Pontiac: apuesta deportiva

La firma americana presenta en el Salón de Detroit sus dos nuevos modelos deportivos: el G6 y el esperado Solstice, heredero directo del “concept-car” que vio la luz hace dos años. Las emociones y el placer de conducción han sido los elementos que más se han potenciado en estos vehículos, según la marca.
Autopista -
Pontiac: apuesta deportiva
Pontiac: apuesta deportiva

El G6 de Pontiac ha sido completamente renovado y su recién estrenada imagen ya ha sido desvelada en Detroit. De proporciones atléticas, en este deportivo de tamaño medio destaca la agilidad que transmiten sus líneas, que mandan las ruedas a las esquinas, mejorando la estabilidad del coche. Su perfil, en cuña, transmite dinamismo y recoge el diseño que la marca quiere imprimir ahora en sus vehículos: la parrilla, que domina el frontal, ha sido adornada con cromados, mientras que unos grupos ópticos de gran tamaño flanquean el maletero.

Para que la imagen de “vehículo de altas prestaciones” no se quede sólo en la fachada, se ha desarrollado una nueva familia de motores, entre los que se encuentran un 2.4 de 170 CV, un 3.5 V6 de 200 CV y un 3.9 V6 con 240 CV -este último, para la versión GT-. Ésta aparecerá en 2005 y su mecánica estará asociada, al igual que las demás, a una caja de cambios automática de cuatro velocidades. También puede manejarse en modo manual, pero todos aquellos que prefieran una conducción más deportiva tendrán a su disposición (sólo en los GT) una transmisión manual convencional de 6 relaciones. En 2006, un nuevo propulsor se unirá a la gama: el 2.4 de cuatro cilindros y 170 CV.

La distancia entre ejes es de 2,80 metros, la más larga de su clase, afirma el constructor. Gracias a ella, los pasajeros de las plazas traseras contarán con un espacio razonable para las piernas. Los ocupantes del asiento posterior podrán disfrutar del techo panorámico deslizable. Este elemento, opcional, instala en el vehículo cuatro paneles de vidrio: tres de ellos se retraen, dejando una abertura amplia, mientras que el cuarto se levanta, actuando como un deflector de aire. El G6 es el único automóvil en Norteamérica que ofrece este diseño de techo deslizante, señala Pontiac.

En el interior, todos los mandos han sido colocados para que su manejo sea intuitivo, asegura la automovilística. El habitáculo cuenta con acabados en metal pulido y cromado, con el fin de reforzar el aire deportivo que se ha querido imprimir. Éste también está presente en los asientos con laterales elevados, el volante de cuero y los pedales ajustables, opcionales.

El vehículo, que se pondrá a la venta durante el próximo otoño, también contará con una versión coupé 2+2 y un descapotable.

También en otoño llegará a los concesionarios el Solstice, la versión de producción del “concept car” que se presentó en Detroit hace dos años.

El modelo ha permanecido fiel al prototipo y ha respetado la propulsión trasera, las plazas para dos pasajeros y el capó que se abre en sentido contrario. Con este vehículo, la firma ha querido crear un “roadster que regresa a lo básico”, según Bob Lutz, presidente de General Motors (casa matriz de Pontiac) en Estados Unidos.

La clave que ha hecho posible el desarrollo del Solstice ha sido la arquitectura Kappa -creada en 27 meses-, que ha permitido la integración de la propulsión trasera en este deportivo, pues, hasta ahora, no existía la plataforma correspondiente. Cuenta con largueros hidroformados (moldeados por agua a presión) que recorren el chasis en toda su longitud y un túnel estructural de acero estampado. Este último proporciona una estructura muy sólida, según la marca, que mejora la manejabilidad del vehículo.

Bajo el capó del Solstice se esconde una nueva versión del motor 2.4 ECOTEC del consorcio, con 170 CV. Esta mecánica ha sido construida en aluminio y estará asociada, desde el comienzo de su producción, a una caja de cambios manual de cinco velocidades. Estos elementos ayudarán a sacar lo mejor del bastidor del Solstice, que cuenta con un reparto de pesos al 50 por ciento en ambos ejes.

Con el fin de acentuar su imagen deportiva, este descapotable posee llantas de 18 pulgadas y una silueta muy baja (la más baja de GM, con 1,27 metros de alto, según los datos oficiales). En el interior -del mismo color de la carrocería-, los pedales han sido colocados más juntos entre sí, con el fin de facilitar la operación punta-tacón.

Galería relacionada

Pontiac en Detroit 2004

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Contar con un neumático todo tiempo como el Bridgestone Weather Control A005 te garan...

SYM se ha consolidado como una de las referencias en el mundo del scooter en nuestro ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...