Las firmas estadounidenses confían en su recuperación

A pesar de los malos resultados cosechados en 2003 (año en el que los “Tres Grandes” han llegado a mínimos históricos en sus cuotas de mercado), los principales fabricantes norteamericanos confían en sanear sus cuentas durante el próximo ejercicio. Para ello, han puesto sus esperanzas en los nuevos lanzamientos.
-
Las firmas estadounidenses confían en su recuperación
Las firmas estadounidenses confían en su recuperación

Las ventas de General Motors, Ford y Chrysler (brazo estadounidense de DaimlerChrysler) han llegado a mínimos históricos. A lo largo del año pasado, sus matriculaciones representaron el 60,2 por ciento del total del mercado, frente al 74 por ciento de hace 10 años.

<

p> Los responsables de los “Tres Grandes” culpan de estos resultados a la debilidad de la economía. La caída interanual de las transacciones ha llegado al 4,6 por ciento y podría haber sido mayor: por suerte, la recuperación que experimentó el mercado en diciembre ha evitado cifras más desastrosas. Sin embargo, las automovilísticas estadounidenses parecen no haber acusado esta mejoría y, a lo largo del último mes del año, perdieron el 6,9 por ciento de sus matriculaciones.

Esta situación contrasta con la de los fabricantes asiáticos o europeos, cuyas ventas en Estados Unidos no se han visto influidas por la coyuntura económica. BMW, Honda, Toyota y Mercedes-Benz han logrado cifras récord de operaciones. Las marcas asiáticas, además, avanzaron un 1,7 por ciento a lo largo del ejercicio, animadas, sobre todo, por las coreanas Hyundai y Kia.

Las razones del éxito de los constructores foráneos son, según los expertos, la mayor calidad y los precios más ajustados de sus modelos. Sin embargo, las firmas norteamericanas no comparten esta opinión: Bob Lutz, vicepresidente de desarrollo de producto en General Motors, declaró al periódico “Cinco Días” que “hace 15 años, puede que los coches americanos fueran peores, pero hoy la situación es la contraria”.

<

p> Ahora queda una dura tarea: “Hacer que los clientes perciban” este hecho, según Lutz. Para ello, los “Tres Grandes” han desvelado nuevos modelos en el Salón del Automóvil de Detroit. La mayoría de ellos son todo terrenos y pick-up, un segmento que representó el 54,3 por ciento del mercado en 2003. Ford ha sido la marca que más ha notado este “tirón” y, a pesar de que sus ventas han descendido un 4,6 por ciento, su camioneta Serie F ha sido, una vez más, el vehículo más comercializado en Estados Unidos, con 845.586 unidades matriculadas.

Los constructores también han reducido el tiempo empleado en crear y lanzar un coche al mercado. Chrysler ha agilizado su proceso de fabricación, pues ahora sólo necesita 18 meses para tener un vehículo en las líneas de montaje desde que se aprueba un proyecto. Asimismo, los resultados de su plan de transformación también han permitido que los costes se recorten un 25 por ciento en los últimos 3 años y que su productividad haya mejorado un 8,3 por ciento durante el pasado ejercicio (aunque no ha podido evitar un descenso en sus ventas del 5 por ciento). Además, todo parece indicar que su propósito de crear 25 nuevos coches en los próximos 3 años –de los que el 60 por ciento serán destinados a los mercados exteriores- se cumplirá sin problemas.

Con estas “armas”, los constructores estadounidenses pretenden recuperar el terreno perdido en su país (donde se vendieron 16 millones de unidades en 2003) y volver a los beneficios en Europa. No será una tarea fácil: Toyota va camino de superar a Chrysler en el mercado norteamericano y ha anunciado que su objetivo es matricular 2 millones de vehículos en la región este año.

En Norteamérica hay 100 plantas de producción, de las que salen 20 millones de coches cada año. Según Joe Eberhardt, vicepresidente de Ventas y Marketing de Chrysler, existen 3,7 millones de vehículos que no encuentran comprador en Estados Unidos.

A pesar de las dificultades, también existen factores que invitan al optimismo: la fortaleza del euro frente al dólar juega a favor de los Tres Grandes, que ven cómo sus rivales pierden competitividad con los vehículos importados en un mercado en el que la “Guerra de precios” ha convertido los descuentos en el eje del éxito comercial. Estos incentivos alcanzaron en noviembre una media de 2.700 dólares (casi 2.200 euros) por coche, mientras que los precios medios de los automóviles nuevos subieron 1.000 dólares.

Actualmente, GM tarda 24 meses en diseñar y fabricar un coche. Este recorte en los tiempos de producción debe aplicarse a todas las plantas del grupo y, especialmente, a la de Figueruelas (Zaragoza), según Michael J. Burns, presidente de la marca en Europa.

La factoría española “está trabajando bien. En 2003 se alcanzó un nuevo récord de manufactura, con 460.000 unidades. Sin embargo, a esta fábrica le queda un reto pendiente: rebajar el tiempo de producción por coche, algo que deberá hacer durante este ejercicio”, ha señalado Burns, según recoge el periódico “La Gaceta de los Negocios”.

<

p> La capacidad de manufactura de la planta de Zaragoza ya está al máximo, pues fabrica los modelos Corsa y Meriva. Ambos funcionan bien en el mercado y, además, alternan sus fases de producción máxima con las del lanzamiento de otra gama, por lo que el ritmo se mantendrá estable. Sin embargo, en GM creen que la factoría aún puede dar más de sí y, en breve, servirá los componentes para el montaje del nuevo Tigra, que se ensambló en Aragón hasta hace cuatro años. Además, el fabricante realizará una inversión en Figueruelas con la llegada del nuevo Corsa, el primer vehículo del consorcio que compartirá plataforma con un modelo de Fiat, el sustituto del Punto.

Burns afirmó que GM no está especulando con la opción de compra del grupo italiano. El futuro de su alianza pasa por la “colaboración industrial, que ofrece “ventajas recíprocas”, afirmó Rick Wagoner, presidente del grupo.

  • Con la llegada del nuevo Astra (del que se esperan unas ventas de 40.000 unidades este año), la gama Opel estará completa, lo que repercutirá en una mejora de los ingresos y de la cuota de mercado, según el responsable para Europa de GM.

<

p> - La crisis que ha sufrido la industria automovilística ha pasado una factura muy elevada a General Motors: su marca Oldsmobile desaparecerá en 2004.

El Salón de Detroit acoge las principales novedades con las que los fabricantes estadounidenses lucharán este año en el mercado. Si no quieres perdértelas, haz clic en el enlace.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...