Bruselas exige a Alemania el cambio de la “ley VW”

La Comisión Europea tiene previsto aprobar el miércoles (día 21) el envío de un dictamen motivado a Alemania. En él, se insta al país a modificar la denominada “ley Volkswagen”, una cláusula de los estatutos de la compañía que impide a los accionistas superar el 20 por ciento de los derechos de voto.
-
Bruselas exige a Alemania el cambio de la “ley VW”
Bruselas exige a Alemania el cambio de la “ley VW”

Ninguno de los socios de Volkswagen en Alemania puede superar el 20 por ciento de los derechos de voto, independientemente de cuál sea su participación en la empresa. Este mecanismo garantiza la protección de la automovilística germana ante cualquier oferta pública de acciones (OPA) hostil, un hecho que, según el criterio de la Comisión Europea, vulnera la libre circulación de capitales.

<

p> Así, Bruselas ha decidido enviar a Alemania un dictamen motivado en el que se pedirá al país que modifique la “ley Volkswagen”. Será el último paso antes de que se tramite una denuncia ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

El asunto es más grave de lo que parece –al menos, según la Comisión-, pues las disposiciones de esta norma pueden desanimar a los inversores de otros estados miembros, que no comprarían acciones de la automovilística o no colocarían fondos en esta sociedad. Esto supone un obstáculo a la libre circulación de capitales y a la libertad de establecimiento.

Los socios de Volkswagen, además de tener restringido su derecho de voto al 20 por ciento, necesitan una mayoría superior al 80 por ciento para tomar decisiones importantes en la empresa. Ambas limitaciones tienen su origen en un acuerdo firmado en 1959 por el Gobierno federal y el estado de Baja Sajonia. El texto reserva participaciones del 20 por ciento de las acciones del consorcio a estas entidades públicas y predeterminó el contenido de la ley.

<

p> La Administración vendió su parte de la compañía, pero Bruselas mantiene que la combinación de la minoría de bloqueo del 20 por ciento y el límite de los derechos de voto confiere un “derecho especial de censura” sobre las resoluciones de la empresa a su principal accionista: Baja Sajonia.

La norma también dispone que, mientras sean inversores de la empresa, el Ejecutivo y el estado federado tendrán dos representantes cada uno en el Consejo de supervisión. Este organismo está integrado por 20 personas; sólo la mitad representa a los accionistas, ya que los otros 10 actúan en nombre de los trabajadores de la firma. Esto significa que las autoridades públicas pueden designar directamente a 4 de los 10 miembros que representan a los socios. Como Berlín ya se ha desprendido de sus participaciones, Baja Sajonia es la única parte con derecho a escoger dos miembros del Consejo, un órgano que influye en decisiones como el establecimiento y la localización de instalaciones de producción u otras inversiones.

La marca puede agradecer al nuevo Golf la recuperación de cierta cuota de mercado. La llegada del modelo ha permitido al consorcio frenar la caída en las ventas que arrastraba desde comienzos del año pasado: 2003 ha sido cerrado, finalmente, con un descenso en las matriculaciones del 2,5 por ciento (hasta junio, se habían comercializado en Europa Occidental un 5,5 por ciento menos de automóviles).

<

p> En diciembre, el Golf aumentó las operaciones de Volkswagen hasta el 4,4 por ciento. Seat también influyó en la mejoría de los resultados, ya que ha sido la firma del grupo que más ha crecido.

<

p> El nuevo Golf permitirá que las cuentas de la marca alemana comiencen a sanearse. Hasta septiembre, su beneficio neto se redujo un 55,9 por ciento, llegando a los 813 millones de euros, afirma el diario económico “Expansión”.

Los sindicatos UGT, CCOO y CC han firmado el calendario laboral de 2004, que regirá la actividad en la planta navarra de Volkswagen. La fábrica estará abierta durante 193 días y se producirán 233.000 vehículos.

A lo largo del presente año, se aplicarán de nuevo los acuerdos de flexibilidad laboral de diciembre de 2002. En 2003, estos conciertos supusieron pasar de 214 a 203 jornadas, aunque, finalmente, se trabajaron 199 días. En 2004, significarán otras 10 jornadas de reducción (“días Volkswagen”).

<

p> Este descenso del calendario laboral, que traerá consigo una disminución salarial en torno al 5 por ciento, se aplicará en función de la evolución de las ventas del Polo, producido en Pamplona.

<

p> Además, la plantilla tendrá 25 días laborales de vacaciones, repartidos entre las fiestas de San Fermín (a las que se sumará un día de jornada industrial y dos “días Volkswagen” para cerrar la planta durante dos semanas completas), las tres primeras semanas de agosto y la última de diciembre. En este mes, contando los festivos, la aplicación de una jornada industrial, los “días Volkswagen” y las vacaciones, la factoría abrirá durante 10 días. Cerrará del día 23 al 6 de enero de 2005.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...