EE.UU., contra los vehículos híbridos

Las grandes automovilísticas estadounidenses han dado un duro golpe a las marcas japonesas que han apostado por los vehículos híbridos. La nueva normativa energética, que aprobará en breve el Congreso, recoge una reducción del número de vehículos de este tipo que pueden beneficiarse de ayudas estatales para su adquisición.
-
EE.UU., contra los vehículos híbridos
EE.UU., contra los vehículos híbridos

A lo largo de la historia, el miedo ha sido uno de los principales impedimentos para el progreso. Esto no ha provocado, no obstante, que tiemble la mano de los congresistas, que están a punto -será en el próximo mes de enero- de aprobar una nueva normativa energética, conocida como Energy Bill.

En la actualidad, existen una serie de ayudas encaminadas a favorecer la adquisición de vehículos híbridos que, gracias a su configuración, resultan más limpios y consumen menos, pero que, por la tecnología que atesoran, tienen unos precios superiores a los que están movidos por motor de gasolina o gasóleo.

Este nuevo texto legal limita las ayudas a 80.000 automóviles al año, una cifra irrisoria si tenemos en cuenta que nos encontramos en un mercado en el que se venden más de 15 millones de unidades anuales.

Si contaminan y consumen menos, ¿a qué se debe esta medida de carácter conservador? La respuesta hay que buscarla en las presiones ejercidas por los grandes fabricantes automovilísticos norteamericanos (General Motors, Ford y DaimlerChrysler). Éstos se han sentido superados por las marcas japonesas en el desarrollo de vehículos con espíritu medioambiental y con esta normativa energética quieren minimizar los daños que esto puede causarles.

Toyota y Honda han sido las primeras marcas que han puesto a la venta automóviles híbridos atractivos y razonablemente baratos: la segunda generación del Prius y el Civic IMA. No obstante, el peligro es el desarrollo de todo terrenos de este tipo. En los Estados Unidos se vende más este tipo de vehículos y la próxima llegada del Lexus RX400 Hybrid ha hecho saltar las alarmas en las grandes compañías locales, que no tienen aún preparada su respuesta; el Chevrolet Silverado, el Dodge Ram y el Ford Escape, en sus variantes híbridas, tendrán todavía que esperar.

La principal consecuencia para las marcas niponas es que deberán bajar el precio de sus realizaciones híbridas si quieren que sus ventas no se vean afectadas.

Lo peor de la medida es que en ese cupo de 80.000 automóviles anuales también se incluye a los automóviles Diesel, cada día más apetecibles en los Estados Unidos. Esto afecta a casi todas las marcas europeas que están intentando abrirse camino en el mercado norteamericano a través de la introducción de coches movidos con motor de gasóleo. Compañías como Mercedes-Benz, BMW y Volkswagen serán las más afectadas.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...