¿Aumentarán los accidentes de tráfico en 2004?

Desde luego, 2003 no fue ni mucho menos un buen año para España en lo que a tráfico se refiere. Los accidentes en las carreteras aumentaron respecto a 2002, igual que el número de fallecidos. Las previsiones para 2004, sin embargo, siguen sin ser muy optimistas, a pesar del cambio de rumbo efectuado por el Gobierno en su política de Seguridad Vial. Varias asociaciones del sector advierten ahora de un nuevo incremento de siniestros para este año.
-
¿Aumentarán los accidentes de tráfico en 2004?
¿Aumentarán los accidentes de tráfico en 2004?

El problema de la alta siniestralidad que registran las carreteras españolas no parece tener, al menos de momento, fácil solución. Precisamente en el momento en el que la Administración ha decidido adoptar nuevas medidas para atajar la siniestralidad, son muchas las voces que alertan de que o se cambia la nueva política adoptada o el número de accidentes de tráfico –lejos de reducirse- volverá a aumentar una vez más en 2004.

Hace apenas un mes, la asociación catalana APAT (Afectados por los Accidentes de Tráfico) emitió un duro comunicado en el que instaba al Ministerio del Interior a actuar de manera más eficaz en lo referente a Seguridad Vial. La organización advertía del peligro de tratar de concienciar a la sociedad con respecto a una conducción defensiva y segura, si antes “no se logran cambios de contenido en la unificación de conceptos entre las diferentes leyes que atienden la seguridad (Ley de Seguridad Vial y Código Penal)”. Para ello -aseguraban-, “toda la maquinaria relacionada con la decisión judicial de un caso de tráfico (policías, fiscales, juzgados o abogados) se tiene que emplear a fondo”.

El Real Automóvil Club de Cataluña (RACC) se ha sumado ahora también a estas críticas y, a través de un estudio desarrollado en la provincia de Girona, pronostica que el número de accidentes de tráfico podría aumentar en esta zona del país durante este año. El club ha llegado a esta conclusión tras estudiar más de 6.000 siniestros ocurridos en 2002, de los que extrae que el aumento de conductores jóvenes incrementará también los siniestros.

Hoy, además, hemos conocido en Madrid otro dato preocupante. Según un informe elaborado por la Policía Municipal, el número de accidentes de tráfico aumentó un 3 por ciento durante el pasado año, al registrar la capital cerca de 21.000 siniestros. Las razones que esgrimen las autoridades como explicación de este incremento son el aumento de la red viaria, “sobre todo de las vías rápidas” y el crecimiento del parque automovilístico, es decir, dos elementos que volverán a aumentar en 2004, con lo que las previsiones apuntan también a más accidentes en este período.

Aun con estos datos en la mano, el Ayuntamiento de Madrid no considera del todo malos los resultados del pasado año, ya que es cierto que el número de fallecidos en las carreteras sí sufrió un importante descenso del 17 por ciento. Esta tendencia, sin embargo, puede considerarse casi única, pues en el resto del país las víctimas mortales registradas en 2003 aumentaron proporcionalmente al número de accidentes de tráfico.

Todo lo contrario ocurre en Francia. Allí, el número de víctimas mortales en las carreteras descendió en más de un 20 por ciento durante el pasado año, con lo que se estima que unas 1.500 personas salvaron sus vidas. Según los expertos, el Gobierno galo ha obtenido este rotundo éxito mediante la aplicación de una legislación mucho más dura y sancionadora, que ha ido acompañada de la instalación de multitud de radares automáticos y de la puesta en marcha del famoso carné por puntos. Todas estas iniciativas han sido ya propuestas al Ejecutivo español.

En su lucha contra la siniestralidad en las carreteras, el Gobierno catalán instalará en fase de pruebas en la localidad de Mataró (Barcelona) un nuevo regulador inteligente que permite reducir la velocidad. La iniciativa se iniciará en febrero y contará con cuatro fases: en la primera, los 20 conductores voluntarios que instalarán el mecanismo tendrán que mostrar sus hábitos; en las dos siguientes, el dispositivo, ya activado, alertará con una señal acústica a los conductores cuando excedan la velocidad máxima obligatoria y, mediante un aparato colocado en el pedal de aceleración, limitará la rapidez de circulación; en la última fase, el automovilista marchará sin el sistema activado para observar si ha cambiado los hábitos de conducción.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...