BMW Serie 6 Cabrio

Ya está lista la versión cabrio de la Serie 6. Tan dinámico como el coupé del que deriva, este descapotable está diseñado para moverse rápidamente en carretera y permanecer durante mucho tiempo en nuestra retina. No te cansarás de mirarlo.
-
BMW Serie 6 Cabrio
BMW Serie 6 Cabrio

BMW retoma sus descapotables y presenta la versión cabrio de la Serie 6. Según asegura, ha cuidado al milímetro su nueva creación para que “cuatro ocupantes disfruten al máximo de la conducción a cielo abierto”.

Y es que, a simple vista, este cabrio parece que está a punto de echarse a volar: toda imagen emana dinamismo, desde sus grupos ópticos de doble faro diseñados para que simulen unos “ojos de águila” hasta sus dos tubos de escape que dan la impresión de que lo capultarán hasta el cielo.

Este modelo parece más largo de lo que en verdad es (4,82 metros). Según BMW, todo se debe a sus abombados faldones laterales y a sus pequeños voladizos. En su frontal, destaca su amplia parrilla sesgada por una ancha “V”. También recupera las entradas de aire con rejilla, una especie de branquias que ya han popularizado deportivos clásicos de la marca, como el Roadster 507.

Sin embargo, la pieza que más ha costado diseñar en este BMW muchas veces pasará desapercibida: la capota. La marca asegura que le hubiera costado menos realizar un techo fijo abatible, pero ¿para qué entonces tenían el coupé?, se han preguntado sus ingenieros. Así, al final han optado por una capota de lona que se prolonga en forma triangular hacia los laterales.

Según aseguran, la novedad de esta capota reside en que no incorpora la luneta trasera de vidrio. Ésta es completamente independiente, se dispone en posición vertical y puede esconderse incluso con la capota echada.

BMW asegura que la capota automática se puede abrir con el mando a distancia o pulsando un botón que se encuentra en el salpicadero. Sólo tarda 25 segundos en ocultarse totalmente y este proceso se puede realizar incluso con el coche en marcha (siempre que éste no supere los 30 km/h).

Gracias a este diseño y a una capota de lona, este cabrio registra en báscula 1.815 kilogramos (con la caja manual) y su peso se reparte entre los ejes en un 50:50 (una proporción que se combina a la perfección con su característica propulsión trasera). Sin embargo, no sólo la capota ha ayudado a este BMW a mantener la línea: una vez más, la marca ha recurrido a la construcción mixta del chasis. Se ha optado por el aluminio para las zonas donde hay que contener el peso, mientras que el acero se reserva para las zonas delicadas.

También se ha recurrido a los últimos ingenios de BMW: el sistema Dynamic Drive, que elimina las inclinaciones del vehículo; la luz autoadaptable a las curvas; la dirección activa conectada al control de estabilidad, capaz de corregir la posición de las ruedas incidiendo en el ángulo de giro del volante; y el sistema de navegación i-Drive, que –como novedad- “obedece” las órdenes dadas mediante la voz (independientemente de quién hable).

El Serie 6 Cabrio destaca por ser apto para cuatro pasajeros. Mide 4,82 metros de largo, 1,85 de ancho y 1,37 de alto, dimensiones que le permiten tener –según la marca- un maletero de 300 litros, que puede aumentarse hasta los 350 si la capota está cerrada. BMW asegura que –gracias al apoyabrazos abatible de la banqueta posterior (es opcional)- se pueden incluso transportar dos pares de esquíes.

Tiene una configuración 2+2, pero también se puede utilizar como un auténtico biplaza. Posee un deflector de viento que se puede montar encima de los asientos posteriores y se guarda plegado en el asiento.

La capota ha pasado el riguroso examen del túnel del viento y BMW ha sellado los bajos del coche con “superlite”, un material que pesa aproximadamente un 35 por ciento menos que los que habitualmente se utilizan. Estos y otros detalles de su diseño permiten que su coeficiente aerodinámico (Cx) sea de 0,31, unas cifras muy destacables para este tipo de vehículos.

En un primer momento, se lanzará al mercado el BMW 645i Cabrio. Irá unido a un motor de ocho cilindros y 4.400 cc que ofrece, según la marca, una potencia de 333 CV y un par máximo superior a 45 mkg. Esta mecánica es capaz de adaptar su funcionamiento a multitud de parámetros distintos. Así, varía los árboles de levas, la carrera de las válvulas e incluso la longitud de los colectores de admisión.

Además, cuenta con el sistema DDC (Dynamic Driving Control), que le permite funcionar en modo Sport. Se trata de un sistema de gestión de potencia eléctrica que desconecta las unidades que no se necesitan con el fin de ofrecer la energía suficiente a los componentes principales del motor.

Este propulsor puede combinarse con tres cajas de cambio de seis marchas: de serie, se ofrece con cambio manual. Destaca una proveniente de la Fórmula 1, con levas en el volante para cambiar de marcha.

Según BMW, con este motor, su nuevo cabrio consigue una velocidad máxima (limitada electrónicamente) de 250 km/h, acelera de 0 a 100 km/h en 6,1 segundos (con la caja de cambios manual) y recupera en cuarta de 80 a 120 km/h en 5,5 segundos; todo con un consumo medio de 12,8 litros cada 100 kilómetros.

Galería relacionada

BMW Serie 6 Cabrio

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...