Cámaras-espía, un éxito en Francia

Llevan un mes funcionando en Francia y no han parado de recaudar. Incluso el propio ministro del Interior francés, Nicolas Sarkozy, fue cazado por estos radares automáticos que envían directamente las multas a casa. Pero lo más importante es que –en este tiempo- el número de muertos se ha reducido un espectacular 30 por ciento en este país.
-
Cámaras-espía, un éxito en Francia
Cámaras-espía, un éxito en Francia

La política del Gran Hermano parece funcionar en Francia. Desde el pasado mes de noviembre, cámaras-espía graban cualquier exceso de velocidad, sacan una fotografía y –lo más novedoso-, comprueban la matrícula y mandan la sanción al infractor. Es decir, los franceses saben que, si pisan el acelerador más de la cuenta, cuando lleguen a casa tendrán la multa en el buzón.

En noviembre, han impuesto 50.000 multas, pero hay más: durante este mes, el número de muertos en carretera se ha reducido un 30 por ciento en relación al mismo período del año anterior. “Esto es un éxito extraordinario, 1.600 ó 1.700 vidas ahorradas en un año”, aseguran los portavoces del Ministerio de Interior galo.

No sólo controlan la velocidad, también regulan si es correcta la distancia de seguridad entre los coches. Además, los baremos no son siempre los mismos: el límite de velocidad en autopista en Francia es 130 km/h, pero –cuando las condiciones meteorológicas son adversas- el aparato entiende que los conductores deben ir más despacio.

Las cámaras-espías también tienen detractores, de hecho, se han registrado varios casos de vandalismo contra estas máquinas y la prensa bromea con que en los hospitales de Estrasburgo no ganan para pagar las multas que reciben sus ambulancias. Además, muchos aseguran que estos aparatos tienen demasiado poder, algo que podría ir en contra de las libertades de los ciudadanos. Sin embargo, el Gobierno no piensa bajar la guardia: luchar contra los accidentes es –desde el pasado 14 de junio- una causa nacional.

De momento, no pueden poner multas automáticas a los extranjeros. El sistema no tiene datos cruzados con los organismos de Tráfico de todos los países. Sin embargo, los españoles no pueden bajar la guardia: uno de los trayectos con más radares une la frontera de Irún y París; además, la multa les podría llegar por la vía convencional.

Mientras que Francia pone toda su atención en los excesos de velocidad, el Ayuntamiento de Madrid ha centrado su atención en evitar los atascos. En junio, justo cuando Ruiz-Gallardón llegaba a la alcaldía, el número de multas por invadir las zonas de carga y descarga se había disparado y, desde entonces, va en aumento.

Hasta el mes de noviembre, se ha multado a 161.428 vehículos por invadir estas zonas. Es decir, se tramitan 489 sanciones al día y a las arcas de la ciudad ya han llegado 8 millones de euros.

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...