Chevrolet: Renovando el mito

La máxima atracción en el stand de Chevrolet tiene nombre de mito. Estamos hablando de la sexta generación de uno de los coches más populares de los Estados Unidos: el Corvette. Sin embargo, no es la única; el concept Nomad y el Cobalt comparten su protagonismo.
-
Chevrolet: Renovando el mito
Chevrolet: Renovando el mito

Este coche de concepto está configurado como un 2+2, aunque la marca defiende que tiene espacio suficiente para albergar a dos pasajeros en las plazas traseras. El motor elegido para moverlo es un Ecotec de 2,2 litros con turbocompresor que desarrolla 250 CV y viene asociado a una caja de cambios automática de cinco velocidades y función secuencial.

Los detalles inteligentes no faltan en el Nomad, puesto que cuenta con un techo trasero desmontable y un piso de carga deslizable para una mejor introducción de bultos grandes.

Por su parte, el Cobalt es el nuevo automóvil “pequeño” de Chevrolet para este año y será uno de los 10 productos que la compañía saque al mercado en los próximos 20 meses. Entrecomillamos pequeño porque así lo denomina la propia marca, aunque su longitud supera los 4,5 metros, cifra muy similar a la de un Audi A4.

Cada una de las dos variantes del Cobalt, un sedán y un coupé, tendrá una personalidad propia. El cinco puertas dota al conductor de una posición elevada, mientras que el deportivo opta por parecerse a uno de sus hermanos, el Corvette.

Los motores que llevará son todos de la familia Ecotec: un 2.2 de 140 CV, un 2.4 de 170 y un 2.0 del que aún no se han dado cifras.

Este Corvette, conocido como C6, representa una mejora significativa respecto al modelo al que sustituye, la quinta generación del Corvette (C5). “Hemos mejorado completamente las prestaciones y desarrollado nuevas características y capacidades en muchas áreas”, señalan los responsables de la marca, aunque se ha mantenido el ADN de todos los Corvette: prestaciones altas, valor y calidad y comodidad para la conducción diaria.

Estéticamente destaca por tener unas formas más musculosas, aunque con un frontal y una trasera más afilada y estrecha. Destacan unas llantas enormes, 18 pulgadas delante y 19 detrás, y unos faros a la vista, la primera vez desde 1962 que un Corvette se sirve de un mecanismo para escamotearlos cuando no se usan.

Respecto al C5, el C6 posee una carrocería más compacta que decrece su longitud en 12,7 centímetros y es 2,5 centímetros más estrecha. Al mismo tiempo, se ha ganado en coeficiente de penetración aerodinámica. Ahora el Cx es de 0,28, la cifra más reducida en la historia del modelo, y, según los ingenieros de la marca, se han mejorado las características anti-elevación, permitiendo una mejor estabilidad y sensación de confianza a altas velocidades.

El propulsor encargado de proporcionar las altas prestaciones que rendirá este Corvette es un nuevo motor de bloque pequeño de 6 litros y 8 cilindros en V que entregará una potencia estimada de 400 CV y un par de 55,6 mkg. Respecto a la generación que se vende en la actualidad, tiene 56 CV más y es el motor de bloque pequeño de serie más grande y potente que se ha ofrecido hasta ahora en un Corvette. Desde Chevrolet se anuncia además que su consumo combinado es bastante contenido, del orden de 10 litros a los 100 km.

A este propulsor se pueden asociar dos cajas de cambios, una manual de seis relaciones (que con el pack deportivo Z51 se acortan aún más) y una automática Hydra-Matic que cambia a un mayor régimen de revoluciones. Al mismo tiempo, este Corvette puede incluir hasta tres tipos de suspensiones, en función de los gustos de su conductor. La suspensión de serie mantiene la configuración de su predecesor (suspensión independiente con doble brazo de control y ballesta transversal), aunque se han rediseñado rodamientos, cojinetes, muelles, amortiguadores y barras estabilizadoras.

Como opción se puede montar la suspensión con Control de Conducción Selectivo Magnético, con amortiguadores magneto-radiológicos capaces de ajustar su comportamiento al tipo de superficie por donde se circula; o la suspensión de Altas Prestaciones Z51, en la que muelles y amortiguadores son más firmes y las barras estabilizadoras son de mayor diámetro.

El interior es completamente nuevo, se reciben materiales de mejor calidad (piel tintada, aluminio) y se usa la tecnología, citando las palabras de los responsables de Chevrolet, para mejorar, no distraer, la conducción deportiva. En relación con esto, se cuenta, como opción, con sistema Head-up Display, que proyecta ciertos datos de la conducción en el parabrisas, navegación con DVD activado por voz, radio satélite XM y sistema OnStar.

La marca norteamericana completa su “oferta” en este Salón con dos nuevas creaciones. Se trata del concept car Nomad y del coche de producción Cobalt.

El primero de ellos posee características de turismo, familiar y todo terreno, aunque para la propia Chevrolet es difícil clasificarlo en alguna de las citadas categorías. Su diseño, en el que ha colaborado el carrocero italiano Pinifarina, juega con toques vanguardistas y con el gusto por las formas clásicas de Chevrolet. De un primer vistazo, nos recuerda algo a un Mini, pero con una carrocería más larga.

El Nomad adopta la nueva plataforma Kappa de GM. Este bastidor, con tracción trasera y un chasis rígido que usa un par de largueros hidroformados como base, se montará en los próximos modelos pequeños con carácter deportivo de la marca, como el Pontiac Solstice o el Saturn Curve, otro prototipo que debuta en esta muestra.

Galería relacionada

Chevrolet Corvette C6

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

Vive un día único descubriendo Madrid a los mandos de los nuevos BMW C 400 X y C 400 ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...