de aceleración en línea recta que evita pérdidas de tracción al salir (el ASC-X).

Como ya hemos dicho, no es un todo terreno al uso. Por su tamaño y equipamiento, no tiene rivales directos o son mucho más grandes y caros o más pequeños y menos exclusivos.

Además, en BMW apuestan por la personalización al máximo del X3, y no nos referimos a los 10 colores de la carrocería, a los tres revestimientos posibles o a sus tres tapicerías opcionales.

Se puede escoger (y pagarlo como extra) un kit deportivo que incluye un reglaje especial de chasis, con él no varía la distancia hasta el suelo, pero la suspensión es más dura y las estabilizadoras más rígidos. También posee llantas de aleación ligera, volante deportivo recubierto de piel y asientos deportivos para el conductor y el acompañante.

No tiene reductoras, ni bloqueos de los diferenciales, la altura libre al suelo y las suspensiones no han sido pensadas para zonas abruptas, su carrocería es autoportante… No es un todo terreno al uso. Sin embargo, el X3 no se amilana fuera del asfalto. Es más, en pistas, puede moverse con mucha rapidez y solvencia.

En BMW han optado por facilitar lo más posible la conducción off road. Así, el citado xDrive asegura –y casi sin que intervengamos- la máxima motricidad en cualquier terreno. Según la marca, con que una rueda tenga agarre al suelo, el coche se puede sacar con facilidad. Los que quieran llevarlo más al límite, podrán desconectar el control de estabilidad, que en este modelo también hace las funciones de autoblocante.

El X3 no posee diferencial central. Es el sistema xDrive el que actúa entre los dos ejes a través de un embrague de discos múltiples. No hay reparto de par fijado, la variación es infinita: toda la fuerza delante, todo detrás, 60/40… El encargado de decidir cómo es un motor eléctrico, controlado por la misma centralita que actúa como cerebro del control de estabilidad. BMW asegura que es capaz de reaccionar en una décima de segundo. Así, este sistema se adelanta al terreno e incluso al conductor. Sólo sabemos con certeza que, en las arrancadas, se bloquea el diferencial para mejorar la tracción y que, cuando vamos a más de 180 km/h, el vehículo circula sólo con la propulsión trasera.

Galería relacionada

BMW X3 2004

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...